keyboard_arrow_up
agosto 2021

Medidas a tomar en cuenta para la prevención y control del aborto en vacas.

Vet. Arg. – Vol.  XXXVIII – Nº 400 – Agosto 2021.

Alejandro Córdova-Izquierdo1, Javier Albor-Amador2, Rubén Huerta-Crispín3, Juan Eulogio Guerra-Liera4, Armando Gómez-Vázquez5, Javier Olivares-Pérez6, Abel E, Villa-Mancera3, Carlos J. Bedolla-Cedeño7 y Raúl Sánchez-Sánchez8

Resumen
El aborto se define como la expulsión del producto de la fecundación no viable. Representa uno de los problemas más inquietante entre los ganaderos, por la gran pérdida que significa. La prevención del aborto en las unidades de producción animal (UPAS) depende de buen diagnóstico de la causa del aborto, planes de vacunaciones contra patologías abortivas, desparasitación y buenas prácticas de higiene y sanidad; así como buen manejo en la nutrición y alimentación. En este trabajo, se describen algunas medidas a tomar en cuenta para su prevención control.

Palabras clave: aborto, vacas, prevención, control.

Measures to take into account for the prevention and control of abortion in cows
Summary
Abortion is defined as the expulsion of the non-viable fertilization product. It represents one of the most disturbing problems among ranchers, due to the great loss that it means. The prevention of abortion in animal production units (UPAS) depends on a good diagnosis of the cause of abortion, vaccination plans against abortive pathologies, deworming and good hygiene and sanitation practices; as well as good management in nutrition and food. In this work, some measures to be taken into account for their prevention and control are described.

Keywords: abortion, cows, prevention, control.
1Departamento de Producción Agrícola y Animal. Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco, Ciudad de México, México. 2Estudiante de la Lic. En Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco, Ciudad de México, México. 2Facultad de Veterinaria. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México. 3Facultad de Agronomía. Universidad Autónoma de Sinaloa, México. 4Dvisión de Ciencias Agropecuarias. Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, México. 5Facultad de Veterinaria. Universidad Autónoma de Guerrero, México. 6Universidad Autónoma de Guerrero, México. 7Universidad de San Nicolás de Hidalgo, Michoacán, México. 8Dpto. Reproducción Animal – INIA. Ctra. de La Coruña, Km 5,9. 28040 MADRID, España. Autor de correspondencia: Dr. Alejandro Córdova Izquierdo (acordova@correo.xoc.uam.mx)

Introducción
A continuación, se describen medidas a tomar en cuenta para la prevención y control del aborto en vacas.

Bioseguridad
La bioseguridad involucra todas aquellas actividades y acciones que son llevadas a cabo para evitar la introducción de agentes infecciosos o productos de ellos hacia un área o grupo de animales. Usualmente si algún agente infeccioso o sus productos ya se encuentran presentes todas las acciones para evitar su diseminación entre los animales de una zona o lugar se conoce como biocontención. La bioseguridad aplicada a los sistemas pecuarios implica el uso de herramientas disponibles para evitar la introducción, diseminación, control y erradicación de agentes infecciosos y sus productos tanto en animales domésticos como silvestres. Este concepto ha emanado de la modernización de los procesos tecnológicos para generar animales, productos y subproductos de estos inocuos y seguros tanto para animales como para humanos. La bioseguridad en el hato puede establecerse a varios niveles según el riesgo que cada productor o administrador del hato desee aceptar para sus animales. Una consideración importante cuando se define el nivel de bioseguridad que se desea tener es estimar el impacto potencial de la infección-enfermedad y sus consecuencias económicas (Avalos y Cervantes, 2013). Si bien, la principal fuente de entrada para patógenos hacia el rancho son los mismos bovinos, ya sea incubando una enfermedad de reciente adquisición o de forma latente o persistente, otras formas de dispersión deben de tenerse en cuenta y van desde el uso de semen y embriones hasta alimentos (forraje, concentrados), agua, animales silvestres (aves, venados, coyotes, ratas) o “callejeros” (bovinos u otros rumiantes que deambulan libres entre los ranchos), garrapatas y otros insectos chupadores, vehículos de transporte, trabajadores, visitantes o mascotas con acceso a otros ranchos (Avalos y Cervantes, 2013).

El principio fundamental de cualquier programa de control y erradicación de BVD es reducir la prevalencia de animales con infectados en una población y evitar la creación de nuevos animales infectados. Esto se puede lograr mediante; (a) Test-and-Cull, para identificar y eliminar animales; (b) Mejoras en la bioseguridad, para reducir la transmisión del virus a una población y / o (c) Vacunación, para proteger al feto de la infección y, por lo tanto, reducir el desarrollo de la enfermedad . El grado con el que se reduce la enfermedad es diferente para el control en comparación con la erradicación. Los programas de control tienen como objetivo reducir la prevalencia de la enfermedad a un nivel relativamente bajo y manejable, mientras que los programas de erradicación tienen como objetivo proporcionar una ausencia continua de la enfermedad en la población. Se ha demostrado que ambos objetivos, con respecto a BVD, son alcanzables y pueden llevarse a cabo a nivel de granja nacional, regional o individual (Evans et al., 2018)

Diagnóstico
El buen rendimiento reproductivo es de gran importancia. a la economía de la cría de ganado tanto en productos lácteos como rebaños de ganado vacuno. Los abortos esporádicos ocurren en todos los rebaños con el tiempo, pero generalmente son de menor importancia y, en muchos casos, no se investiga la causa. Por otro lado, los abortos múltiples pueden ocurrir repentinamente o persistir por un período más largo y, por lo tanto, tener un impacto en la situación financiera de la granja, debido a la baja producción de leche, aumento de los intervalos de parto, falta de suficiencia de futuros reproductores y menos machos para engorde o venta (Sánchez, 2018).

Las causas del aborto pueden ser infecciosas o no infecciosas en etiología. Aunque causas no infecciosas ha ganado más atención durante los últimos años, las infecciones generalmente se consideran más importantes debido a su potencial abortivo significativo y porque algunos organismos como Brucella spp. son zoonóticos, además, las infecciones son tradicionalmente más fáciles de diagnosticar. que las causas no infecciosas (Wolf‑Jäckel, 2020). Se ha estimado que en EE. UU. sólo se diagnostica del 25 al 40 % de las causas de aborto, aun cuando se remita el feto al laboratorio y se ha observado que el 90 % de los casos diagnosticados son de origen infeccioso). En México se estima que permanecen como desconocidas las causas de los abortos en más de un 70 % de las veces (Meléndez et al, 2010).

El diagnóstico del aborto depende de varios aspectos fundamentales: 1) La disponibilidad de una buena historia clínica. 2)Una adecuada recolección, conservación y envío de la muestra al laboratorio. 3)Una buena capacidad diagnóstica. Si esto se cumple, alrededor del 45% de los casos de abortos pueden ser diagnosticados adecuadamente (Follmer, 2017).

La metodología para realizar un diagnóstico de abortos en el hato debe apoyarse fuertemente en la revisión de los registros del hato y en las pruebas de laboratorio tanto de fetos, animales que han abortado como de otros que no han abortado. Un enfoque epidemiológico combinado con pruebas séricas, histo-patología, bacteriología y toxicología es un procedimiento rentable que permite determinar si agentes infecciosos, tóxicos o deficiencias nutricionales están presentes en el hato, precisar el riesgo de aborto para animales individuales relacionados con dichos agentes y entender el patrón de la transmisión de la enfermedad dentro del hato. Es necesario tener en cuenta los siguientes elementos. Historia clínica del hato, Historia clínica individual, Necropsia del feto, Pruebas, serológicas, Análisis del alimento, Análisis del agua (Ospina, 2016).

Diagnóstico para brucelosis
El diagnóstico definitivo de la brucelosis es el diagnóstico directo o bacterio-lógico, que consiste en la demostración, aislamiento y tipificación del agente causal. El diagnóstico indirecto, que comprende la búsqueda de anti-cuerpos específicos (diagnóstico serológico). Existen unas innumerables pruebas que se utilizan para su diagnóstico serológico, la prueba tamiz más utilizada y sencilla es la aglutinación con antígeno Rosa de Bengala o Card test y las pruebas complementarias son la de seroaglutinación lenta en tubos (SAT) y la prueba de aglutinación con 2- mercaptoetanol (2-Me) (Cáceres, 2018).

Diagnóstico para campylobacteriosis
El diagnóstico que se realiza es la inmunofluorescencia directa (IFD), el cultivo, la detección por técnicas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa). Los problemas de los falsos negativos suelen asociarse a las bajas cargas bacterianas en general menos de 10 UFC/mL. La especificidad se encuentra en aproxima-damente 89% (Cáceres, 2018).

Diagnóstico leptospirosis
Dado que la leptospirosis suele cursar de forma subclínica en la gran mayoría de los animales, las herramientas de laboratorio son fundamentales para llegar a un correcto diagnóstico de la enfermedad. Para esto, hoy en día las pruebas diagnósticas son de dos tipos, las directas que detectan la presencia de la bacteria o su ADN en diversos tejidos o sangre y las de tipo indirectas, o serológicas, que detectan la presencia de anticuerpos en suero. El tipo de diagnóstico depende de qué momento de la enfermedad que se está cursando y el método a utilizar.

Figura 1. Pruebas diagnósticas serológicas y de detección del microorganismo, según etapa de infección (Ávila, 2019).

Las alternativas del diagnóstico de laboratorio para leptospirosis bovina consisten en examen directo de muestras sospechosas en microscopio de campo oscuro (MCO); cultivo de leptospiras a partir de muestras clínicas; detección de anti-cuerpos a partir de pruebas serológicas y detectar la presencia de ADN por técnicas de biología molecular (Ávila, 2019).

Pruebas de anticuerpos
Las pruebas de anticuerpos específicos de virus se usan predominantemente para distinguir entre animales que previamente han sido expuestos al virus (o antígenos virales en el caso de vacunas inactivadas) y que tienen anticuerpos circulantes, y animales que son ingenuos y, por consiguiente, susceptibles a la infección. En los programas de control, las pruebas de anticuerpos se usan comúnmente como una herramienta de detección para que los rebaños identifiquen a los que han estado expuestos y los que no han sido expuestos. Las pruebas de diagnóstico para identificar Abs a los virus bovinos incluyen el ensayo de inmunosorción enzimática (ELISA), la prueba de neutralización del virus (VNT) o, con menos frecuencia, la inmunodifusión en gel de agarosa (AGID) y la prueba de inmunofluorescencia indirecta (IFAT) (Evans et al., 2018).

Diagnóstico de diarrea viral bovina (DVB)
Para determinar la presencia del VDVB (detección de animales PI o infección aguda) se cuenta con las siguientes metodologías: Aislamiento viral, detección del antígeno viral, detección del genoma viral, El aislamiento viral se puede realizar a partir de diversas muestras como hisopados nasales u oculares, sangre entera (fresca sin congelar), suero, plasma, semen, órganos obtenidos de necropsias: preferentemente aquellos que tengan alta concentración de células linfoideas: placas de Peyer, íleon, bazo, timo (fetos), pulmón e hígado. El procedimiento lleva como mínimo tres semanas de trabajo debido a la necesidad de realizar múltiples pasajes en líneas celulares susceptibles al VDVB. A través de estos pasajes celulares se logra aumentar la concentración del virus y el último paso implica el revelado a través de la detección del antígeno viral en las células infectadas con anticuerpos policlonales o monoclonales marcados con fluorocromos (inmunofluorescencia) o bien detectar el genoma viral por RT-PCR (reacción de transcriptasa reversa seguido de reacción en cadena de la polimerasa) (Barbagaleta, 2019).

Diagnóstico de Neospora canium
El diagnóstico de N. caninum puede ser dificultoso debido a que la mayoría de casos se presentan de manera asintomática en los animales infectados crónicamente y la presencia de fetos abortados con bajo número de la parasitosis. Esto puede ser demostrado mediante pruebas serológicas como no serológicas. Dentro del diagnóstico serológico se puede encontrar distintas pruebas como el Ensayo Inmunoabsorbente Ligado a Enzimas (ELISA), cuya ventaja es el bajo costo y poca demanda de tiempo. La técnica de Inmunoblot (IB) es importante en la detección de antígenos inmunodominantes y es la técnica confirmatoria de otras pruebas como IFI o ELISA. Otra prueba deter-minada es la aglutinación directa que requiere de taquizoitos fijados en formalina y de diluciones del suero con la finalidad de observar la formación de aglutinación si es que existe la presencia de anticuerpos específicos. La Inmunofluorescencia indirecta (IFI) sigue siendo una de las pruebas estándar que son utilizadas y comparadas con otras técnicas desarrolladas. Los resultados positivos muestran una fluorescencia que bordea al taquizoito y un resultado negativo solo muestra la fluorescencia en la zona apical del parásito. Las ventajas de esta técnica son la especificidad y sensibilidad que presentan en la detección de N. caninum basados en estudios previos (Matienzo, 2019).

Vacunación
El aborto a menudo se asocia con la retención del feto (membranas) pero rara vez afecta la fertilidad futura del bovino, la protección efectiva a través de la vacuna no solo proporciona inmunidad a la madre sino que también protege al feto de las propiedades abortivas del patógeno. La selección de la vacuna dependerá de los objetivos del productor a la luz de la historia del rebaño y el esquema de manejo actual.

El efecto protector de la vacunación variará entre granjas y entre períodos de tiempo basados ​​en el nivel de inmunidad de rebaño y animal individual, grado de desafío viral, características virales y el momento de la administración de la vacuna y la exposición viral

Se ha reportado en todo el País, la alta prevalencia de enfermedades reprodu-ctivas. En estudios parciales efectuados en establos seleccionados, se han encontrado anticuerpos en contra de la rinotraqueitis infecciosa bovina, la diarrea viral bovina, neosporosis y leucosis bovina y en algunos ranchos de ganado productor de carne con problemas de baja producción ganadera, se ha detectado que es alta la presencia de piroplasmosis, anaplasmosis, leptospirosis, diarrea viral bovina, rinotraquitis infecciosa y neosporosis (Avalos y Cervantes, 2013).

La prevención completa contra las enfermedades no existe; por lo tanto, cualquier plan de bioseguridad de una granja requiere un buen programa de vacunación orientado a prevenir las enfermedades a las que el ganado bovino puede estar expuesto. La eficacia de las vacunas depende de la respuesta inmunitaria del animal. Es decir, administrarle vacunas al ganado bovino no garantiza la inmunidad del hato. Determinados factores como la alimentación, los traslados y el estrés social o climático pueden disminuir el nivel de respuesta inmunitaria. Reducir al mínimo el estrés al que están expuestos los animales ayuda a mejorar la protección contra enfermedades del hato. Es importante manipular y administrar las vacunas según las instrucciones que se indican en la etiqueta del fabricante. De esa manera se puede mantener la integridad de la vacuna y brindar protección contra la enfermedad que se quiere prevenir (Cleere et al., 2012)

El aplicar un plan de vacunación adecuado den la producción bovina es fundamental ya que evitara el desarrollo de diferentes patologías las cuales puedan inducir abortos y el desarrollo de diferentes consecuencias como infertilidad parcial, retraso en la concepción lo que conducirá a pérdidas económicas para el productor.  Muchos programas de vacunación actuales solo vacunan ganado de cría de reemplazo con un protocolo de vacunación de dos pasos. Sin embargo, recientemente se ha demostrado que la vacunación de terneros contra BVD puede dar como resultado respuestas inmunes marcadamente diferentes y mejores tasas de crecimiento en comparación con los terneros no vacunados que están expuestos al ganado. Estos hallazgos sugieren que los bovinos susceptibles, tanto jóvenes como en edad reproductiva, deben vacunarse contra BVD como un medio para controlar la producción y las pérdidas reproductivas asociadas con infecciones transitorias de BVD (Evans et al., 2018)

La vacunación recomendado para bovinos es:

Cuadro 1. Vacunación para bovinos.

 

Cuadro 2. Principales causas de aborto, fuente de infección, periodo en el que se tendrá la pérdida del producto, método diagnóstico, medidas de prevención (Córdova et al., 2019).

Vacunación contra brucelosis bovina
Para prevenir se utiliza vacunas vivas, atenuadas como la vacuna cepa 19 y la vacuna cepa RB 51. La cepa 19 tiene baja patogenicidad y buena inmuno-genicidad, con el fin de reducir la probabilidad de reacciones serológicas post-vacunales prolongadas, esta vacuna se administra obligatoriamente a las terneras entre los tres a ocho meses de edad, una sola vez en la vida. Esta vacuna confiere protección relativa contra el aborto y la infección y no protege a los animales en período de incubación. El empleo de esta vacuna tiene algunos inconvenientes ya que carece de inocuidad para las hembras gestantes (posibles abortos) y para los machos (puede provocar infecciones genitales crónicas). Por otro lado, la inmunización del bovino con B. abortus cepa 19 induce la formación de anticuerpos que pueden confundir el diagnóstico en el caso de que la vacuna sea aplicada fuera de las edades establecidas (Cáceres, 2018).

Prácticas generales de bioseguridad 

  • Desinfección del equipo que no sea desechable (Tatuadores, pistolas de implantes, instrumentos para hacer muescas de orejas, descarnadores etc.).
  • Verificar contantemente el comportamiento bovino para poder identificar de manera oportuna posibles signos de enfermedad.
  • Identificación y actualización de registros con regularidad.
  • Mantener al ganado alejado de la fauna silvestre o ajena al hato (Perros).
  • Desarrollo de un protocolo para la eliminación de cadáveres.
  • Eliminación o aislamiento de animales enfermos que representen un riesgo para el hato.
  • Evitar la contaminación del alimento con haces y orina.
  • Control de plagas y limitar al acceso al alimento para el ganado.
  • Mantener un calendario de vacunación y desparasitación adecuados para el hato.
  • Realizar el reporte de enfermedades de notificación obligatoria.

La diarrea viral bovina se ha incluido en la lista de enfermedades de notificación obligatoria de la OIE, principalmente como resultado de su potencial de propagación internacional. Si bien actualmente no existen requisitos formales de presentación de informes para BVD, los países con programas de control nacionales o regionales pueden tener ciertas reglamentaciones para los agricultores afiliados que restringen de manera efectiva el comercio con animales de estado sospechoso o desconocido de BVD (Evans et al., 2018).

Conclusión
El problema de abortos en bovinos representa un desafío constante para la industria ganadera debido a que genera importantes pérdidas y dificulta el manejo reproductivo de los bovinos. Esto es ocasionado por medidas deficientes de sanidad, un manejo inadecuado del hato o a la falta de un adecuado calendario de vacunación. Las medidas de bioseguridad serán fundamentales ya que mediante diferentes estrategias como vacunación y desparasitación adecuadas se podrán prevenir las principales causas de aborto bovino y con ello mantener una producción contante y redituable para el propietario.

Bibliografía
Ávila, S. 2019. Evaluación de un kit de Elisa indirecto para el diagnóstico de leptospirosis bovina. 05/07/2020, de Universidad República de la Facultad de Veterinaria.
Sitio web: https://bibliotecadigital.fvet.edu.uy/bitstream/handle/123456789/2571/FV-33923.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Avalos, R., Cervantes, R. 2013. Plan de Desarrollo Empresarial para Productores y Organizaciones Ganaderas. 29/06/2020, de Consorcio Técnico del Noreste de México, A.C.
Sitio web: http://www.veterinaria.uanl.mx/conacyt/PUNTO_6_COOPERACION_CON_OTROSSECTORES/VINCULACION/18_3_INFORMES_RELACIONADOS_CON_LA_VINCULACION/PRESENTACIONES_RELACIONADAS_CON_VINCULACION/17_Manual_Manejo_%20Administrativo_Hato.pdf

Barbagaleta, M., Garcia, S. 2019. Diarrea viral bovina: Impacto en rodeos de cría y medidas de control. 07/07/2020, de UNCPBA
Sitio web: https://www.ridaa.unicen.edu.ar/xmlui/bitstream/handle/123456789/2135/MARTINEZ%20BARBAGELATA%2C%20EMILIANO.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Careces, L. 2018. Diagnóstico de las principales enfermedades reproductivas en toros de diferentes establecimientos ganaderos del Paraguay. 07/07/2020, de Universidad Nacional de Plata.
Sitio web: http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/77160/Documento_completo.pdf-PDFA.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Cleere, J., Gill, R. 2012. Bioseguridad en las instalaciones de ganado bovino para carne. 30/06/2020, de Fazd center.
Sitio web:
http://iiad.tamu.edu/wp-content/uploads/2012/02/BeefCattle_FAZD_41.pdf

Córdova, A., Xolalpa, V., Méndez, M., Villa, M., Huerta, C., Juárez, C., Sánchez, A., Olivares, P., Guerra,J., Cansino, A., Méndez, H., Lopez, J. 2019. El aborto y días abiertos, servicios por concepción e intervalo entre partos en vacas. 28/06/2020, de Universidad Autónoma Metropolitana.
Sitio web:
https://www.engormix.com/ganaderia-leche/articulos/cuba2015-aborto-dias-abiertos-t33103.htm

Evans, C., Pinor,B., Larska, M., Giaham, D., Shwaizer,M., Gondam, C., Decaro, N., Ridpath, J., Coralyn, M. 2018. Lagunas de conocimiento global en la prevención y el control del virus de la diarrea viral bovina (BVD). Enfermedades transfronterisaz y emergentes, 66, 2.

Follmer, A. 2017. Estudio retrospectivo de leptospirosis en fetos bovinos en la provincia de la pampa. 06/07/2020, de Universidad Nacional de la Plata.
Sitio web: http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/83641/Documento_completo.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Melendez, R., Valdivia, A., Rangel, E., Diaz, E., Segura, J., Guerrero, A. 2010. Factores de riesgo asociados a la presencia de aborto y desempeño reproductivo en ganado lechero de Aguascalientes, México. Revista Mexicana de Ciencias Pecuarias, 1-4, 8.

Ospina, T. 2016. Aborto: causas, diagnóstico y consecuencias. 30/06/2020, de Universidad Cooperativa de Colombia.
Sitio web:
https://repository.ucc.edu.co/handle/20.500.12494/5044

Sanchez, A. 2010. Parámetros reproductivos de bovinos en regiones tropicales . 25/06/2020, de Universidad Veracruzana.
Sitio web:
https://www.uv.mx/personal/avillagomez/files/2012/12/Sanchez-2010._Parametros-reproductivos-bovinos.pdf

Sanchez, M. 2018. Aborto bovino: revisión de sus factores etiológicos. 02/07/2020, de Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Cooperativa de Colombia.
Sitio web: https://pdfs.semanticscholar.org/d9a3/e2da85c4fea971d480ea0112d8c36d48e0f8.pdf

Wolf-Jackel,G., Sif, M., Larsen, G., Holm, E., Agerholm, J., Sensen, T. 2020. Diagnostic studies of abortion in Danish cattle 2015–2017. Acta Veterinaria Scandinavica, 62:1, 2-12.