keyboard_arrow_up
noviembre 2020

El símbolo de la medicina del hombre y de los animales Su origen y significado

CR (R) Vet Roberto Rufino Caro.
Ciberboletín Nº 120, noviembre de 2020 de ASARHIVE.

El símbolo de la medicina como cualquier otra ciencia representa una serie de valores, tanto éticos como históricos y es un elemento de indispensable conocimiento para los profesionales de la salud; sin embargo tal vez algunos de estos desconocen su significado.

Muchas veces vemos en la entrada de los centros de cuidado de la salud del hombre, como clínicas, hospitales, ambulancias y facultades de medicina, una imagen que nos llama la atención y que es una serpiente enroscada en una vara de madera o bastón.

De la misma manera en todo lo que tiene que ver con la salud de los animales, como consultorios, clínicas u hospitales veterinarios, vehículos para el transporte de los mismos y facultades de veterinaria, podemos apreciar también a la serpiente enroscada en la vara, pero en este caso dentro o en el interior de la letra “V,” inicial de Veterinaria.

Que los médicos y veterinarios conozcan su propio emblema, su origen histórico y significado, debe ser de interés académico y no solo una simple curiosidad.

Origen y significado

Este símbolo deriva de Asclepio, quien era un practicante de la medicina en la antigua mitología griega.

Sus atributos, la serpiente y la vara, se combinan en este símbolo.

Se trata de una vara, báculo o bastón de madera que tiene una serpiente enrollada.

La vara es un tronco (de ciprés, árbol considerado sagrado por su longevidad, lo que originó su sinónimo en árbol de la vida) de cabeza nudosa, donde se enrosca una serpiente que exterioriza la cabeza, quedando separada y erguida.

Este símbolo, con el paso del tiempo, sufrió cambios al recibir la influencia de las costumbres y creencias del hombre, según el momento histórico, entre ellas la magia y el sortilegio que usaron los primeros médicos, que al separarse del estado sacerdotal, tuvieron que tener su propio símbolo que los identificara, por lo cual quedó finalmente como ha llegado a la actualidad.

Esto es una vara fina con un nudo en el extremo superior y la serpiente enroscada en la misma con su cabeza libre.

La leyenda de Asclepio, que data del año 700 a. C., fue citada por Hesíodo.

Otros autores de la antigüedad, entre los que se destacan Homero (que lo menciona en La Ilíada) y Píndaro (siglo VI a. C.), afirman que Asclepio fue realmente un médico famoso y héroe de guerra que nació en Trica, localizada en la región de Tesalia, que hoy se conoce con el nombre de Trikala.

Él era hijo del dios Apolo (hijo de Zeus y Leto) y de la ninfa Coronis (o Coronide) hija de Flegias, rey de Tesalia. Apolo fue considerado el médico de los dioses del Olimpo y segundo en la lista desde Paeon.

Cuenta la leyenda que Coronis había sido prometida en matrimonio por su padre a Isquis, hijo de Elato, gobernador de Cilne, monte de Grecia. Pero Apolo dejó embarazada a Coronis y puso a un cuervo, que en ese entonces era un ave con plumas blancas, para que la vigilara.

Coronis pensaba en su próxima boda teniendo en su vientre al hijo de Apolo, entonces el cuervo voló a Delfos y avisó a Apolo, quien se enfureció.

Puso al cuervo plumas negras, quien las lleva desde entonces en señal de duelo, y disparó luego sus flechas al novio de Coronis, Isquis, mientras que Artemisa, hermana melliza de Apolo, mataba a la ninfa Coronis.

Cuando Apolo vio que su amante moría, se llenó de compasión por el hijo no nacido lo tomó del vientre de su madre y lo llevó a la cueva del centauro Quirón (hijo de Saturno). Éste, mitad hombre y mitad caballo, vivía en el monte Pelión, al sureste de Tesalia y alimentó al niño con leche de cabra. Cuando Asclepio creció le inculcó las artes de la caza y de la medicina. (Además el centauro Quirón fue preceptor entre otros de Hércules, Aquiles, Jasón, etc.).

Apolo y Atenea intervinieron también en su educación.

Siguiendo con la leyenda, estando Asclepio en casa del pescador Glauco, hijo de Neptuno y de la ninfa Nais, quien se encontraba mortalmente herido por un rayo de los centauros, apareció en ese momento en la habitación una serpiente que se enredó en su bastón y al darse cuenta Asclepio la mató con él, entonces otra serpiente entró al aposento llevando en su boca unas hojas de una hierba, con las que revivió a la serpiente muerta poniéndoselas en la boca.

Asclepio dio las mismas hierbas a Glauco salvándole de la muerte, manifestando sus poderes médico-mágicos. Este incidente generó el símbolo del ejercicio médico, una “serpiente enroscada en una vara”. Desde ese momento, Asclepio se hizo tan famoso que acudía a él gente enferma de todo el mundo antiguo para ser curada por el método de las hierbas, dietas mágicas y por operaciones quirúrgicas.

Asclepio en su afán de sanación iba resucitando a la gente difunta que veía, por ejemplo Hipólito, hijo de Teseo, a quien revivió (a pedido de Artemisa) dándole las hierbas milagrosas. Hades, (o Plutón para los romanos) rey de los infiernos, molesto por la reducción de los enviados a su reino por el uso que Asclepio hacía de la medicina y sanación, fue a quejarse en el Olimpo a Zeus, (su hermano) quien temiendo que los mortales comiencen a tener la capacidad de ser inmortales por las habilidades de Asclepio y para mantener el orden natural de las cosas, lo impacta con un rayo, matándolo.

Asclepio subió a los cielos y se convirtió nada menos que en la constelación de Serpentario. Los miembros de la familia de Asclepio (que en griego significa “incesantemente benévolo”) también ejercían funciones médicas. Su esposa Epione “la dulce”, calmaba el dolor, sus hijos varones Godalirio y Machaón fueron médicos que aparecen en La Ilíada y son los protectores de los cirujanos y los médicos, Telésforo era el símbolo de la convalecencia.

Su hija Higea (Hygía) era el símbolo de la prevención y de ella proviene el término “higiene”. Otra hija Panaqueia era farmacéutica (Panacea significa “lo que todo lo cura”); Egle era partera y oculista y Laso enfermera. En el año 420 a. C., una plaga devastó la ciudad de Atenas, la cual por intercesión de Asclepio (ya muerto) fue detenida y desde entonces fue proclamado dios del Olimpo.

Platón lo menciona en las últimas palabras de Sócrates … “Crito, le debemos un gallo a Asclepio, págaselo por favor y no lo descuides”.

En los tiempos de Hipócrates se le menciona tal y como él mismo lo expresa en su juramento: “Juro por Apolo médico y Asclepio, Hegeia y Panacea…”. La fama de Asclepio fue creciendo por todo el oeste del Mediterráneo y Asia Menor, donde se construyeron templos en los cuales se curaban a los enfermos con serpientes no venenosas de la especie Elaphis aesculapii y el hábito de la incubación, que consistía que durante el sueño, en un lugar especial del templo llamado “dormitorio”, Asclepio se le aparecía a los enfermos y los sanaba con el toque de su vara. Además de la incubación se practicaba en los templos, la dieta, el ejercicio, la higiene, la hidroterapia y la cirugía.

Estos templos o “Asclepiones” se ubicaron en varias ciudades (más de 300 santuarios), pero el más importante era el de Epidauro. A los sanadores que pertenecían a los Asclepiones se los llamaba “Asclepíades”.

Muchas familias de médicos remontaban hasta el dios sus árboles genealógicos. Se cree que Hipócrates pertenecía a una de ellas y se formó en el Asclepion de Cos, pero no hay evidencia concreta de esto.

En el año 292 a. C., una peste atacó Roma y los doctores de esa ciudad no pudieron curarla, entonces acudieron al oráculo de Delphi en la búsqueda de ayuda, este les instruyó que siguieran los consejos de Asclepio.

Los romanos entonces llevaron a la deidad, representada como una serpiente enroscada en una vara, que ingresó en una galera (embarcación) por el río Tiber hasta Roma. Cuando la serpiente bajó en la isla Tiberina, la epidemia cesó inmediatamente. Como prueba de gratitud los romanos construyeron un barco de piedra al sur de la isla.

En la proa de la nave se ven las figuras de Asclepio y la serpiente, y el mástil está representado por un obelisco. En dicha isla se halla hoy la Iglesia de San Bartolomé y el Hospital San Juan de Dios. Incluso Galeno recurrió a él para sanar al emperador Marco Aurelio.

Los romanos sustituyeron el nombre de Asclepio por el de Aesculapius o Esculapio en castellano.

A Asclepio (para los griegos) o Esculapio (para los romanos) se lo representa como un hombre de edad madura, con barba, de mirada serena, con abundante cabello que recoge con una diadema (corona).

Casi siempre aparece vestido con un manto que deja al descubierto el brazo derecho y el pectoral.  Conclusiones

 La vara de Esculapio fue adoptada en el año 1898 por el ejército inglés. Los médicos de la armada belga lo pusieron en sus uniformes un año después.

Desde el año 1902 se usa oficialmente en el cuerpo médico de EEUU en sustitución de la “cruz de San Juan”, en el año 1818 lo incluyó en el cuerpo de sanidad militar y las fuerzas aéreas en el año 1957.  En 1912 la American Medical Association adoptó el símbolo de Esculapio como emblema de esta organización.

Actualmente se usa en muchos países del mundo. La Organización Mundial de la Salud lo usa desde su fundación en el año 1947. De forma general los símbolos de las profesiones que tienen que ver con la salud, derivan de la vara de Asclepio o Esculapio.

Estas son la medicina humana y veterinaria. De esta manera, se reivindica la imagen de Asclepio o Esculapio, se simboliza la dedicación de estas profesiones además de expresar en quienes las ejercen, un profundo sentimiento de entrega a los pacientes, no olvidando el fin supremo de todo profesional que es el de curar y no hacer daño hasta tanto tenga poder y capacidad, concibiendo este ejercicio en el marco de la ética y moral rigurosa.