keyboard_arrow_up
agosto 2009

Deformaciones articulares en terneros causadas por deficiencia de fósforo.

Joint deformations in calves caused by phosphorus deficiency.
Cseh1, S., Odeón1, A., Gamietea2, I. y Mugarza2, S.
(1) Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, EEA Balcarce.(2) Actividad privada.
Revista Argentina de Producción Animal 28(1): 31-37 (2008).

Resumen.
El objetivo de este trabajo fue determinar si la presencia de alteraciones óseas en terneros se relaciona con una deficiencia de fósforo. Se tomaron muestras de sangre de ocho terneros de entre 10 y 11 meses de edad, de un rodeo de 65 animales, para cuantificar fósforo, calcio, magnesio y cobre. Los animales presentaban las epífisis de los miembros engrosadas, dificultad motriz, envaramiento, fracturas espontáneas y pezuñas deformadas con seños. También se obtuvieron muestras del pasto y agua que consumían los animales. Para realizar un diagnóstico diferencial con una deficiencia de cobre, se analizaron muestras de este mineral en sangre, hígado y pastura. Se determinó el contenido de fósforo y calcio en costilla y vértebra cervical y de cobre en hígado de un ternero sometido a necropsia. Se realizó el estudio histopatológico del material óseo. Para la identificación de la matriz ósea se hizo la tinción de Schmorl. La cuantificación del calcio, magnesio y cobre en las distintas muestras se realizó por espectrofotometría de absorción atómica. El fósforo se dosó mediante técnica colorimétrica previa formación de un complejo de azul de molibdeno. Los sulfatos en el agua de bebida se estimaron por turbidimetría. Todos los animales estudiados presentaron hipofosfatemia. El contenido de calcio y fósforo encontrado en costilla y vértebra cervical fue de 20,1 y 16% para el calcio y 11 y 9,5% para el fósforo, respectivamente. Las lesiones microscópicas encontradas fueron leves y consistieron en mineralización desordenada del hueso, osteoide pobremente mineralizado y resorción de conductos de Havers. La concentración de cobre en hígado fue de 162 ppm. El contenido de minerales en el forraje fue el siguiente (base materia seca): calcio 0,36%, fósforo 0,13% y cobre 7,7 ppm. La calidad química del agua en estudio fue apta para consumo animal. Se concluye que la patología detectada en los animales podría diagnosticarse como una deficiencia de fósforo de origen primario.