LA REPÚBLICA MÁS

Para los expertos, los dientes de un caballo son el indicador de muchos elementos como su estado de salud y su edad. En total, un equino adulto tiene 36 dientes, que deben ser revisados con normalidad para que las dolencias y posibles lesiones no terminen por afectar permanentemente al animal.

LOS CONTRASTES

  • Andrés Zapata – Experto en dentadura equina

    “La salud de los caballos comienza por la boca, por lo que un adecuado mantenimiento bucal asegura una buena digestión”.

En un contexto parecido al humano, los caballos también tienen dientes de leche, o deciduos, que se transformarán en permanentes. Los primeros suelen aparecer a los ocho meses, siendo reemplazados a partir de los dos años y medio, aproximadamente. Luego, estos crecen hasta que el animal cumple cinco años.

Ya cuando el caballo llega a sus 20 años, es normal que sus dientes empiecen a caerse. Por lo que, al presentarse esta situación, usted deberá administrarle el tipo de alimento correcto para no causarle molestias ni dolores excesivos.

“La salud de los caballos comienza por la boca, un adecuado mantenimiento dental, asegura una digestión y absorción de nutrientes adecuada, previene enfermedades y procedimientos costosos e invasivos, facilita el manejo y el proceso de doma, brinda bienestar y comodidad a nuestros preciados ejemplares”, indicó el experto en odontología equina Andrés Zapata.

Para los veterinarios, la recomendación para mantener la salud dental de los equinos es revisarlos cada año, máximo cada dos, con el objetivo de verificar que el caballo no tenga ningún tipo de molestia y -de haberla- poder tratarla a tiempo y sin mayores complicaciones.

“La primera cita se debe hacer entre los 12 a los 18 meses, de esta manera se pueden corregir patologías del desarrollo o de maloclusión”, agregó Zapata.

Entre los problemas dentales más comunes en los caballos se encuentra la permanencia de los dientes de leche, o deciduos, lo que dificulta la salida de los permanentes, haciendo que estos salgan torcidos, afectando no solo la mordida del animal sino su manera de ingerir los alimentos. Como única solución, el veterinario debe retirar los dientes deciduos que no han caído para así corregir el resto de la mordedura.

Otra de las complicaciones que pueden presentarse en los caballos son por su tipo de mordida, que es de lado a lado, lo que podría ocasionar daños en las muelas. Si estos dientes se llegasen a desgastar en un solo extremo de la dentadura podrían generarle heridas en la boca al caballo, lo que afectaría su alimentación.

Estos sobrecrecimientos dentales pueden generar laceraciones en las mejillas y la lengua al momento de masticar, por lo que deberán ser atendidos de inmediato. También, pueden generarle molestia al animal al momento de cabalgar.

“Por el desconocimiento de los problemas orales, muchas veces los criadores y jinetes quieren arreglar estos problemas con frenos o bocados mas agresivos, y con este tipo de trabajo muchas veces se encuentra uno con lenguas laceradas , fracturas en rama de mandíbula, laceración de tejidos blandos, entre otros daños en los caballos”, explicó el odontólogo equino, Diego Castaño.

El tipo de dentadura equina y sus características

Según su dentadura, los equinos son clasificados como difiodontos, debido a que tienen dos juegos de dientes: los de leche, o deciduos, y los permanentes. Los caballos tienen cuatro grupos de dientes: incisivos, premolares, molares y caninos. Cada uno de estos tiene una función en específica, dentro de la mordedura, que -al ser de un animal herbívoro, tiene ciertas características que les permiten triturar el alimento.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Fuente:
https://www.agronegocios.co/ganaderia/la-importancia-de-una-buena-salud-dental-en-los-equinos-para-evitar-enfermedades-3044006