keyboard_arrow_up
agosto 2021

Veterinaria Spinelli, Gacetilla Nº 140, agosto 2021.

Sanidad, manejo y novedades
Tal vez nuestro problema estrella del mes haya sido la diarrea neonatal. Varios rodeos se han visto afectados. Se trata de una enfermedad que padecen mayormente los terneros dentro de los primeros tres meses de vida. Se caracteriza por diarrea intensa blanco-grisácea, deshidratación, hipotermia, decúbito y muerte de los animales. Tal como les hemos contado en otras ocasiones, el problema suele darse en determinados años, por lo que hay elementos del clima y en consecuencia del pasto, que actúan como predisponentes.

¿Qué hacer cuando se presenta la enfermedad? En este caso, una alternativa es el tratamiento curativo. Hay medicamentos para aplicación inyectable y otros de administración oral. El problema es que los casos aparecen en goteo y día tras día, por lo que suele haber problemas prácticos en los tratamientos. Nosotros recomendamos algunos medicamentos específicos para los casos nuevos que vayan apareciendo, y la identificación con pintura en aerosol de los animales tratados.

Enteritis grave en un ternero de 45 días

Enteritis hemorrágica

Cuando el problema desborda, es recomendable encerrar el rodeo en la manga, apartar los terneros y pasarlos todos por la manga. Allí se revisan con cuidado y se tratan e identifican todos los enfermos. A la semana se repite la historia. De esta manera se baja considerablemente la cantidad de casos.

Recordamos que hay vacunas preventivas que se aplican a las vacas en el último tercio de la preñez. La eficacia de las mismas es discutible, pero de todas maneras es otra herramienta disponible.

Durante julio hemos tenido muchos casos de hipomagnesemia. Parece que este va a ser un año bravo también en este tema, por lo que no hay que aflojar con la suplementación en cualquiera de sus formas.

Lesiones vasculares en caso de hipomagnesemia aguda

Otro problema de julio y que seguramente seguirá durante agosto y septiembre, es la falta de pasto. Ha bajado enormemente la disponibilidad de pasturas, verdeos de invierno y campos naturales, por lo que hubo que recurrir a la asistencia con rollos de pasto seco, reservas de maíz húmedo o planta entera, o la suplementación con granos.

Como caso curioso, les contamos el de una vaca que presentaba un prolapso intestinal, a través de los labios vulvares, después de un parto natural. Esto es algo bastante raro. Lo resolvimos haciendo una resección de un asa intestinal, lo que permitió la reintroducción de los elementos prolapsados a través de un desgarro en el suelo vaginal. Terminada la operación, la vaca se paró y se fue caminando hacia el potrero. Pero faltaba algo más, volviendo a la camioneta, nos encontramos con unos restos que según el propietario se le “cayeron” a la misma vaca cuando la encerraba. Con gran sorpresa descubrimos que se trataba de ¡La vejiga! Con tristeza nos despedimos de la vaca que caminaba a encontrarse con el resto del rodeo. Ya no se podía hacer nada más

Prolapso intestinal a través de los labios vulvares.