keyboard_arrow_up
diciembre 2013

Loxoscelismo: cuadro cutáneo-víscero-hemolítico en canino.

Vet. Arg. – Vol.  XXX –  Nº  308 –  Diciembre  2013.
Guevara, M. A.1 y  Oviedo, Rocío I.2

Resumen
Canino sin raza definida, de 6 años de edad, se presentó a consulta por dos lesiones vasculíticas en el muslo  derecho producidas por la picadura de una araña del genero Loxosceles sp. Tras recibir tratamiento con corticosteroides y antibióticos, la evolución fue desfavorable, transformándose así en un cuadro cutáneo-víscero-hemolítico con la consecuente aparición de una hemólisis intravascular e insuficiencia renal.
Palabras clave: Picadura de araña Loxosceles, envenenamiento, tratamiento, veneno.

Spider bite by Loxosceles sp. Clinical signs of kind cutaneus-visceral-hemolytic in a dog.
Summary
Undefined breed dog, 6 years old, was presented for consultation for two vasculitic lesions in the right thigh caused by the bite of a spider genus Loxosceles sp. After treatment with corticosteroids and antibioticsthe, the evolution was unfavorable, thus becoming clinical signs of kind cutaneous-visceral-hemolytic and the consequent emergence of intravascular hemolysis and renal failure.
Key words: Spider bite by Loxoceles, envenomation, treatment, venom.

1 Médico Veterinario Docente Área Farmacología  Facultad de Ciencias Médicas Universidad Nacional de Cuyo.
2 Laboratorio Clínico Veterinaria Las Praderas, Lujan de Cuyo, Provincia de Mendoza, Argentina. | Médica Veterinaria, Veterinaria Kauken  .

Introducción
Las arañas del género Loxosceles (Clase: Arachnida, Orden Araneae, Familia Scytodidae, subfamilia Loxoscelinae) también se las conoce como “araña asesina, homicida, marrón, reclusa o araña violín”. El término Loxosceles proviene del griego  loxos: curvas y  kelos: patas, característica que les da un aspecto «circular» o «curvo». Sin embargo la manera más práctica para diferenciarlas de otras arañas es el número y distribución de los ojos, ya que poseen 6 ojos agrupados en 3 pares en forma de “V”, a diferencia de la mayoría que generalmente poseen 4 pares [1]. Llegan a medir hasta 30 mm, incluyendo las patas, son de hábitos nocturnos y poco agresivas.descarga (4) Tienen distribución mundial, en la Argentina el género se halla representado principalmente por Loxosceles laeta, aunque también se ha citado la presencia de L. hirsuta en Buenos Aires y Misiones, como de otras tres especies sin importancia sanitaria [2].

Las picadura de las arañas del género Loxosceles se producen en circunstancias bastantes similares con cuadros clínicos muy comparables que se engloban en la entidad nosológica denominada loxoscelismo [3].
El componente principal del veneno es una esfingomielinasa D, enzima responsable de la acción necrótica característica y de la hemólisis [4,5], también están presentes lipasas, hidrolasas, colagenasas, peptidasas, hialuronidasas y proteasas.

Los cuadros clínicos están bien definidos, se conocen con los nombres de Loxoscelismo cutáneo y Loxoscelismo cutáneo-víscero-hemolítico [6].
Loxoscelismo cutáneo: Es un cuadro localizado, generalmente benigno en cuanto a su letalidad, suele ser indolora y pasar inadvertida en un primer momento. En las primeras 6 hs en la zona de puntura, la piel se torna congestiva, edematosa y dura. Luego de las primeras 24 a 36 hs se observa en el contorno de la picadura zonas pálidas, blancas y otras moradas como vetas irradiadas irregularmente (placa marmórea).  La piel que rodea la palca se presenta aún rojiza y edematosa, llegando el edema a extenderse ampliamente. En la parte central de la placa marmórea existe pérdida de la sensibilidad térmica y dolorosa; en contraposición de con la región periférica donde hay sensibilidad aumentada. Hacia la primer semana, el rubor y el edema van disminuyendo y la placa marmórea se torna negra. Comienza a formarse una escara, rugosa, seca, dura. En la segunda a tercer semana la escara comienza a desprenderse por los borde, quedando al descubierto una úlcera  necrótica superficial. Días más tarde comienza la reparación de los tejidos [7].
Loxoscelismo cutáneo-vísero-hemolítico: Es la forma más grave del loxoscelismo, cuadro sistémico relativamente raro de observar, que puede tener un curso independiente de la reacción local, y es causa de muerte normalmente asociada a coagulación intravascular diseminada, hemólisis e insuficiencia renal aguda.

El paciente comienza con intenso malestar general, cefalea, vértigos, náuseas, vómitos, diarreas, taquicardia, hipotensión. De 12 a 24 hs posteriores sobrevienen los síntomas más alarmantes: ictericia, hematuria, hemoglobinuria y fiebre. El cuadro clínico se agrava apareciendo disnea, cianosis, respiración estertorosa y pulso filiforme; el paciente entra progresivamente en anuria, sobreviniendo colapso, coma y muerte [7].

Caso clínico:
Un canino macho, de 23 kg de peso, sin raza definida, 6 años de edad, habitante del municipio de Lujan de Cuyo (Provincia de Mendoza) con plan de vacunas al día, es llevado a consulta por sus propietarios, por presentar un sangrado  cuando el animal esta echado sobre sus miembros posteriores, al revisarlo, sus parámetros vitales están dentro de los rangos de normalidad, y se detecta en caudal del muslo derecho 2 lesiones sangrantes y puntiformes, separadas una de otras por 3 cm de distancias. Se decidió realizar tratamiento  con corticoides inyectable (dexametasona) y antibióticos, penicilina estreptomicina.
A las 12 hs el paciente fue revisado en el domicilio, donde se determinó una progresión de la lesión, con sangrado más abundante y con presencia de  placa marmórea  de 4 cm de diámetro  en la región caudal del muslo derecho. Se repitió la aplicación de corticoides.
Pasadas 16 hs y al no demostrar mejoría, acudió a otra veterinaria, donde fue tratado con vitamina K por presumir envenenamiento con raticidas. 8 hs más tarde fue llevado a otra veterinaria, porque el animal seguía sangrando y recibió nuevamente vitamina K.
A las 16 hs retorna a nuestra veterinaria, donde se detecta un agrandamiento de la placa marmórea, y un hematoma subcutáneo de grandes dimensiones, se decidió, eliminar quirúrgicamente el tejido necrótico (fig. 1), repetir corticoides y cambiar de antibiótico por ceftriafsona.
12 hs más tarde se observó estado de conciencia alterado (desconexión con el medio), disnea, mucosas pálidas e histéricas (Foto 2, 3 y 4) ampliación del hematoma en la región del muslo, el análisis de orina determino proteinuria y hemoglobinuria, el valor del hematocrito fue de 13% (37 a 50%) la urea 134 UI.(20 a 40 UI.) y creatinina 4,5 UI (1 a 2 UI.), aumento en el tiempo de coagulación activada, tiempo de sangría 9 minutos (2 a 3 minutos). Ante el pronóstico grave los propietarios del animal decidieron la eutanasia. 24 hs más tarde, los propietarios, trajeron al consultorio un ejemplar de Loxosceles sp.
capturado detrás de una heladera que se encontraba en la habitación donde dormía el animal.

descarga

Foto 1: Placa marmórea sobre muslo derecho

descarga (1)

Foto 2: Palidez e ictericia en conjuntiva ocular

descarga (2)

Foto 3: Mucosa oral

descarga (3)

Foto 4: Mucosa peneana


Discusión:
El diagnostico se basa, generalmente en el cuadro clínico, los exámenes complementarios inespecíficos contribuyen al diagnóstico y al seguimiento.

El examen clínico debe ir acompañado de una anamnesis detallada, con las características epidemiológicas del accidente y la cronología de los síntomas. La captura e identificación del animal agresor se registra en menos del 5 % de los casos [6].
Existen técnicas de laboratorio inmuno específicas para detección de veneno, pero en la actualidad no se puede acceder a ellas de manera práctica [8,9].
El tratamiento especifico se basa en la colocación de antiveneno de Loxosceles el cual es fabricado en Argentina por la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos G. Malbrán” [10], Laboratorio Central del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires [11], el cual no está disponible para tratamientos veterinarios. El tratamiento inespecífico incluye analgésicos, corticoides, Dapsona, control del medio interno y función renal, remoción de la costra necrótica y antibióticos [6, 7, 10, 12] El cuadro clínico cutáneo-víscera-hemolítico tiene una mortalidad del 30 % [13] en seres humanos a pesar del tratamiento.
El hematocrito y la hemoglobinuria indican hemólisis, los valores de urea y creatinina elevados junto con la proteinuria caracterizan la falla renal aguda El aumento en el tiempo de sangría y el tiempo de coagulación activada, sugieren coagulación intravascular diseminada insipiente y descartan una intoxicación por raticida ya que en ella el tiempo se sangría seria normal [14]y el cuadro clínico está caracterizado, por petequias, equimosis, hematomas, hemorragias intracavitarias, epistaxis, melena, hematemesis, hematuria [15,16,17].

Agradecimientos:
Al Médico Veterinario Guillermo Prieto que fue mi profesor de toxicología clínica veterinaria y reacciones adversas a los medicamentos.

Bibliografía:

  1. PARRA D, TORRES M, MORILLAS J, ESPINOZA P.  (2002) Loxosceles laeta, identificación y una mirada bajo microscopía de barrido. Parasitol. latinoam. vol.57, n.1-2 pp.75-78. Disponible en: <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-77122002000100019&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0717-7712.  doi: 10.4067/S0717-77122002000100019. accedido  07-01-13,
  2. IBARRA GRASO A. (1959) Clase Arachnida. Araneae. En: Primeras Jornadas Entomoepidemiológicas Argentinas; 587-89.
  3. MARTINO O, MATHET H, MASINI R, et al. (1979) Araneismo por loxosceles-(loxoscelismo) en Emponzoñamiento humano provocado por venenos de origen animal. Estudio epidemiológico, clínico y experimental. Buenos Aires, Ministerio de Bienestar Social de la Nación, Secretaría de Estado de Salud Pública; Págs. 19-76.
  4. TAMBOURGI D, MAGNOLI F, VAN DEN BERG C, et al. (1998) Sphingomyelinases in the venom of te spider Loxosceles intermedia are responsable formboth dermonecrosis an complement-dependent hemolysis. Biochem Biophys Res Commun: 252 (1): 366-73.
  5. RAMOS-CERRILLO B, OLIVERA A, ODELL G, et al. (2004) Genetic and enzymatic characterization of sphingomyelinase D isoforms from the North American fiddleback spiders Loxosceles boneti and Loxosceles reclusa. Toxicon 44: 507-514.
  6. DE ROOTD A1, SALOMON O2, LLOVERAS S, ORDUNA T. ENVENENAMIENTO POR ARAÑAS DEL GENERO LOXOSCELES MEDICINA (Buenos Aires) 2002; 62: 83-94 ISSN 0025-7680
  7. SARACO AS, DE ROODT A, (2008) Loxoscelismo. Revista Médica Universitaria de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Cuyo, Argentina; Vol. 4 Nº 1. Disponible en: http://revista.medicina. edu.ar/vol04_01/index.php. Accedido 3-1-13
  8. CARDOSO J, WEN F, FRANCA F, et al. (1990) Detection by enzyme-immunoassay of Loxosceles gaucho venom in necrotic skin lesions caused by spider bites in Brazil. Trans R Soc Trop Med Hyg; 84: 608-9.
  9. MILLER M, GOMEZ H, SNIDER R, et al. (2000) Detection of Loxosceles venom in lesional hair shafts and skin application of a specific immunoassay to identify dermonecrotic arachnidism. Am J Emerg Med; 18: 626-8.
  10. CABRERIZO S, DOCAMPO P, CARI C, ORTIZ DE ROZAS M, DIAZ M,  Roodt  A, Curci O. (2009) Loxoscelismo: epidemiología y clínica de una patología endémica en el país. Arch Argent Pediatr; 107(2):152-159
  11. SERTOX. Toxicología al día: EN Buenos Aires comenzó la producción de antitoxina para loxosceles. Disponible en: www.sertox.com.ar/modules.php?name=News&file=article&sid=4046
  12. GARRIGA S, MONTERO M, NOGUE S. (2006) Picadura por Loxosceles rufescens. Rev. Toxicol 23: 156-157.
  13. ORDUÑAS T. (2001) Accidentes causados por ofidios, arañas y escorpiones. Disponible en : www.sertox.com.ar/es/info/apuntes/2001/30_curso_ponzoniosos.htm.
  14. NELSON N, COUTO C. (1998) Medicina interna de animales pequeños, segunda edición Evaluación clinicopatológica del paciente hemorrágico. Inter-Medica. Buenos Aires. Argentina ; 1275-1277.
  15. NELSON N, COUTO C. (1998) Medicina interna de animales pequeños, segunda edición  Defectos hemostáticos secundarios. Inter-Medica. Buenos Aires. Argentina ; 1282-1284.
  16. MACKIN A. (2012) Manual de hematología y transfusión en pequeños animales (BSAVA) British Animal Veterinary Association. Ediciones S. España. 14: 337-348.
  17. MURPHY M. (2010) Capitulo 25, Toxicosis por rodenticidas. En: Bonagura J, Twedt D. KIRK terapéutica veterinaria actual XIV. Elsevier España. España. 117-119.