keyboard_arrow_up
diciembre 2011

Tuberculina PPD Aviar, de Ceva.

Ceva Salud Animal, el laboratorio de origen francés que llegó a la Argentina a mediados del 2011, presenta el reactivo biológico para el diagnóstico de la tuberculosis animal, Tuberculina PPD Aviar. Este producto, elaborado a nivel comercial únicamente por Ceva en todo Latinoamérica, se utiliza para detectar tuberculosis en bovinos, porcinos, aves y  fauna salvaje.
Actualmente, Ceva es el único laboratorio comercial en producir este biológico, ya que sólo entidades estatales en México y en Argentina, realizan  la actividad en  Latinoamérica.
El Derivado Proteico Purificado (PPD) de Tuberculina Aviar es una preparación obtenida a partir de productos solubles sometidos a tratamiento térmico del cultivo y la lisis del Mycobacterium avium D4 ER. El reactivo producido cumple con los estándares  nacionales e internacionales de 25.000 Unidades Internacionales, 0.5 mg /mL y los controles de serie de esterilidad, inocuidad, potencia y estabilidad.
Según datos oficiales, la faena de 10.000.000 de bovinos en  frigoríficos autorizados revela la presencia de alrededor de 150.000 reses positivas a tuberculosis. El control de la tuberculosis animal, enfermedad zoonótica, permitirá avanzar en la lucha para  lograr la erradicación en la población humana.
Aplicación:
La prueba cervical comparativa se realiza en bovinos inoculando la tuberculina PPD Bovina en la tabla del cuello y a los 12.5 cm del mismo, la tuberculina PPD Aviar. A las 72 horas post inoculación se observará la reacción positiva por la inflamación local con induración y eritema. Es posible establecer así, si el ganado está infectado por Mycobacterium bovis ó por otras micobacterias que producirán reacciones inespecíficas.
En porcinos la inoculación se realiza en la base de las orejas derecha e izquierda con ambas tuberculinas PPD Bovina y Aviar y lectura a las 48 horas, en los cerdos se desarrolla infección y/o enfermedad y su diagnóstico es relevante no solamente en lo que a esta especie se refiere, sino también como reservorio hacia otros mamíferos.
En las aves se inocula con la tuberculina PPD Aviar el barbillón, a las 48 horas, se compara la lectura con el barbillón no inoculado.