keyboard_arrow_up
diciembre 2020

Balance de la industria veterinaria 2020. Argentina.

En el marco del evento “CIVA 2020”, el presidente de CAPROVE informó que, a pesar de todas las dificultades que hubo este año, las empresas fabricantes no dejaron de producir y abastecer al mercado, entre otros aspectos clave que atravesó la industria.

Sean Scally, presidente de CAPROVE.

La Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios, CAPROVE, que representa a 27 empresas elaboradoras, comercializadoras e importadoras de productos biológicos y/o farmacéuticos para el uso veterinario, participó de la Cumbre de la Industria Veterinaria Argentina “CIVA” 2020, organizada por MOTIVAR, a la que se sumaron más de 200 personas de manera virtual. Allí, el presidente de CAPROVE, Sean Scally, compartió las reflexiones de la entidad sobre este ciclo. En este marco, Scally felicitó a toda la cadena de la que forma parte la Cámara porque, a pesar de las restricciones que impuso la pandemia de coronavirus y las dificultades por las que atravesó este año la economía nacional, “el sector tuvo toda la vocación de trabajo para hacer llegar los productos a las distintas regiones de todo el país”.

“Debo destacar la resiliencia de todos los equipos de trabajo de las empresas porque realmente no han faltado productos en ningún lugar, ni por los fabricantes de medicamentos ni por los canales de comercialización. Quiero agradecer eso”, dijo Scally.

El directivo ponderó también “muy positivamente que a pesar de que la economía ha tenido impacto en las empresas y en el trabajo de la gente, este sector, incluyendo a todo el agro, no ha dejado de trabajar ningún minuto. Realmente estamos orgullosos de ser parte de esta cadena”.

 “Hubo una reacción inmediata, implementando el trabajo en casa y cumpliendo con todos los protocolos requeridos para la continuidad de la actividad en las plantas productivas”, destacó Scally.

A medida que fue pasando el tiempo y entendiendo que las expectativas no eran muy positivas en cuanto a la emergencia sanitaria, nos dimos cuenta de que la presencia de las recomendaciones de los médicos veterinarios eran claves en las áreas de producción, como lo vimos reflejado en el incremento de volumen en los animales grandes y también en animales pequeños, que sabemos las restricciones que había para llevar a las mascotas a las veterinarias con los protocolos establecidos y los límites de horarios”.

Otro efecto del aislamiento obligatorio para prevenir el coronavirus fue la alta adopción de mascotas. “Tenemos como objetivo poder llegar a sus dueños para incentivar un mayor cuidado preventivo y orientarnos hacia una sola salud: la humana y la animal”.

Con este escenario, Scally planteó que, ya proyectando 2021, “el desafío de CAPROVE y de las empresas que forman parte de la Cámara será ser consistentes en la propuesta del uso de planes sanitarios para una mayor productividad y rentabilidad del sector”.

Alentamos a los médicos veterinarios a seguir conociendo los productos de las empresas que integran la Cámara y proponiendo herramientas para que esta industria colabore en el logro de una mayor productividad en los establecimientos”.

El desafío es seguir incorporando tecnología para hacer llegar en forma más eficiente nuestros productos y recomendaciones a los clientes/productores”, concluyó el presidente de CAPROVE, que este año se sumó al Consejo Agroindustrial Argentino.