Jueves, 22 de agosto de 2019

AGOSTO de 2019
Volumen XXXVI 
N° 376
ISSN 1852-317X

Archivo

septiembre 2015

El paciente canino con poliuria/polidipsia (PU/PD).

«Todos hemos tenido uno alguna vez. Un propietario que viene con la principal preocupación de que su mejor amigo está orinando en casa y tomando toneladas de agua. El apetito del paciente suele ser generalmente bueno, su energía y todos los demás factores parecen normales; sin embargo, el paciente no puede controlar su sed y la micción. El paciente canino con poliuria/polidipsia (PU/PD) puede ser un desafío de tratamiento frustrante para el dueño y el veterinario.»

Enfoques diagnósticos para el paciente con polidipsia/poliuria

FORO UNO

Y así mi enigma llegó un viernes por la tarde. Su nombre era Dylan, un beagle macho castrado de 8 años de edad, que presentaba un problema de poliuria y polidipsia con una duración de 4 semanas y micción inadecuada en casa. Su historial médico señalaba que estaba bebiendo más agua en el último mes. No se esforzaba para orinar ni producía un chorro de orina pobre; simplemente estaba orinando con más volumen, con más frecuencia. No tenía antecedentes de vómitos, diarrea, tos o estornudos. No se le había administrado ningún medicamento de venta libre o de prescripción y no había estado expuesto a toxinas conocidas. Dylan se alimentaba de Blue Buffalo Senior y su apetito era normal. Por otra parte, estaba al día en sus vacunas, no tenía antecedentes de viajes y sus otros dos compañeros beagle en la casa estaban sanos.

Puedes continuar leyendo el artículo aquí.

Fuente: vetpraxis.net