keyboard_arrow_up
septiembre 2021

Tres especies de orangutanes en peligro de extinción.

El 19 de agosto celebramos el Día Mundial del Orangután, el mayor mamífero arborícola, el único gran simio que pasa la mayor parte de su vida en las copas de los árboles y un animal muy inteligente: una hembra adulta puede utilizar hasta 54 herramientas para capturar insectos y 22 para recoger fruta.

Compartimos el 96,4% del ADN y somos familia, pero nuestra avaricia los conduce a la extinción. Si no los ayudamos, podrían extinguirse en tan sólo 30 años.

El jardinero del amenazado bosque tropical
En malayo, orangután significa hombre del bosque y aunque los dayak le atribuyen la capacidad de hablar dicen que no la utiliza para no verse obligado a trabajar 🙂

Mitos aparte, la realidad es que los orangutanes tienen un papel esencial en la conservación de la selva: son los jardineros del bosque tropical, excelentes dispersadores de semillas para muchas especies de árboles y otras plantas que podrían desparecer si estos primates se extinguieran. Viven en bosques tropicales y dedican la mitad del día a recolectar alimento y comer, el 40% a descansar, una décima parte a desplazarse y unos minutos a construir un nido donde descansar.

La deforestación está destruyendo el hogar de los orangutanes. 

Tres especies en peligro crítico
Existen 3 especies de orangutanes: el de Borneo (Pongo pygmaeus), Sumatra (P. abelii) y una tercera descrita a finales de 2017, el orangután Tapanuli (P. tapanuliensis) que vive en los bosques de Batang Toru (provincia de Sumatra Norte) y es el gran simio más amenazado. Las tres están clasificadas “En Peligro Crítico” por la Lista Roja de la UICN.

Hace un siglo 300.000 orangutanes deambulaban por las selvas del Sudeste asiático, pero la deforestación, los incendios, los cultivos, la caza furtiva y su venta a zoos, a laboratorios para pruebas de experimentación o como mascotas redujo su existencia a casi una tercera parte (menos de 120.000 ejemplares).

Hoy sobreviven 104.700 orangutanes de Borneo, 13.800 de Sumatra y tan solo 800 tapanulis, aislados en un espacio forestal de unos mil km2 de una región montañosa y abrupta amenazada por la construcción de una central hidroeléctrica.


Las crías de orangután son perseguidas por los furtivos que todavía las venden como mascotas en el tráfico de especies.

Sin hogar y convertidos en mascotas domésticas
Su mayor amenaza es la deforestación para conseguir madera o tierras aptas para la agricultura (cultivos de soja y aceite de palma). Indonesia es el segundo país con mayor tasa de deforestación y Sumatra la isla que más rápido pierde sus bosques. Los orangutanes viven y descansan en los árboles, la deforestación y nuestro consumo desmedido los deja sin alimento, hogar ni futuro.

Aunque están protegidos, el acoso continúa y los furtivos siguen cazándolos para traficar con su carne y sus cráneos como trofeos decorativos y vender a las crías como mascotas domésticas. Matan a las madres y enjaulaban a las crías, que en su mayoría mueren durante el traslado y adaptación a la cautividad: por cada mascota viva entre 3-5 habrán muerto.

A principios de los 90 una investigación de WWF denunció que en Taipei (Taiwán) había mayor densidad de orangutanes en zoos, restaurantes, clubes nocturnos y casas particulares que en su hábitat natural.

50 años defendiendo a los orangutanes
Desde hace más de 50 años y gracias al apoyo de nuestras socias y socios en WWF protegemos y restauramos las últimas selvas donde viven, y creamos corredores ecológicos para conectar poblaciones aisladas.

Realizamos censos y estudios para conocer sus necesidades. Perseguimos su comercio ilegal y, en colaboración con la población y administraciones locales, creamos espacios protegidos y centros de rehabilitación donde los animales incautados y las crías huérfanas reciben cuidados para adaptarse a la vida en libertad.

El futuro de los últimos orangutanes está en nuestras manos y el momento de actuar es ahora, nuestro futuro también depende de ello.

¡Salva a los orangutanes! y únete a la mayor organización de Conservación de la Naturaleza.

¡Hazte socia/socio de WWF!