keyboard_arrow_up
diciembre 2013

Determinación visual del efecto de la suplementación energética en la digestibilidad de la fibra en dietas para caprinos.

Vet. Arg. – Vol. XXX – Nº 308 – Diciembre 2013.
Arias, R.1*;  Cordiviola, C. A.1; Muro, M. G.1; Trigo, M. S.1; Cattaneo, A. C.2; Lacchini, R.A.1

Resumen
El objetivo del siguiente trabajo fue evaluar el efecto de la suplementación energética en la digestibilidad de la fibra a través de una observación visual de la materia fecal excretada. Se utilizaron ocho cabras cruza (Criollas x Nubian), pertenecientes al hato experimental de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Nacional de La Plata. Se utilizó como suplemento grano de maíz entero en cantidades crecientes y aportadas en un porcentaje con respecto al peso vivo de las cabras, 0,5; 1, y 1,5%. Se realizó la observación visual de la materia fecal excretada y se determinó una escala de 0 a 4. La digestibilidad total aparente de la materia seca fue significativamente superior (P ≤ 0.05) con porcentajes crecientes del concentrado. Los consumos de materia seca total no propiciaron diferencias entre tratamientos y se observó un efecto de sustitución del forraje por suplemento (P ≤ 0.05). De la observación visual de las heces excretadas se verificó que a M0 se le asignó el valor 1 de la escala, para M1 el valor 2, para M2 el valor de 3 y a M3 se le otorgó la puntuación 4. Por lo tanto se concluyó que la utilización de suplementos energéticos como el maíz entero, mejoró la digestibilidad total de la materia seca consumida por el efecto de sustitución comprobado, sin embargo niveles de suplementación a partir del 1% del peso, vivo fueron suficientes como para observar en las heces partículas fibrosas muy visibles, infiriendo posiblemente un efecto depresor de la digestibilidad del forraje consumido.
Palabras clave: Cabra, suplementación, digestibilidad, fibra.

Visual determination of the effect of energy supplementation fiber digestion in diets for goats.

Summary
The objetive of this study was to evaluate the effect of energy supplementation on the digestibility of the fiber through visual observation of feces excreted. The population selected for this experimental work were Eight goats (Creole x Nubian) from the experimental herd of Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales from Universidad Nacional de La Plata. Was used whole kernel corn as supplement in increasing amounts dependent of percentage of the live weight of goats. The supplements were provided as 0.5, 1, and 1.5% of the live body weight. Visual observation was made from the excreted fecal matter and determined a scale of 0 to 4. Total digestibility of dry matter was significantly higher (P ≤ 0.05) for both treatments, with increasing percentages of concentrate. visual observation of feces excreted assigned a value of 0 for M0 on the scale, a value of 2 for M1, a value of 3 for M2, and the score 4 was given to M3. No differences were found in total dry matter intake in both experiments, observing a substitution effect of forage supplement (P ≤ 0.05). Concluded that the use of energy supplements like corn improved total digestibility of dry matter consumed by the substitution effect found, however supplementation levels from 1% of live weight were sufficient to observe fibrous particles in feces highly visible, possibly inferring a depressing effect of the digestibility of forage consumed.
Key words: Goat, supplementation, digestibility, fiber.

1Curso de Introducción a La Producción Animal. Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales. UNLP. 60 y 119. La Plata. iaroa@yahoo.com.ar
2
IGEVET. Facultad de Ciencias Veterinarias. UNLP.

Introducción
El éxito de los rumiantes puede explicarse en gran medida por su capacidad para digerir los materiales vegetales fibrosos. El hecho de que los microorganismos permitan degradarlos les da una ventaja competitiva sobre otros animales en la naturaleza. Sin embargo, los altos niveles de productividad de los animales, no pueden ser sostenidos sólo por el forraje, y, a menudo granos y productos derivados de la agricultura se utilizan en la producción animal. (Russell y Rychlik, 2001).

La producción de cabras, desarrollado bajo un sistema extensivo, está basada en la utilización del forraje. Sin embargo, hay una tendencia hacia la intensificación (Castel et al., 2003) y, de ahí, a aumentar el empleo de concentrados. La incorporación de concentrados en los rumiantes, es requerida para aumentar la energía, proteínas, minerales,  vitaminas y optimizar la eficacia de utilización de las dietas  (Morand-Fehr y Sauvant, 1987).

La digestibilidad es, mayoritariamente, una propiedad intrínseca del forraje, mientras que el consumo voluntario es una función del forraje, el animal y el ambiente bajo el cual son alimentados (Coleman et al., 1999). Conocer la digestibilidad del forraje es a menudo de poco valor, si no se cuenta con información sobre la cantidad que los animales consumirán (Ørskov y Ryle, 1990).

La combinación de ambos, digestibilidad aparente de la materia seca in vivo y consumo de materia seca, resulta en el consumo de la materia seca digestible. Este valor provee un medio de evaluación del potencial de los forrajes como alimento, más efectivo que cualquiera de ellos por sí solo (Coleman et al., 1999).

Los concentrados afectan la digestión de la fibra y pueden depender de su naturaleza y proporción, así como de la calidad del forraje (Matejovsky y Sanson, 1995).

La utilización de cereales en las dietas para rumiantes, conduce a la modificación de la microflora ruminal causando alteraciones en los patrones de fermentación, la salud del rumen y el animal huésped (Russell y Rychlik, 2001.)

Cuando las vacas en pastoreo reciben suplementos, el consumo de MS de forraje generalmente disminuye, lo cual es conocido como tasa de sustitución TS (Kellaway and Porta, 1993). Un aumento en la digestibilidad total puede ser esperado con la inclusión de concentrados en la dieta, porque tienen usualmente mayor digestibilidad que la pastura, sin embargo, interacciones entre la digestión de concentrados y pastura pueden reducir la digestión de la fibra, como así también el consumo de energía (Dixon y Stockdale, 1999). La energía provista por el concentrado (carbohidratos fermentables) puede reducir el pH ruminal, la actividad o el número de bacterias celulolíticas, la tasa de digestión de la fibra de la pastura y por lo tanto  el consumo de MS de la misma (Dixon y Stockdale, 1999). Ramos (2005) demostró que al incrementarse el consumo de concentrado energético rico en almidones, el valor de pH ruminal puede ser inferior a 6. Milleo et al., en 2006 señalaron que con este valor de pH  ruminal, comienza a verificarse una disminución en la digestión de la fibra y desarrollo microbiano.  A su vez, cuadros de acidosis ruminal subaguda  han sido diagnosticados en rebaños lecheros y la mayoría de los casos están asociados a problemas en el manejo nutricional de los animales (Noro  et al., 2010).

Las cabras tienen un comportamiento alimenticio diferente a la de otros rumiantes, con respecto a la selección y consumo de la dieta, (Lu et al, 2005.), por lo que los conocimientos obtenidos de diferentes especies no pueden extrapolarse a éstas. El objetivo del siguiente trabajo fue evaluar el efecto de la suplementación energética en la digestibilidad de la fibra a través de una observación visual de la materia fecal excretada.

Materiales y Métodos
Se utilizaron ocho cabras cruzadas (Criollas x Nubian), pertenecientes al hato experimental de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Nacional de La Plata. El diseño experimental fue ajustado a un modelo de cuadrado latino de 4×4 duplicado y balanceado. Las cabras fueron alojadas en compartimentos individuales con piso rejilla de madera (listones), comederos, pasteras y bebederos, durante el tiempo que se realizaron las determinaciones. Se utilizó como suplemento grano de maíz entero (PB 10%, FB 2,2 %, ED 4,01 Mcal/Kg) (NRC, 2007). Las cuatro dietas suministradas fueron: heno a base de alfalfa (M0), heno a base de alfalfa + grano entero de maíz (0.5% del PV/día) (M1), heno a base de alfalfa + grano entero de maíz (1% del PV/día) (M2), heno a base de alfalfa) + grano entero de maíz (1,5% del PV/día) (M3). En todos los tratamientos la alfalfa fue suministrada ad-libitum. Se implementó un período de acostumbramiento a cada dieta de quince días, seguidos de cuatro para  las mediciones pertinentes. Para la determinación de la digestibilidad total aparente, fue empleada la metodología de suministro de alimento y recolección total de heces a través de un sistema de bolsa recolectora y arnés. Esta fue pesada diariamente y se determinó su tenor de materia seca (%MS). Se calculó la digestibilidad aparente total de la dieta a partir de la diferencia porcentual de la ración total y de la materia heces, expresada sobre base de MS. Simultáneamente, se determinó el consumo total individual, en las diferentes dietas, mediante la diferencia entre lo entregado y lo rechazado expresado en Kg. de MS.

Se realizó la observación visual de la materia fecal excretada y se determinó una escala de 0 a 4.
Dibujo
Para evaluar el efecto de niveles crecientes de maíz entero en el consumo y digestibilidad total de la materia seca consumida de las diferentes dietas, se utilizó el siguiente modelo:

Y = µ + T + UE + P + e
Y: variable dependiente
µ: media general del ensayo
T: tratamiento
UE: unidad experimental
P: período
e: error

Diseño experimental y análisis estadístico:
Los datos fueron analizados por el Procedimiento MIXED (SAS) para un cuadrado latino 4 × 4 replicado, utilizando un modelo mixto que incluyó el efecto fijo del muestreo (tratamiento, periodo) y el efecto aleatorio del animal. Se usaron contrastes ortogonales para determinar efectos lineales (L), cuadráticos (Q) y cúbicos (C) de niveles crecientes de maíz entero. Las diferencias significativa  se consideraron con un valor de P <0,05 y las tendencias 0,05 <P <0,10.

Resultados y discusión.
En el análisis de los datos se observó una tendencia (p=0,080) a una disminución en el consumo de materia seca total, con el incremento de maíz entero. El consumo de forraje disminuyó linealmente (p< 0,05) con cantidades crecientes de maíz en la dieta y la digestibilidad total de la materia seca consumida aumentó con efecto lineal (p< 0,05) en coincidencia con lo reportado por Dixon y Stockdale, 1999. Asimismo se verificó un efecto sustitutivo (p< 0,05) de concentrado por forraje, como lo citara Kellaway and Porta, 1993 trabajando con bovinos. (Cuadro 1)

A través de un análisis de comparación de medias se observaron diferencias significativas para el consumo total de materia seca de M0 y M1 con respecto a M2 y M3 (p< 0,05). Con respecto al consumo de forraje se observaron diferencias entre todos los tratamientos, excepto entre M0 y M1 (p< 0,05). M2 y M3 presentaron una digestibilidad total mayor al resto de las dietas, siendo esta diferencia significativa respecto a M0 y M1 (p< 0,05). La TS de M1 difiere  significativamente (p< 0,05) de M2 y M3 (Cuadro 2).

Cuadro 1. Contrastes polinomiales ortogonales para determinar efectos en el CMST/PV, CMSF, TS y DTMS según tratamiento, con maíz entero como concentrado.
Dibujo
CMST/PV: materia seca total consumida en porcentaje del PV.
CMSF: consumo de materia seca de forraje  expresado en Kg.

TS: tasa de sustitución, Kg de forraje sustituido por kg de concentrado consumido.
DMST: Digestibilidad de la materia seca total consumida, expresada en porcentaje.
L: Valor de probabilidad asociado a un efecto linear de nivel de suplementación con maíz en un contraste polinomial ortogonal.
Q: Valor de probabilidad asociado a un efecto cuadrático de nivel de suplementación con maíz en un contraste polinomial ortogonal.
C: Valor de probabilidad asociado a un efecto cúbico de nivel de suplementación con maíz en un contraste polinomial ortogonal.

Cuadro 2. Análisis de comparación de medias del CMSt/PV, CMSF, TS y DTMS según tratamiento, con maíz entero como concentrado.

Dibujo

Letras distintas dentro de cada  columna indican diferencias significativas entre tratamientos. (p<0,05)

En coincidencia con Morand-Fehr y Sauvant, (1987); Russell y Rychlik, (2001) y Castel et al., (2003) y, existe una tendencia hacia la intensificación de los sistemas productivos y si bien la incorporación de concentrados en los rumiantes, es requerida para aumentar y optimizar la eficacia de utilización de las dietas, la energía provista por el concentrado puede reducir el pH ruminal, la actividad celulolítica y la tasa de digestión de la fibra del forraje consumido (Dixon y Stockdale, 1999; Ramos, 2005; Mileo, 2006 y Noro, 2010)  por lo tanto en la observación visual de las heces se verificó diferente grado de apreciación de partículas fibrosas y estado de agregación de la materia fecal excretada. A la dieta con solo heno de alfalfa (M0) se le asignó el valor 0 de la escala, para la dieta M1 el valor 2, para M2 el valor 3 y a M3 se le otorgó la puntuación 4, como se observa en el cuadro 4.

En la figura 1 se observa las partículas de fibras en las heces excretadas y valorizadas mediante la escala de apreciación visual. En ninguno de los tratamientos se observó la presencia de grano entero de maíz o partes del mismo, en la materia fecal excretada.

Cuadro 4. Escala de apreciación visual de partículas de fibra en las heces excretadas.
Dibujo

Figura 1. Valoración de la cantidad de fibra en las heces mediante la escala de apreciación visual.

FORO UNO

Conclusión.
Por lo tanto se concluye que, en dietas a base de forraje, la utilización de maíz entero como suplemento energético, actuó como mejorador de la digestibilidad total de la materia seca consumida, debido al efecto de sustitución comprobado, a causa del reemplazo por una fracción más digestible. Sin embargo niveles de suplementación a partir del 1% del peso vivo fueron suficientes como para observar en las heces, partículas fibrosas muy visibles y de escaso a malo estado de agregación, infiriendo posiblemente un efecto depresor de la digestibilidad de la fibra de la dieta en particular.

Bibliografía.

1) Castel, J. M., y. Mena, M. Delgado-Pertíñez, J. Camúñez, J. Basulto, F. Caravaca, J.  L. Guzmán, and M. J. Alcalde. 2003. Characterisation of semi extensive goat production systems in Southern Spain. Small Rumin. Res. 47:1–11.
2) Coleman, S.W., Lippke, H. y Gill, M. 1999. Estimating the nutritive potential of forages. In: Nutritional Ecology of Herbivores (Ed.H.J. Jung y G.C. Fahey), pp. 647
3) Dixon, R. M., and C. R. Stockdale. 1999. Associative effects between forages and grains: consequences for feed utilization. Aust. J. Agric. Res. 50:757-773.
4) Kellaway, R., and S. Porta. 1993. Feeding concentrates supplements for dairy cows. Dairy Research and Development Corporation. Australia.
5) Lu, C. D., J. R. Kawas, and O. G. Mahgoub. 2005. Fibre digestión and utilization in goats. Small Rumin. Res. 60:45–52.
6) Matejovsky, K. M., and D. W. Sanson. 1995. Intake and digestion of low-, medium-, and high- quality grass hays by lambs receiving increasing levels of corn   supplementation. J. Anim. Sci. 73:2156–2163.
7) Milleo, T. C., W. Hartman,  J. A. G. Hill, U. G. Netto & F. R. Maurer, Jr. 2006. Alteracoes clinicas e laboratoriais em bovinos em quadro de acidose latica ruminal. Em: Anais.Seminario de Iniciacao Cientifica da Universidade Tuiuti do Parana, Curitiba. 5.
8) Morand-Fehr, P., and D. Sauvant. 1987. Feeding strategies in goats. Pages 1275–1303 in Proc. 4th Int. Conf. Goats, Brasilia, Brazil. O. P. Santana, A. G. da Silva, and W. C. Foote, ed. Depto. de Difusao de Tecnol., Brasilia, Brazil.
9) National Research Council. Nutrient requirements of small ruminants: sheep, goats, cervids, and new world camelids. Washington, DC, USA. National Academy Press. P. 362, 2007.
10) Noro, M., R. Chihuailaf & F. Wittwer. 2010. Diagnóstico de alteraciones ácido-básicas ruminales en vacas lecheras a pastoreo mediante ruminocentesis dorsal. En: Contreras PA, Noro M (eds). Rumen: Morfofisiología, trastornos y modulación de la actividad fermentativa. América, Valdivia, Chile, Pp 111-118.
11) Ørskov, E.R. y Ryle, M. 1990. Energy Nutrition in Ruminants. Elsevier Applied Science, Londres y Nueva York. 695. American Society of Animal Science, Illinois, USA.
12) Ramos, J. 2005. Obtención de un concentrado energético proteínico por fermentación en estado sólido de la caña de azúcar para bovinos en ceba. Dr.Tesis. Instituto de Ciencia Animal. La Habana, Cuba.
13) Russell, J. B., and J. L. Rychlik. 2001. Factors that alter rumen microbial ecology. Science 292:1119-1122.