keyboard_arrow_up
febrero 2014

Producción porcina familiar.

Desde los grupos de trabajo del INTA Cuenca del Salado se está implementando un Programa para Productores Familiares, apostando al desarrollo con inclusión social.

La producción porcina en Argentina está impulsando un proceso de modernización y cambio de sus sistemas a toda escala. Las tradicionales explotaciones familiares que complementan la producción del sistema con la crianza de cerdos, buscan una mayor especialización que demanda nuevas herramientas de manejo y gestión.
Esta evolución de la porcicultura requiere de los productores nuevos conocimientos en materia de manejo reproductivo, nutricional y sanitario que les permitan alcanzar la sustentabilidad en función del nuevo sistema de producción abordado. Como acción para acompañar a los productores familiares, en un planteo que procura fomentar el desarrollo local a partir de la cadena de valor porcina, desde los grupos de trabajo del INTA Cuenca del Salado se está implementando el Programa para Productores Familiares (Profam), encuadrado en el Programa Federal de Apoyo al Desarrollo Rural Sustentable.
Para fortalecer el desarrollo con inclusión social, integrar las economías regionales y locales a mercados internos e internacionales, generando además empleos e ingresos, los técnicos del INTA desarrollan acciones de intervención junto a los productores familiares. A partir de un asesoramiento en forma grupal, se involucran en sus problemas brindándoles apoyo mediante aportes técnicos productivos y sugerencias para la gestión y organización.
La sinergia que genera este trabajo conjunto entre el organismo del Estado y las familias productoras permite pensar en el agregado de valor en origen, como estrategia para fortalecer las economías de las localidades del interior bonaerense. Dado que el eje está puesto en apoyar procesos para satisfacer las demandas y potenciar las capacidades y oportunidades, la tarea con los productores incluye a instituciones como las escuelas agrarias y centros de educación no formales, que actúan como nexo y brindan ayuda en el territorio.

FORO UNO
El trabajo de intervención en las producciones familiares que impulsa el INTA en la Cuenca del Salado, está dando respuesta a un sector que demanda la revisión de las formas de manejo tradicionales en busca de sistemas más eficientes y competitivos. Todo esto sin dejar de lado un mejor uso de los recursos disponibles, la innovación de procesos y prácticas, y la disminución de costos, favoreciendo el desarrollo y arraigo de estos productores en el medio rural.

Para mayor información:
Agente de Proyecto Profam INTA – EEA Cuenca del Salado Dante Huinca EEA Cuenca del Salado, AER Chascomús. (02241) 436690/ 425075.
intachas@speedy.com.ar