keyboard_arrow_up
agosto 2021

El oleozón, una opción de tratamiento en la medicina veterinaria contemporánea.

Vet. Arg. – Vol.  XXXVIII – Nº 400 – Agosto 2021.
Camps Ramírez Ana María1; Oliva Camps Elizabeth M2; Cuesta Guillén AF1; Milanés Vega IC1; HongLeón Duliet1

Resumen
Este material ha sido elaborado para ser utilizado como referente de consulta por parte de estudiantes, profesores e investigadores interesados en conocer y aplicar algunos procedimientos más empleados en las terapias con el Oleozón, que en la ciencia moderna ha constituido una opción de tratamiento eficaz en diferentes enfermedades que afectan a los animales domésticos. En ella te mostramos las amplias bondades terapéuticas que caracterizan al Oleozón, las dosis, vías y frecuencias de aplicación, por cuanto constituye una importante guía de gran valor y utilidad que te permitirá ampliar tus conocimientos sobre la base de métodos prácticos y accesibles empleados en Medicina Veterinaria.

The oleozon, a treatment option in contemporary veterinary medicine.
Este material ha sido elaborado para ser utilizado como referente de consulta por parte de estudiantes, profesores e investigadores interesados en conocer y aplicar algunos procedimientos más empleados en las terapias con el Oleozón, que en la ciencia moderna ha constituido una opción de tratamiento eficaz en diferentes enfermedades que afectan a los animales domésticos. En ella te mostramos las amplias bondades terapéuticas que caracterizan al Oleozón, las dosis, vías y frecuencias de aplicación, por cuanto constituye una importante guía de gran valor y utilidad que te permitirá ampliar tus conocimientos sobre la base de métodos prácticos y accesibles empleados en Medicina Veterinaria.
1Universidad de Granma. Facultad de Ciencias Agropecuarias. Departamento de Medicina Veterinaria. Bayamo. Granma. Cuba.
2Dra. Especialista en Medicina GeneraI Integral del Policlínico Docente René Vallejo. Bayamo. Granma. Cuba.
 Contacto: anamaria@udg.co.cu

Introducción
En la actualidad; la utilidad que se le confiere a la terapia con ozono como procedimiento de excelencia en el tratamiento de diversas afecciones, constituye sin duda alguna, punto de obligada referencia para aquellos que hacen suyo el compromiso de  encontrar alternativas que permitan  lograr una mejor calidad de vida. Ese gas tiene particular empleo e importancia en medicina humana como en la Veterinaria, por sus excelentes resultados en numerosas enfermedades, campo en el cual Cuba, ha establecido muy bien los protocolos y  mecanismos de acción reconocido como líder a nivel mundial (Camps et al., 2011).

Hoy en día el ozono es conocido como el desinfectante más poderoso de la naturaleza que puede producirse industrialmente. Sus aplicaciones van desde la desinfección de agua potable, instrumentos quirúrgicos, heridas, entre otros. Pero las aplicaciones médicas trascienden sus meros efectos oxidantes directos sobre diversos gérmenes. El descubrimiento de parte de los mecanismos moleculares de acción del ozono y su intervención en el control de diversos trastornos en los que está implicado el estrés oxidativo ha revolucionado su empleo en la medicina moderna. Las dificultades relativas a su generación a nivel clínico en las concentraciones necesarias se han superado gracias al diseño de equipos muy modernos que basan su funcionamiento en hacer pasar una descarga eléctrica por un flujo de oxígeno médico. El control espectrofotométrico de las concentraciones de ozono permite obtener un gas de calidad médica a concentraciones óptimas para su empleo.

Los primeros reportes obtenidos de esta práctica datan de la Primera Guerra Mundial donde fue utilizado en la desinfección de heridas de guerra con muy buenos resultados. Uno de los más recientes campos favorecidos por el (O3) en la Medicina se relaciona con su capacidad antioxidante; que introducido en pequeñas cantidades dentro del organismo estimula los sistemas para reducir el llamado estrés oxidativo, que está  relacionado con unas 250 enfermedades, entre ellas el cáncer, la diabetes y el envejecimiento (Menéndez et al., 2002).

El ozono es un gas que existe de forma natural en altas capas de la atmósfera, pero el hombre ha sido capaz de producirlo artificialmente mediante equipos especiales fabricados en muchas partes del mundo y también en Cuba.

Esa sustancia, compuesta por tres átomos de oxígeno, es además empleada en la descontaminación del agua y de residuales líquidos, pues el gas actúa desactivando los microorganismos. Ha sido empleado en tratamientos alternativos tales como procesos infecciosos en general, trastornos circulatorios, revitalización de tejidos, inmunodeficiencias. Se descompone fácilmente, y la velocidad de descomposición depende de la temperatura, por cuanto no deja residuos tóxicos pues dentro del organismo se transforma en oxígeno.

En el campo de la investigación científica es el encargado de revolucionar todo avance al respecto. En tal sentido se destaca el Oleozón, que es sin dudas, uno de los más promisorios fármacos de estos tiempos; formulado a base de ozono (O3) como principio activo, el que podría ayudar a resolver adecuadamente situaciones que se presentan muy frecuentemente en el campo de la Medicina Veterinaria con una mayor celeridad de lo que en la actualidad puede lograrse por medio de medicamentos menos eficientes (Camps, R, 2019).

Breve Reseña Histórica.
El año 1840 puede ser tomado definitivamente como el año del descubri-miento del ozono por el químico alemán Christian Schonbein de la Universidad de Basilea, Suiza, quien publicó un pequeño libro sobre «esa extraña sustancia» con el título «Producción de ozono por vía química». En 1857, Werner Van Siemens desarrolló el primer tubo de inducción, gracias al cual se pudo construir el primer aparato técnico de ozono. Luego el médico berlinés Hans Wolf lo empezó a aplicar en heridas sépticas durante la Primera Guerra Mundial observando una rápida limpieza, desinfección y cicatrización. Las publicaciones sobre el tratamiento con ozono son muchas, pero se encuentran demasiado diseminadas y solo con realizar una búsqueda minuciosa se logra obtener una buena recopilación. Sin embargo, no fue hasta la fabricación en la década de 1970 de reactores o aparatología generadora de ozono de rigurosa calidad y precisión que permitió dosificar con exactitud cantidad, tiempo y velocidad de flujo, que facilitó su uso en medicina con fines terapéuticos.

En 1972 se fundó la Sociedad Médica Germana de Ozonoterapia que empezó a ser muy activa y llevó progresivamente a que el ozono fuera finalmente reconocido por la comunidad científica internacional.

Su uso medicinal fue aprobado por la Comunidad Económica Europea en febrero de 1997 y por la Food and Drug Administration en noviembre de 2008.

Actualmente el grueso de la investigación en cuanto a su uso médico lo llevan adelante Rusia, Alemania, Italia y Cuba. Actualmente se han creado múltiples sociedades médico científicas en el mundo con el fin de promover y apoyar los numerosos estudios y congresos que periódicamente se celebran.

Bases bioquímicas que  sustentan las distintas propiedades médicas del  O3
Con respecto al ozono médico, su mecanismo de acción parece ser complejo pero la razón principal de sus efectos terapéuticos radica en que el gas ozono es a la vez oxigenante y oxidante.
La mezcla O2 y O3 ingresa en la sangre y se contacta con el plasma y las células.
El O3 constitutivo de esa mezcla al introducirse en el organismo se disuelve rápidamente (es 10 veces más soluble que el oxígeno) en el agua del plasma, en los fluidos extracelulares y en la humedad de las mucosas. Allí reacciona rápidamente con diferentes biomoléculas (hidratos de carbono, lípidos, proteínas, etc.) generando un conjunto de subproductos o especies oxidativas (EROs).

Estas especies reactivas al formarse en cantidades “adecuadas”  en vez de actuar como perjudiciales, son controladas por nuestros sistemas enzimáticos antioxidantes endógenos, ejerciendo así diferentes acciones biológicas que le confieren al O3 el conjunto de importantes propiedades terapéuticas que veremos a continuación.

Es decir que el O3 médico actúa a partir de la producción de forma exógena de un stress oxidativo “transitorio” y “controlado”.

Esta cascada de señales que genera el O3 a través de las EROs produce efectos en:

  • Eritrocitos: actúa sobre el transporte de O2 a los tejidos ya que aumenta la producción del 2-3 difos- foglicerato responsable de la liberación del Oxígeno.
  • Leucocitos: actúa sobre la inmunidad.
  • Plaquetas: liberación de eucosanoides y factores de crecimiento.
  • Endotelio:regula el óxido nítrico.
  • Médula ósea: genera glóbulos rojos y liberación de células madres.
  • Metabolismo: reacción directa con los ácidos grasos insaturados que se transforman en compuestos hidrosolubles.
  • Células en general: aumenta y mejora el metabolismo energético, estimula la síntesis de enzimas antioxidantes, entre otras.

La enseñanza que debe desprenderse de lo anterior, es que la concentración y la cantidad de O3 utilizada debe mantenerse a un nivel tan bajo que “el daño” potencial que se llegue a producir a nivel de las macromoléculas sea mínimo y susceptible de auto-reparación.

Es decir, que el O3 manejado de esta forma es inocuo por cuanto constituye el gatillo disparador  de un gran efecto antioxidante.

Características de los aceites ozonizados. Oleozón Tópico.

Los aceites vegetales constituyen un medio eficaz en el campo de la ozonoterapia. En esencia estos aceites se someten a una oxidación controlada, haciéndolos reaccionar con ozono bajo condiciones pre-establecidas. Una vez formados los productos de oxidación se emplean diferentes técnicas para estabilizarlos por un tiempo prolongado (generalmente 2 años). Los principios activos resultantes son hidroperóxidos y otros productos de la peroxidación lipídica los cuales poseen propiedades germicidas inespecífica que inciden de manera satisfactoria sobre los procesos de cicatrización y regeneración del tejido. Es por ello que encuentran una gran utilidad en el tratamiento de procesos infecciosos locales, úlceras, fistulas y otros procesos sépticos. La relativa estabilidad de los aceites con respecto al ozono gaseoso ofrece ventajas a este proceder terapéutico.

Los aceites vegetales más empleados han sido el de Girasol y de Olivas. Con el uso de derivados ozonizados de estos aceites se han desarrollado numerosos estudios clínicos en los que se ha demostrado sus propiedades bactericidas, fungicidas y virucidas, así como su capacidad para estimular la regeneración del tejido epitelial y ejercer otros efectos a mayor profundidad como son la reducción de las concentraciones de ácido láctico en el músculo tras la realización de un esfuerzo físico intenso (Menéndez et al., 2002).

Los aceites de origen vegetal se han convertido en un medio adecuado para la terapia con ozono. Ellos tienen la propiedad de liberar lentamente ozono que como es sabido posee un efecto desinfectante y estimulador de la circulación local sanguínea.

El carácter germicida del aceite de oliva ozonizado fue comprobado utilizando Staphylococcus aureus como modelo experimental obteniéndose, después de 13 horas, un 99% de muerte del microorganismo.  El Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CENIC), realizó un estudio sobre la sustitución de aceites de oliva por aceite de girasol.  Ambos aceites ozonizados fueron evaluados por su poder microbicida, utilizando como modelo experimental el crecimiento de la especie de levadura Cándida tropicalis. Los resultados demostraron la factibilidad del empleo del aceite de girasol con ventajas sobre el aceite de oliva dado por su mayor poder germicida. Los resultados del efecto tópico del Oleozón en diferentes especies de animales doméstico, han demostrado su efectividad en un período corto, con aumento general en la respuesta de recuperación de los animales tratados, con ventajas para que nuevamente fueran incorporados a su vida productiva (Camps et al., 2016).

Uso de los aceites ozonizados como germicida
Los comúnmente llamados aceites ozonizados pueden prepararse en diferentes formas: líquido oleoso, emulsiones lipofílicas e hidrofílicas y cremas, ungüentos, óvulos, supositorios, cápsulas blandas, entre otros. Estas preparaciones presentan actividades biológicas locales y efectos terapéuticos similares a los del ozono administrado in vivo.

Entre las propiedades terapéuticas de esta clase de aceite ozonizado, puede resaltarse, en relación con algunos de sus efectos locales, los siguientes:

  • Alta actividad germicida general (antimicótica, antibacteriana, antiviral).
  • Activación de la microcirculación local.
  • Mejoramiento de la metabolización celular del oxígeno.
  • Estimulación del crecimiento del tejido de granulación y epitelización con revitalización del tejido epitelial.

Esta forma de aplicación local de metabolitos del ozono es muy apropiada para muchos de los tipos de patologías tratadas tradicionalmente por la ozonoterapia y se logran resultados similares, aunque a veces, se necesitan períodos de tratamiento algo más largos, probablemente debido al más bajo poder oxigenante o al menor efecto sistémico.

Por otra parte, una de las ventajas que tienen sobre el ozono mismo es la posibilidad de aplicar la ozonoterapia «en casa», no requiriendo la presencia física de los pacientes en el lugar donde tienen que ser aplicados los tratamientos con ozono gaseoso. Esto puede también combinarse con las aplicaciones de ozono gas, durante los períodos entre sesiones de ozonoterapia.

Ejemplos de las entidades médicas que han logrado buenos resultados con la aplicación de aceites ozonizados en tratamientos locales, en casos como:

  • Acné
  • Escaras, fistulas y heridas post quirúrgicas
  • Ulceras gástricas
  • Giardiasis
  • Gingivoestomatitis
  • Ulceras de los miembros inferiores (insuficiencia venosa o arterial)
  • Infecciones vulvovaginales
  • Quemaduras de la piel
  • Herpes simplex labialis y genitalis recidivantes
  • Otitis externa crónica
  • Onicomicosis
  • Epidermofitosis (Conductos radiculares dentales infectados)
  • No relacionados con procesos infecciosos:
  • Atenuación de arrugas
  • Dermatitis y manchas de la piel
  • Celulitis y piel deteriorada
  • Hiperestesia dental

Estabilidad de los aceites vegetales ozonizados
El desarrollo de métodos y estrategias para preservar los aceites vegetales ozonizados y por tanto oxidados, ha sido una tarea ardua. En general los aceites oxidados continúan rutas de descomposición muy difíciles de detener y aunque el deterioro de los aceites puede provenir de otras causas distintas a la oxidación como la acción de enzimas o microorganismos, la oxidación es, la causa más importante desde el punto de vista práctico. La luz, el calor y ciertas impurezas, tales cornos el agua y los metales, aceleran ese proceso. Se conoce que los peróxidos son los compuestos de descomposición primaria de la oxidación de las grasas y aceites. En la reacción secundaria, los productos de descomposición que resultan de la oxidación son los peróxidos, aldehídos, ácidos, entre otros. La reacción entre un aceite vegetal y el ozono es una reacción de oxidación en la que se forman compuestos peroxídicos que elevan considerablemente el índice de peróxido del aceite tratado y por ende favorecen sus procesos de oxidación y degradación posterior.

Las reacciones que ocurren después de la reacción de ozonización, en las etapas de almacenamiento y preparación de formulaciones, son tan complejas que es imposible desarrollarlas al detalle por lo que solo mencionaremos las más importantes: formación de ácidos, despolimerización y auto-transformación de los derivados de hidroperóxidos.

Durante la ozonización de estos aceites y después durante el almacenamiento del producto, se observa la formación de ácidos libres tanto volátiles como no volátiles, en pequeñas cantidades. Esto demuestra que tiene lugar la oxidación de una parte de los aldehídos con el ozono y el oxígeno molecular a un estado de oxidación superior, correspondiente a los ácidos grasos y una auto-oxidación del hidroxil- hidroperóxidos.

Asimismo, durante el almacenamiento del aceite vegetal ozonizado se observa una ligera disminución de la viscosidad, corno consecuencia de la despolimerización de los poli-peróxidos que se forman durante el proceso. Los compuestos formados entre el óxido de carbonilo y el compuesto prótido en el medio reaccionante, son capaces de auto-descomponerse, quedando el aldehído y el hidroperóxido en equilibrio dinámico.

Estas reacciones en su conjunto provocan que los aceites vegetales ozonizados durante su almacenamiento cambien sus propiedades químicas, físicas y  microbiológicas. Por todos estos factores, el conocimiento sobre la estabilidad de los aceites vegetales ozonizados constituye una premisa fundamental para pre-establecer su tiempo de vida útil con buenas condiciones de calidad (Menéndez et al., 2008).

Oleozón Tópico.

Composición.
Cada 100 mL contiene:
-Hidrixihidroperóxido de triglicéridos insaturados, como oxigeno activo 8-12.8%.
-Vehículo cs

Indicaciones.
Esta indicado en los tratamientos de epidermofitosis y piodermitis, por su potente acción fungicida y antimicrobiana.

Almacenamiento. Conservarlo de 2 a 8 0C.

Presentación. Estuche por 1 frasco con 30 mL.

Mecanismo de acción.

En los aceites vegetales ozonizados se observa una composición más compleja que la de cualquier aceite vegetal normal.  La interacción del ozono con moléculas insaturadas de los aceites vegetales, genera la formación de una mezcla de compuestos químicos tales como: ozónidos, peróxidos y aldehídos. Los ozónidos y peróxidos poseen carácter germicida, contra virus, bacterias y hongos,  hecho que lo hace útil para el tratamiento de heridas infectadas,  fístulas, herpes simples, tiña,  piodermitis y otros procesos sépticos locales. Este producto tiene aprobado el Registro Médico como medicamento para la epidermofitosis, una patología de origen fúngico, muy frecuente en nuestro medio. Ha sido validado su proceso de producción según las normas establecidas por las autoridades sanitarias competentes, y gracias a estas bondades terapéuticas se ha utilizado con buenos resultados en diferentes patologías que afectan a los animales domésticos, en la que se destacan las: Piodermitis canina, Viruela aviar, Dermatomicosis bovina, Sarna psorótica del conejo, sarna localizada en caprino, en el tratamiento de heridas por castración en el cerdo y otros eventos sépticos locales, lográndose en todos los casos un alto por ciento de animales recuperados, con aumento en la frecuencia regenerativa del tejido epitelial lo cual proporcionó que estos animales se incorporaran nuevamente a su actividad productiva (Camps et al., 2006).

Otros mecanismo de acción.
Existen otros mecanismos de acción que validan sus efectos terapéuticos, los que se incluyen:

Pre-condicionamiento oxidativo: la oxidación local de los tejidos por los componentes de los aceites ozonizados pueden estimular mecanismos antioxidantes endógenos y promover la reparación de los tejidos.

Liberación de factores de crecimiento: Diversos componentes de los aceites ozonizados pueden liberar factores de crecimiento como PDGF, TGF-ß y VEGF que pueden incidir en la remodelación tisular.

Oxidación directa: la liberación de ozono, trioxolanos y lipoperóxidos pudiera destruir directamente los microorganismos mediante su oxidación.

Citotoxicidad: compuestos como trixolanos, lipoperóxidos y aldehídos, son citotóxicos para los microorganismos y pueden inactivar rutas enzimáticas claves para su supervivencia.

Propiedades del ozono médico. Bases del tratamiento con Oleozón.
Entre las principales propiedades del Oleozón se incluyen la de ser:

Oxigenante: Se une a la hemoglobina del glóbulo rojo aumentando la capacidad de la sangre de absorber y transportar más O2 a todo el organismo, mejorando así la circulación periférica y la oxigenación celular

Energizante: Estimula el aprovechamiento de los carbohidratos o azúcares (glucólisis) a nivel de las células, activa así el metabolismo energético de las mismas aumentando por tanto la producción de ATP celular.

Inmunomodulador: Estimula a los glóbulos blancos, lo que aumenta las defensas del organismo  en general ante agresiones externas como las infecciones y la detección de células mutágenas que pueden producir cáncer o enfermedades autoinmunes.

Analgésico: Neutraliza los mediadores químicos neurogénicos del dolor.

Antiinflamatorio: Facilita la metabolización y eliminación de los mediadores  que generan el proceso de la inflamación.

Desinfectante: Por acción de los peróxidos, inactiva y elimina todo tipo de microorganismos patógenos es por tanto bactericida, viricida y fungicida.

Regenerador: Promueve la regeneración de distintos tipos de tejidos ya que estimula la secreción de factores de crecimiento, sobre todo el “TGFB1”  (factor  de crecimiento tisular).

Antioxidante: Es el mayor “barredor de radicales libres”. Es el único medio de estimulación.

Tratamientos aplicados en Medicina Veterinaria utilizando el Oleozón en diferentes casos clínicos

         Fuente:(Camps, R., A .2006., 2009., 2011,2012) 


Aplicación tópica en la Castración del cerdo

Antes del Tratamiento                  

 

 

 

 

 

 

 

Figura 1. Lesión por castración
Fuente: Camps, R., A; 2011.  


Después del Tratamiento

Fuente: Camps, R., A; 2011.
Figura 2. El cuarto día post tratamiento


Antes del Tratamiento

Fuente:Camps, R., A; 2011.
Figura 3. Cuarto día después del tratamiento. Totalmente recuperado.
Aplicación tópica Sarna psoróptica del conejo


 

 

 

 

 

Fuente: Camps, R., A. et al., 2012.
Figura 4. Región auricular de la oreja afectada por sarna
Después del Tratamiento


Fuente: Camps, R., A. et al., 2012.
Figura 5. Sexto día después del tratamiento totalmente recuperado.
Observación: En todos los casos clínicos donde fue empleado el Oleozón como alternativa de tratamiento todos los animales fueron recuperados.

 

 

 

 

 

 

Fuente: Camps, R., A. et al., 2016.
Figura 6. Evolución del tratamiento al sexto día
Observación: Se logró la recuperación total de la lesión en el perro sometido a tratamiento.


Resultado de la aplicación tópica del Oleozón en el tratamiento de la sarna localizada en caprino

 

 

 

 

 

 

Fuente: Camps, R., A. et al., 2018.
Figura 7.Aplicación tópica del Oleozón comparado con dos productos de similar acción farmacológica (aceite de Ricino y aceite vegetal).
Observación: Con la aplicación del Oleozón tópico se obtuvo un 100% de animales recuperados frente al aceite de ricino que fue de un 80% de animales recuperado, mientras que los animales que recibieron tratamiento tópico con aceite vegetal no se recuperaron.


 

 

 

 

 

Resultado de la aplicación tópica del Oleozón en el tratamiento postoperatorio de la ablación del divertículo prepucial en sementales porcino.
A la izquierda: durante el tratamiento     A la derecha: después del tratamiento.

Fuente: Camps, R., A. et al., 2019.
Figura 8. Fotos cortesía. Cuesta.    Figura 9. Fotos cortesía. Cuesta.


 

 

 

 

 

 

Fuente: Camps, R., A. et al., 2019.
Figura 10. Fotos cortesía Cuesta.          


 

 

 

 

 

 

Fuente: Camps, R., A. et al., 2019.
Figura 11. Fotos cortesía Cuesta.


Bibliografía.

Camps Ramírez, Ana María; Elías-Calles Fernández, Bárbara; Denis, Rodolfo; Labrada, Arisbel. 2006. El Oleozón, una nueva perspectiva de tratamiento en la Medicina veterinaria REDVET. Vol. VII, Nº 10, Octubre 2006.

Camps, R, Ana María; Téllez Pardo, Aimari; Valero, Ernesto. 2009. Efectos terapéuticos del Oleozón en la Piodermitis Canina, considerando algunos procedimientos microbiológicos y micológicos. REDVET 2009 Vol. 10, Nº 12
Diciembre 2009.

Camps, R., A. 2011. Determinación del efecto cicatrizante del Oleozón en la castración del cerdo. Vet. Arg. – Nº 280/2 – Agosto 2011.

Camps, R, Ana María; Janine Payne, Diandra; Rosales, Adahí; Rosete, Migdalia; Rodríguez, Yoel 2012. Aplicación tópica del Oleozón en la sarna psoróptica del conejo. Vet. Arg. – Vol. XXIX – Nº 293 – Septiembre 2012.

Camps, R., A. Jiloi, A., Milanés V, I., De Olivera, M. Aplicación tópica del Oleozón como alternativa de tratamiento en la sarna localizada en caprino. Vet. Arg. – Vol. XXXIII – Nº 344 Diciembre 2016.

Camps Ramírez, Ana María; Milanés Vega, Isabel; De Lourdes, Octilia; Bonell Mora, Imayasil; Cassinda, Víctor; dos Santos, Justo; Hombo Josias, Hamilton. 2016 .Aplicación tópica del Oleozón en caso clínico de lesiones del pabellón de la oreja en un perro. Vet. Arg. – Vol. XXXIII – Nº 333 – Enero 2016.

Camps, R., A. Camps, Oliva., E. Milanés V, I. El Oleozón como alternativa de tratamiento en medicina veterinaria. Su impacto en la salud animal. Vet. Arg. Vol. XXX – Nº 357 – Enero 2018.

Camps, R. A., Cuesta, G, A. 2019. Aplicación  tópica del Oleozón en el tratamiento postoperatorio de la ablación del divertículo prepucial en sementales porcino. Vet. Arg. – Vol. XXXVI – Nº 375 – Julio 2019.

Menéndez S., Falcón L., Simón D.R., Landa N. 2002. Efficacy of ozonized sunflower oil in the treatment of tinea pedis.

Menéndez ,S., Falcón L., Daniel R., Garbayo E., Moya S., Abreu M. 2008: Aceite ozonizado en Dermatología. Experiencia de 9 años, Revista CENIC Ciencias Biológicas, 29(3):192-195.