keyboard_arrow_up
julio 2010

Meningioma Psamomatoso en Canino: Presentación de un Caso Clínico.

López Vale, H1; Fidanza, M3; Gonzalez, S3; Pereira, M3; Gabriele, C3; Pretti, R3 ; Vartabedian  A3 ; Duchene, A3 ; Suraniti, A2 ; Mira, G3
Vet. Arg. – Vol.  XXVI I –  Nº  267 – Julio 2010.

Resumen.
Los meningiomas son importantes tumores en caninos y felinos. Estudios de estas neoplasias han mostrado una diversidad histopatológica  entre los patrones mesenquimático y epitelial. Los signos clínicos depende de su localización y efectos secundarios .Marcha circular o compulsiva y convulsiones son comunes. Los meningiomas espinales pueden producir incoordinación o déficit motor.

El objetivo de este informe es incluir al meningioma como causa de incoordinación o praparesia en caninos.
Palabras clave: meningioma, tumores del sistema nervioso central(SNC), canino

Summary.
Meningiomas are very important tumors of the canine and feline CNS. Study of these neoplasms has shown a histopathological diversity with both mesenchymal and epithelial patterns.Clinical signs depend on their location and secondary effects.Circling ,propulsive gait,seizures commonly occur.Spinal meningiomas result in  deficits reflecting spinal cord or their movements.

The objective is included meningioma to produce incoordination or paraparesis in canines
Key words: meningiomas, tumors od the CNS, canine.

1 Unidad Diagnóstico por Imágenes; 2 Unidad Neurología; 3 Unidad Laboratorio. Hospital Escuela Facultad Ciencias Veterinarias UBA, Chorroarin 280, Buenos Aires, Argentina. medivet@arnet.com.ar

Introducción.
Los meningiomas son las neoplasias intracraneanas más frecuentes. Hay una gran variedad de patrones histológicos, entre ellos la forma psamomatosa,  en la que  pequeños vasos se hialinizan (degeneran) e incrustan con sales de calcio, formando los cuerpos de psamomas. Usualmente  solitarios, bien definidos, firmes, blancos y finamente capsulados. Algunos meningiomas  se adhieren secundariamente a la duramadre. El crecimiento es expansivo. Son infiltrativos localmente, pero rara vez metastásicos. Los signos clínicos dependen de su localización, velocidad de crecimiento y efectos secundarios (en el cerebro derrames o herniación). A pesar de ser tumores benignos, pueden causar efectos graves debido a la compresión del parénquima cerebral o la médula espinal.  Muchos pueden estar asociados con un curso progresivo de signos neurológicos que se desarrollan en algunas semanas o meses.

Presentación del caso clínico.
Se presenta a la consulta un canino macho, dogo argentino, de 6 años de edad, con inestabilidad en el tren posterior, con una evolución de cuatro semanas. En el examen objetivo general presentaba buen estado de salud y los parámetros fisiológicos normales. En el examen neurológico se observó ataxia con déficit propioceptivo del tren posterior; el resto de la evaluación neurológica no presentó  alteraciones ( reflejos  normales ) . Se solicitaron análisis de rutina (hemograma, bioquímica sanguínea) no detectándose anormalidades en los mismos , y  serología  de toxoplasmosis (aglutinación directa: <1/64 e inmunofluorescencia indirecta: < 1/128). Se  realizaron radiografias  simples de columna cervical ,bajo sedación: látero lateral,  en extensión y flexión, en las cuales sólo  se evidenció mineralización de los discos intervertebrales C3-C4 y C5-C6. Se tomaron radiografías simples de columna torácica  y lumbosacra, no observándose  signos radiográficos  significativos de compresión medular. Se realizó un estudio de linfoproliferación, el cual permite evaluar la posibilidad de una mielopatía degenerativa, cuyo resultado fue de normalidad. Se solicitó una resonancia magnética de columna (foto Nº 1 y 2) , la cual permitió evidenciar la presencia de una formación extradural a nivel de L4-L5, en la porción izquierda del piso del canal  medular, la cual generaba una impronta sobre el saco dural en la porción izquierda. Se instauró tratamiento con prednisolona 1 mg/kg /día y ranitidina durante 15 días con una mejoría clínica , pero los signos volvieron al disminuir la medicación. Se realizó la cirugía con la posibilidad de extraer dicha masa, pero en el momento de la cirugía se decidió la eutanasia por estar muy infiltrado, sin posibilidad de una  resección quirúrgica. El tejido extraído fue enviado a histopatología donde se confirmó un diagnóstico de meningioma psamomatoso (foto Nº3).

267     1267    2Foto Nº 1 y 2: Resonancia Magnética.
267    3

Foto N º 3: Meningioma psamomatoso (H/E 100x).

Conclusiones.
Dentro de las patologías que causan compresión medular, las neoplasias son de baja incidencia, siendo los meningiomas los más frecuentes. Es muy importante su reconocimiento ya que potencialmente su tratamiento es exitoso mediante la remoción quirúrgica. La dificultad para confirmar su diagnóstico retrasa la aplicación de un tratamiento quirúrgico en tiempo y forma, disminuyendo las posibilidades de éxito. Los animales afectados generalmente presentan una historia de debilidad motora progresiva y ataxia. La severidad y el grado de lateralización de la paresia varía con el tamaño y la localización del tumor.  Generalmente mejoran con corticoides, pero los signos regresan una vez suspendida la medicación. El diagnóstico por imágenes es muy importante a fin de determinar la posibilidad de tratamiento quirúrgico.

Si bien los meningiomas espinales son tumores infrecuentemente confirmados, deben ser considerados en el diagnóstico diferencial de cualquier ataxia del tren posterior lentamente progresiva que responda a corticoides.

Bibliografía.

  1. BAGLEY, RS: Tumores de la médula espinal. In El libro de Neurología para la práctica clínica. Ed Inter-Médica, Buenos Aires, Argentina, 195-202, 2003.
  2. BRAUND, KG.: Developmental Disorders. In Clinical Neurology in Small Animals – Localization, Diagnosis and Treatment. International Veterinary Information Service, Ithaca NY (www.ivis.org), 2003.
  3. FERNANDEZ V LORENZO. Y BERNARDINI M. Neurología del perro y del gato cap, 7, 8, 13. Ed. Inter-Médica,  2007.
  4. FINGEROTH, JM; PRATA, RG; PATNAIK, AK: Spinal meningiomas in dogs: 13 cases (1972-1987).JAVMA 191: 720-726, 1987.
  5. LUTTGEN, PJ; BRAUND, KG; BRAWNER, WR; VANDEVELDE, M: A retrospective study of twenty-nine spinal tumors in the dog and cat. J Small Anim Pract 21: 213-226, 1980.
  6. OLIVER J.E.; LORENZ M.D. Y KORNEGAY J.N. Manual de Neurología Veterinaria 3ª ed. Cap. 8, 15 Multimédic,  2003.
  7. SHARP, NJH: Trastornos vertebrales de pequeños animales, 2a ed.Editorial Mosby, 246-268, 2003.
  8. SUMMES, BA; CUMMINGS, JF; LAHUNTA, A: Veterinary Neuropathology, ed. Mosby, Baltimore, 356-360, 1994.
  9. YEOMANS SM :Extensive spinal meningioma in a young dog. J COMP Path 122, 303-306, 2000.