Miércoles, 22 de mayo de 2019

MAYO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 373
ISSN 1852-317X

Archivo

junio 2015

Fijación maxilomandibular en el gato.

Sin título

Gary D. Norsworthy, DVM, DABVP (Felinos)
Alamo Feline Health Center | San Antonio, Texas.

La fijación maxilomandibular (FMM) es una forma de reducción cerrada que resulta en una oclusión normal para la reparación de las fracturas de la mandíbula y la luxación de las articulaciones temporomandibulares.(1) Se realiza con la boca abierta o cerrada. La fijación con la boca cerrada se puede lograr de varias maneras, incluyendo el uso de alambres entre las arcadas, (2) cinta para el hocico (3) y el uso de un bucle de nylon que se coloca subcutáneamente alrededor de los huesos nasales y maxilares y la mandíbula. (4) La fijación con la boca abierta se realiza mediante unión interdigital de los dientes (5) caninos y la fijación esquelética externa. (6,7) Cada método tiene sus ventajas y desventajas. La principal desventaja de emplear una técnica con la boca cerrada es el riesgo de aspiración posterior a vómitos o regurgitación. Por lo tanto, se prefiere generalmente el uso de una técnica con la boca abierta.
Para continuar leyendo el artículo clic aquí