keyboard_arrow_up
abril 2021

SARS-CoV-2 en animales.

La detección de SARS-CoV-2 en animales como visones, zorros y perros-mapache ha despertado preocupación por la posibilidad de que el virus se establezca en reservorios salvajes a nivel global. Los reservorios de SARS-CoV-2 podrían generar oportunidades de reintroducción de COVID-19 en humanos en un futuro e implican un mayor riesgo porque son más difíciles de monitorear y controlar que las especies domésticas. La infección en la vida salvaje también tiene implicancias prácticas para las actividades de investigación, conservación y rehabilitación de animales. La transmisión sostenida en una población salvaje proveería una oportunidad de adaptación del virus, pudiendo influir en la dinámica de la transmisión y la efectividad de diagnósticos y vacunas.

El SARS-CoV-2 se ha establecido en un número de especies animales, siendo los últimos identificados los gorilas occidentales de la llanura, en el zoológico de San Diego. La detección reciente del virus en visones salvajes en Utah genera especial preocupación por ser el primer caso conocido en especies salvajes; si bien no se conoce el modo en que se infectó el animal, las posibilidades que se evalúan incluyen transmisión desde visones domésticos a través de agua y heces o contacto entre los animales. La transmisión de visón a humano ya se ha observado y no se descarta que pueda producirse también con los zorros y/o perros-mapache.

Marzo 2021

Fuentes: WorldometersWHOBBCGoogle NoticiasMinisterio de Salud ArgentinaSAFOSO