keyboard_arrow_up
octubre 2020

Mejora en la emisión de gases  GEI en tambos de Nueva Zelanda.

Durante los últimos días, los agricultores de Fonterra han estado recibiendo perfiles de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) únicos para sus granjas; es la primera vez que se introduce una herramienta de este tipo en Nueva Zelanda a gran escala.

Los reportes forman parte de un informe medioambiental agrícola, que combina un informe de GEI y una tarjeta de puntuación de riesgo de nitrógeno.

La directora de excelencia en fincas de Fonterra, Charlotte Rutherford, dijo que los informes están diseñados para brindar información a los agricultores para ayudar a identificar oportunidades de mejora en la finca, proporcionando indicadores como el nivel estimado de emisiones biológicas de metano y óxido nitroso por hectárea, y la cantidad de emisiones por kilogramo de sólidos lácteos.

“Uno de los pasos más importantes para mejorar su perfil de emisiones es comprender de dónde provienen sus emisiones, y eso es lo que hace este informe”, dijo Rutherford.

“Además de ser un paso muy práctico para ayudar a Nueva Zelanda a cumplir con los compromisos contra el cambio climático, el informe ambiental respalda nuestra estrategia para satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos que sean buenos para el planeta.

“Hoy, el 81% de los consumidores cree firmemente que las empresas deben ayudar a mejorar el medio ambiente. Nuestros clientes están respondiendo a esto estableciendo algunos objetivos audaces para reducir su perfil de emisiones en los próximos años y existe una oportunidad para que los agricultores los apoyen. Por ejemplo, Nestlé tiene un objetivo de cero emisiones netas para 2050 y Starbucks tiene como objetivo reducir las emisiones de carbono en un 50% para 2030”.

Una vez que los informes estén en manos de los productores, la atención se centrará en implementar soluciones para ayudar a reducir las emisiones.

El agricultor de South Wairarapa, Aidan Bichan, es uno de los 100 agricultores que participaron en el plan piloto original en 2018. Aidan dirige una granja lechera de 900 vacas cerca de Featherston y dice que conocer el perfil de emisiones de su granja llevó a su equipo a realizar algunos cambios prácticos, incluida la reducción a la mitad de fertilizante nitrogenado aplicado en finca.

“Realmente no ha afectado la producción porque estamos obteniendo un uso más eficiente de ese nitrógeno. Hemos cambiado el tiempo y la velocidad de aplicación, y somos mucho más cuidadosos con la forma en que lo usamos».

Fonterra también se asoció recientemente con Sea Forest en Australia para probar un alga marina específica (Asparagopsis) como alimento complementario para los rebaños lecheros en Tasmania para ayudar a reducir las emisiones.

En Nueva Zelanda, el Centro de Investigación y Desarrollo de Fonterra también está estudiando cómo reducir las emisiones mediante la creación de nuevas fermentaciones (Kowbucha), que potencialmente podrían apagar las bacterias productoras de metano en el sistema digestivo de una vaca.

Traducido por el OCLA del newsletter de Dairy Reporter por Jim Cornall

Fuente: todolecheria.com.ar