keyboard_arrow_up
diciembre 2014

Laboratorio de PANAFTOSA reconocido como laboratorio de referencia para fiebre aftosa y la estomatitis vesicular por la OIE y FAO.

Panaftosa cuenta ahora con un laboratorio de vanguardia para manipular agentes patógenos peligrosos. El establecimiento cumple con las normas más altas de bioseguridad y bioprotección establecidas por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) para el nivel de bioseguridad 4.

La inauguración oficial en 18 de septiembre de 2014 del laboratorio de referencia de PANAFTOSA, en Pedro Leopoldo (Brasil), marca la finalización de un largo trayecto, que comenzó a fines de años noventa, cuando el laboratorio del centro de la OPS en Duque de Caxias (Rio de Janeiro) tuvo que dejar de manipular las muestras vivas del virus de la fiebre aftosa debido —paradójicamente— al avance que se había logrado en cuanto a la eliminación de esa enfermedad en ese estado.

El laboratorio se encuentra adyacente al Laboratorio Nacional Agrícola del Brasil (LANAGRO) y está ubicado dentro de un gran complejo que pertenece al Ministerio de Agricultura, en el Estado de Minas Gerais, a casi 500 km de la sede del centro, cerca de Rio de Janeiro, donde solía funcionar el laboratorio anterior.

PANAFTOSA y LANAGRO se rigen por rigurosas medidas de biocontención a fin de prevenir la contaminación dentro del complejo. La entrada y salida del área de laboratorio de nivel de bioseguridad 4 requiere un cambio completo de ropa, ducha y otras precauciones de seguridad para mitigar todo riesgo. Solo un número reducido de personas designadas puede acceder a las salas de trabajo por medio de una contraseña.

Inicialmente, el laboratorio se centrará en su misión original: brindar apoyo a la eliminación de la fiebre aftosa en la Región mediante servicios de diagnóstico para los Estados Miembros, formulación de normas con respecto a las pruebas y las vacunas, y distribución de los reactivos biológicos de referencia para los laboratorios nacionales de los países de la Región.

altLa fiebre aftosa es una enfermedad sumamente infecciosa, a veces incluso mortal, que afecta al ganado bovino y otros animales biungulados (es decir, de pezuña hendida). La enfermedad constituye una barrera para el movimiento y el comercio nacional e internacional de animales y sus productos, con consecuencias negativas tanto sociales como económicas.

Otras enfermedades prioritarias para PANAFTOSA son algunas zoonosis, como la encefalitis equina y la gripe zoonótica, que podrían incorporarse en un futuro en la labor del laboratorio. Esto dependerá de una evaluación de los riesgos biológicos en la que se asegure que se han cumplido los requisitos para manipular este tipo de agentes patógenos dentro del establecimiento y del acuerdo de las autoridades brasileñas.

El laboratorio es el primero en América del Sur en ser reconocido como laboratorio de referencia para la fiebre aftosa y la estomatitis vesicular tanto por la OIE como por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). También tiene la distinción de estar administrado por una organización internacional y estar integrado con una organización de salud pública como la OPS/OMS. Muchos laboratorios de referencia de la OIE y de la FAO funcionan dentro de las instituciones nacionales y, a menudo, carecen de las funciones complementarias de prestar cooperación técnica para la vigilancia y el control de las enfermedades, y no están en estrecha colaboración con las autoridades de salud pública.
Un virólogo de PANAFTOSA supervisará el trabajo del laboratorio de referencia, con el apoyo de cinco técnicos. El equipo de Pedro Leopoldo depende directamente de PANAFTOSA.

Desde la creación de PANAFTOSA en 1951, el gobierno brasileño ha proporcionado generosamente los edificios y las instalaciones necesarias para alojar este centro de la OPS, así como equipo y materiales. Sin embargo, a fines de los años noventa cuando el Estado de Rio de Janeiro fue declarado “libre de fiebre aftosa con vacunación”, ya no fue posible trabajar con el virus vivo de fiebre aftosa en el laboratorio del centro, de nivel de bioseguridad 2. Desde entonces PANAFTOSA ha estado usando temporalmente el Laboratorio Nacional Agrícola de Belem, en el Estado de Pará, al norte del país, donde la enfermedad es todavía endémica. Esta solución resultó ser un reto, en particular para manejar los graves brotes internacionales como el que ocurrió en el Cono Sur en el 2001.

El fortalecimiento de la capacidad en materia de laboratorios de PANAFTOSA fue una recomendación que el Grupo Asesor Externo sobre Salud Pública Veterinaria le hizo a la Directora de la OPS, en la cual se solicitaba un esfuerzo especial a corto plazo encaminado a lograr la construcción, el mejoramiento y la acreditación de redes de laboratorios que incluyeran centros de referencia con condiciones adecuadas de bioseguridad. Por otro lado, también responde a la recomendación del 51.º Consejo Directivo, que manifestó que en vista de la convergencia de la salud humana y animal, es cada vez mayor la necesidad de ejercer el liderazgo en el área de las zoonosis, la inocuidad de los alimentos y la seguridad alimentaria.

Fuente: PANAFTOSA.
___________________________________________________________________