keyboard_arrow_up
septiembre 2020

Enfermedades de tu Tortuga Doméstica.

Tortuga doméstica

Muchas personas a la hora de adquirir una mascota prefieren optar por animales exóticos como las tortugas. Es importante recordar que estos seres vivos tienen sus propias necesidades, que son muy distintas a las de los perros y gatos. El desconocimiento muchas veces lleva a que una tortuga doméstica termine por enfermarse. Es fundamental conocer las características, exigencias y cuidados que necesita cada animal. Entre otras cosas, porque el hecho de adquirir una mascota extravagante o exótica muchas veces hace que los dueños se olviden de una parte fundamental, la responsabilidad en su cuidado.

Estas son las enfermedades más comunes en la tortuga doméstica.
Algunas de las enfermedades que puede padecer la tortuga doméstica son deficiencia de vitamina A, enfermedades respiratorias, abscesos, infecciones y fracturas del caparazón y parásitos. Varios de los problemas de salud de las tortugas, pueden ser causados por una alimentación inapropiada. Cuando alimentamos a las tortugas con una dieta basándonos en solo uno o dos alimentos, como podría ser zanahoria y lechuga, puede producir deficiencia de vitamina A. La falta de esta vitamina ocasionará en tu tortuga cambios en la epidermis, falta de apetito, letargo, hinchazón del oído e infecciones respiratorias.

Tortuga doméstica

A menudo estos curiosos reptiles presentan daños en su caparazón, esto puede haber sido ocasionado por infecciones causadas por bacterias, hongos o virus. También pueden ser causados por fracturas o accidentes, como ser atropelladas por un vehículo o por mordeduras de perros. Por otro lado, las tortugas domésticas pueden ser afectadas por parásitos, como gusanos redondos que causan diarrea y pérdida de peso.

¿Cómo se tratan las enfermedades de las tortugas?
La falta de vitamina A, se trata dándole esta vitamina a la tortuga en forma oral o inyectable.  Este tratamiento se debe realizar bajo la supervisión de un veterinario, ya que un exceso puede producir hipervitaminosis A, una afección producida por sobredosis de vitamina A.

Las infecciones respiratorias se tratarán con antibióticos y gotas nasales. Los abscesos se tratan quirúrgicamente, después seguirá el tratamiento con antibióticos inyectables y medicamentos tópicos.

Afortunadamente el caparazón de una tortuga puede ser reparado si no tiene fracturas muy graves. Para tratar las infecciones se buscará mediante análisis el virus, bacteria u hongo que lo ha dañado para tratarlo con antibióticos. Los parásitos en la tortuga son eliminados con medicación antiparasitaria adecuada una vez identificado el tipo de parásito por examen fecal.

Cualquier enfermedad que tenga tu tortuga la manifestará a través de letargo y falta de apetito. Por lo tanto, deberás estar atento al comportamiento de tu mascota, para poder detectar cualquier problema de salud que pueda llegar a presentarse.

Fuente:
https://okdiario.com/mascotas/enfermedades-tu-tortuga-domestica-6065649