keyboard_arrow_up
mayo 2014

Características clínico citológicas del fibrohemangioma escrotal porcino.

Vet. Arg. – Vol.  XXXI –  Nº  313 –  Mayo 2014.
Orosmán Castellanos Gutiérrez1,  C.  Nelson  Zaldívar Quintero2.

Resumen
Se trabajaron 98 sementales de la especie porcina, de una población de 524 existentes en Granjas Especializadas Tití # 1, Tití # 2, Pinalito # 1 y 2 pertenecientes a La Empresa Porcina Santiago, además del Centro Genético Porcino “La Unión”; afectados con formaciones verrugosas en la región escrotal, de distintas razas y utilizada como sementales en diferentes etapas reproductivas, en un rango 18 y 28 meses de edad.  Con el objetivo de determinar el tipo de neoplasia escrotal se efectuó un estudio de la enfermedad basado en la observación  clínica directa y las lesiones, extrayéndose fragmentos de tejidos de las formaciones verrugosas en diferentes estadios de desarrollo y  piel, a través del método de la biopsia, en el caso del testículo,  los fragmentos se obtuvieron de individuos desechados en momentos de castración. Los cortes se realizaron por el método de inclusión y corte en parafina y  las láminas se colorearon con hematoxilina y eosina  y en algunos casos se hicieron coloraciones especiales. La observación de las lesiones y las microfotografías se hicieron a través de microscopio óptico Olimpus con cámara incorporada. El estudio del cuadro lesional reflejo que estamos en presencia de un Fibrohemangioma capilar con característica que puede tener su origen en un virus filtrable, lesiones que son mucho más manifiestas histológicamente, cuanto más desarrolladas son los tumores y que con el tiempo producen  adherencias y daños estructurales en testículo.

Palabras clave: verrugosa, cuadro lesional, neoplasia, sementales, esclerosante.

1- Dr.  Especialista Anatomopatológo IMV, Santiago de Cuba
2- Dr. Profesor de Anatomía Patológica, Universidad de Granma.

Introducción
En los centros especializados de crianza porcina de la región oriental, la presencia de sementales con neoplasma o tumores en toda su extensión, ha ido en aumento, tomando en los últimos años un carácter enzoótico. Se ha escrito poco sobre este tema, es relativamente novedoso en nuestro país, pues lo referido sobre el desarrollo de la enfermedad, su evaluación clínico y lesional, en la especie porcina, es muy pobre. La  enfermedad se reporta por Ramírez y col., 2004, en centros especializados del Occidente, en animales entre los 2 ó 3 años de edad con lesiones escasas. En nuestro territorio se ha presentado en cerdos aún más jóvenes y el número de lesiones en escroto es mayor.

Constituye un serio problema de producción en casi todos los centros porcinos de la provincia Santiago de Cuba, incluyendo centros genéticos, sin embargo, el estudio clínico y citológico muestra discretas alteraciones en el estado general, lesiones traumáticas graves con profuso sangrientos y han sido causa de desecho de ejemplares sin terminar su vida reproductiva. Afecta individuos relativamente jóvenes, acortando su vida de explotación, con su consiguiente repercusión económica, teniendo que el costo de obtención de un semental con óptimas características para este fin, máximo en estos tiempos donde hay proyectos ambiciosos en la Porcinocultura Cubana.

Esta enfermedad constituye una deformación estética que provoca hipofunción cutánea local y adherencias a capas internas del escroto, cada animal infectado, constituye una fuente de infección latente. Se hace difícil su erradicación cuando hay una amplia difusión en la piara, así como su control en condiciones reales. (Brooks, 2000).

Con esta investigación pretendemos determinar el tipo de neoplasia escrotal en sementales porcinos basado en el estudio clínico patológico, que sirvan de base para poder controlar el efecto negativo de esta patología en la especie.

Materiales y métodos
La presente investigación se realizó en la Empresa Porcina Santiago en las granjas especializadas Tití # 1, Tití # 2, Pinalito # 1 y 2, así como en el Centro Genético Porcino “La Unión”. Fueron   analizados sementales de la especie porcina, de distintas razas que se  utilizaron en diferentes etapas de su vida  reproductiva. De un total 424 sementales existentes, se sometieron a estudio 98  afectados con   formaciones verrugosas en la región escrotal. En todos los casos la edad osciló en un rango comprendido entre 18 a 28 meses. Para el estudio citopatológico de las lesiones y planos afectados, se tomó muestras de piel, fragmentos de testículos y formaciones  verrugosas en los diferentes estadios de desarrollo. La extracción de los fragmentos se realizó a través del método de la biopsia. En la piel fue necesario aplicar anestésico local (lidocaína) haciendo infiltraciones alrededor de la lesión, procediéndose a la incisión, extrayendo la verruga con aproximadamente un (1) cm2 de piel, posteriormente se hizo hemostasia de vasos superficiales y las suturas pertinentes (permanentes). En el testículo, para evitar disfunción en la actividad sexual y procesos infecciosos secundarios; las muestras se tomaron en sementales de desecho, durante el acto de la castración; los fragmentos fueron extraídos de la zona de mayor afectación o coincidentes con grandes verrugas, introduciendo el corte al parénquima del órgano. En todos los casos fue necesario un correcto procedimiento pre y post-operatorio. Las piezas se fijaron en formol neutro al 10%. Los cortes de tejidos se realizaron a través de las técnicas de inclusión y corte en parafina  utilizando técnica de coloración rutinaria de hematoxilina – eosina, en todos los casos, demostración de tejido conectivo con el método de coloración especial Van-Gison y el método de coloración especial de Reticulina para la diferenciación del tejido conectivo y angiomatoso, como se describe en el manual de Cito-histología para Ciencias Medicas, en relación a las enfermedades neoplásicas de piel. La observación de las cortes, así como las tomas de microfotografías se llevó a cabo en un microscopio Olimpus con cámara incorporada.

Resultados y discusión.
Caracterización clínica. Como resultado de la observación clínica primaria, se identifica una formación verrugosa que posee un tamaño variable, poco sensible de coloración aunque,  puede también variar de acuerdo a la tonalidad de la piel de los animales, consistencia firme, superficie lisa (en verrugas pequeñas), lobuladas (en verrugas medianas) y con aspecto de coliflor (en algunas verrugas medianas, y las grandes), ubicadas en su totalidad en el escroto de los sementales (figura 1).

Estas observaciones coinciden con las encontradas por Ramírez y  Chamizo, (2004), quienes describieron estructuras similares en forma de nódulos aislados, sobresalientes, algunos con aspecto de coliflor, no ulcerados, que no sobrepasaban de 0,2 cm. de diámetro, la consistencia firme al tacto, el color semejante a la piel, aunque algo grisáceo, no mostraron sensación dolorosa a la palpación, en la especie porcina, centros especializados del occidente de Cuba. De igual manera tienen similitud a las lesiones descritas por Nabor, et al. (2003) en el caso del fibroma escrotal del perro y Chuagui (2010), quien describe las lesiones angiomatosas cutáneas  macroscópicamente  mal delimitadas de color rojo o rojo vino.

Estas lesiones difieren al Granuloma espiroquetal de los cerdos (Granuloma ulcerativo), descrita por Chamizo, (2004), resultado de una infección de las heridas de la piel producidas por castración, picaduras de insectos, viruela y otros tipos de trauma causada por espiroquetas. Se presentan ulceraciones crónicas con fibrosis muy notable y formación de senos ramificados tortuosos en el tejido conectivo.

De acuerdo a lo que observamos en esta patología, las lesiones papilomatosas y la neurofibromatosis bobina  descritas por Jubb y Kennedy, (1973), Pulley y Stannard, (1990), independientemente a la característica de coliflor, difieren en su aspecto, textura, coloración y localización.

Caracterización citohistológica.

Formaciones verrugosas pequeñas.

Piel y verrugas: La piel manifiesta pocos cambios, discreta proliferación epitelial y las formaciones verrucosas se caracterizan por mantenerse cubiertas por piel intacta, forma polipoide (figura 2 A y B), con desplazamiento de tejido conectivo fibroso rico en células alargadas y discreto desorden  en su disposición (figura 2 C, D, E). La estructura histológica general del corte, se comporta como lesión fibromatosa. Este cuadro coincide por el descrito por Jubb y Kennedy, (1973) y  Ramírez y Chamizo, (2004), quienes refieren que en esta patología nódulos cubiertos de piel intacta y formada fundamentalmente por tejido conectivo fibroso abundante en células; estas eran alargadas con cierto grado de desorganización en la orientación de las fibras.

A

A

B

B

C

C

D

D

E

E

Figura 2: A),B). Formación verrugosa de aspecto polipoide en  la lesión pequeña. C). Predomino de tejido conectivo fibroso este grado lesional, coloración   H-E. D). Tejido conectivo fibroso, coloración de Reticulina. E). Tejido conectivo fibroso, coloración de van-Gison.

Testículos: Como se aprecia en la figura 3, la estructura del testículo se mantiene prácticamente normal, con una delimitación perceptible de todas sus estructuras (túbulos seminíferos, tejido de sostén, endocrinocitos intersticiales, entre otros),  se puede apreciar discreta degeneración en algunos túbulos seminíferos (en  lesiones de primer grado) y poca o casi nula infiltración de tejido conectivo fibroso.

-A-

-A-

-B-

-B-

-C-

-C-

 

 

 

 

 

 

Figura 3: Cortes de testículos en grado lesional leve. A). Coloración de van-Gison. B). Coloración de HE. C). Sustentocitos y endocrinocitos intersticiales HE.

Características histológicas de formaciones verrucosas moderadas

Piel y verruga: La figura 4 muestra fibrosis en la piel  del estrato corneo y lucido, desplazamiento de tejido del estrato granuloso. En la lesión tumoral se observa abundante tejido conectivo con desorganización en la orientación de las fibras, desplazamiento de vasos sanguíneos, formando pequeños islotes de tejido angiomatoso, especialmente en la formación polipoide, es decir, deja de predominar el tejido conectivo fibroso y comienza a verse otra estructura dentro de la formación tumoral. El tejido angiomatoso se caracteriza por el predominio de capilares sanguíneos y células endoteliales libres, conservando la estructura original y con poca presión del tejido fibroso.

-A-

-A-

B

-B-

C

-C-

-D-
-D-

Figura 4: Lesiones histológicas características de grado lesional moderado. A) y B).Coloración especial de Van-Gison. C). Coloración rutinaria de H.E. D). Coloración especial de Reticulina. En todas fotos la infiltración aparece  el tejido vascular formándose pequeños islotes.

Testículo: Como se puede apreciar en la figura 5, aparece engrosamiento y fibrosis de la túnica testicular y espacios intersticiales adyacentes,  se observan algunos sectores con signos de degeneración, aunque se conserva la integridad estructural en gran parte de los túbulos seminíferos  del órgano.

A

-A-

B

-B-








Figura 5: Testículo con grado lesional moderado. A). Fibrosis moderada de la túnica testicular y zona adyacente H.E. B). Incremento del tejido conectivo fibroso en espacios intersticiales adyacentes a túnica testicular, Van-Gison.

Características histológicas de formaciones verrucosas bien desarrolladas.
Piel y verruga: Las  imágenes que aparecen a continuación (figura 6), muestran lesiones similares a las observadas en el grado lesional moderado, con un desplazamiento mayor de vasos sanguíneos y tejido conectivo fibroso a nivel de piel. Los cortes de verrugas están caracterizadas por múltiples formaciones polipoide juntas que cualecen con predominio exclusivo de tejido angiomatoso y fibroso con una delimitación clara de ambos. El tejido angiomatoso contiene gran cantidad de capilares sanguíneos  esclerosados, obliterados y ocluidos indiferenciados muchos sectores de la lesión angiomatosa, por lo que la luz de los mismos no se ve claramente, también se observa la formación de vacuolas, esto ocurre por presión del tejido conectivo fibroso que lo rodea. El tejido fibromatoso  posee características similares a las descritas en grados lesionales anteriores  con un nivel de desorganización de las fibras y densidad  mucho mayor.

Estas lesiones coinciden con las descritas por ( Chuagui, 2010), quien refiere que la fibrosis no posee heteroatipia ni metástasis, por otra parte, describe que la lesión vascular angiomatosa se caracteriza por un conjunto de vasos capilares, venosos y arteriales de paredes gruesas. También, son coincidentes con las descritas por Sangueza y  Kasper, (2010) donde resaltan, en pacientes humanos, durante la fase proliferativa del hemangioma, masas de tejido endotelial y pereciditos, caracterizado por células con abundante citoplasma y núcleos alargados,  conjuntamente con muchos capilares. Ferri, (2006), por su parte observó, en estudios histológicos, una proliferación de vasos de distintos calibres, más dilatados y congestivos a nivel superficial, tapizados todos ellos por células endoteliales aplanadas sin signos de atipias. Dichas estructuras vasculares se encontraban separadas entre sí por fibras de colágeno a nivel dérmico,  algunos de ellos mostraron paredes ligeramente engrosadas a nivel de la dermis papilar y reticular y también en la hipodermis.

               A                              B                                 C

-A- -B- -C-

D   E  F –D-                                          -E-                                                     -F-
Figura 6: Grado lesional intenso (verrugas grandes). Formación verrucosa  de aspecto polipoide, se observa la diferenciación de los dos tejidos neoplásicos predominantes. A). lesión  en menor aumento, HE. B). Similar a, A, coloración de Reticulina. C). Diferenciación de tejidos neoplásicos  con coloración de Van- Gison. D). Similar a C con H.E, contrastada. E). Demostración de tejido angiomatoso, coloración de Reticulina. F). Similar a E, H.E.


Testículo: Las imágenes que vemos a continuación (figura 7) revelan que la fibrosis de la túnica testicular  es mayor que en los grados lesionales anteriores, en algunos sectores se observa escases de células sustentatorias y reducción de la actividad espermeogenica, especialmente en zona periférica. Se puede apreciar además fibrosis de los espacios intersticiales y degeneración testicular asociada, disminución considerable de  endocrinocitos intersticiales. Al igual que refleja Chamizo, (2004), en la degeneración testicular, está afectado el epitelio de los túbulos encargado de la formación de células espermáticas. Se observan vacuolas (degeneración hidrópica) en el citoplasma y picnosis y cariorrexis en el núcleo de los espermatocitos y su subsecuente descamación y acumulación en el lumen de los túbulos seminíferos.

Estos resultados coinciden con los encontrados por Milán, (2006) cuando describe degeneración y fibrosis testicular en sementales porcinos. Se observó en varias zonas del órgano, la degeneración progresiva del parénquima con pérdida casi total de la estructura de muchos tubos seminíferos, el incremento excesivo de tejido conectivo y disminución de los endocrinocitos en el intersticio y lo destaca como factor preocupante. Hayes, (2003)  describe la degeneración testicular de primer grado, asociada a fibrosis, como una de las lesiones más frecuentes de este órgano en el semental porcino. De igual manera Fonte, (2004) y Buergelt, (2005) plantean que la degeneración testicular, en cualquier grado, influye directamente en el proceso de espermatogénesis.

ABC -A-                             -B-                            – C-
D

-D-

Figura 7: Características histológicas de las lesiones en grado lesional intenso. A) Fibrosis de la túnica testicular, HE. B) Fibrosis de áreas adyacentes a túnica testicular, coloración de Van-Gison. C) Fibrosis intersticial HE. D) Fibrosis intersticial y desprendimiento de la membrana basal en túbulos seminíferos, coloración de Reticulina.

Marrow, (2002) y Buergelt, (2005) refieren que, cuando existe reducción del parénquima en la gónada masculina y amplia proliferación de tejido conjuntivo en sementales porcinos, los niveles de  eyaculatorio y concentración espermática son bajos, a causa de una gran reducción de área parenquimatosa observando tubos seminíferos con pocas células espermiogénicas y destrucción de células de Sertoli.

Junqueira y Carneiro, (1988) y Marrow, (2002) expresan una alta correlación entre todos los indicadores del eyaculado en sementales con infiltración de tejido conjuntivo intersticial  lo que ocasiona baja funcionabilidad de los tubos seminíferos. Fonte, (2004),  encontró que en sementales porcinos con fibrosis testicular intersticial,  se pueden apreciar cambios en el epitelio germinativo de los túbulos seminíferos, variando desde defectos ligeros de la espermatogénesis hasta llegar a la atrofia total de algunas sectores, debido al incremento excesivo de tejido conectivo, además de  disminución de los endocrinocitos en el intersticio.

Manatta, (2004), plantea que existe una relación estrecha entre la fibrosis testicular, textura de los testículos y los indicadores espermáticos precisando que en la fibrosis, estos indicadores no dependen del volumen testicular,  además sugiere   que, la fibrosis es consecuencia directa de la degeneración testicular, el tejido conjuntivo se hace irregular y disminuye la masa parenquimatosa activa del órgano. De igual manera el incremento excesivo de tejido conjuntivo y la degeneración de los tubos seminíferos conlleva a una disminución de los endocrinocitos testiculares, tanto en número como funcionalmente.

Glossop, (2005), encontró lesiones microscópicas que se aprecian por un fallo en la maduración de los espermatozoides con degeneración de las espermátides, muchas de ellas aparecen necróticas, por lo que se refleja en menor concentración de nemaspermos y mayores probabilidades de espermiopatologias.

Características del epitelio cutáneo en las tres etapas de desarrollo de las lesiones.
En los 3 grados lesionales se ha observado la presencia de lesiones tisulares compatibles con las producidas por virus, caracterizados por aspecto balónico,    cambios coelociticos y presencia de cuerpos de inclusión intracitoplasmáticos en las  células epiteliales de la dermis figura 8. Estas lesiones son coincidentes a las descritas por Martínez, (1998) en enfermedades virales con implicación genital como es el papiloma genital trasmisible en animales; También en Herpes Genital y lesiones por Virus de Papiloma referidos en humanos por Robbins et al., (1998).

A  B

-A- -B-

Figura 8: Características epiteliales de la piel y verrugas en los 3 grados lesionales. A) coloración de H.E contrastada. B) Coloración de Van- Gison.

Otros hallazgos clinicopatológicos de valor.
Es importante destacar además, desde el punto de vista macroscópico, que en el 76% de los individuos desechados, con desarrollo testicular grande y grado lesional intenso y durante el proceso de la castración, apareció hidrocele más o menos moderada (acumulo de líquido seroso claro en la túnica vaginal, en el saco seroso limitante que contiene a los testículos y al epidídimo), característica considerada propia de tumores o infecciones en la vecindad, como refiere Albarrán y col., (2001) y Chamizo, (2004). Por otra parte se pudo apreciar  adherencias  de túnica vaginal a pared testicular, especialmente en áreas coincidentes con grandes verrugas. Este cuadro nos hace suponer que el mecanismo de movilidad y termorregulación testicular puede verse afectado y ser causa predisponente a lo observado anteriormente desde el punto de vista histológico (degeneración parenquimatosa).

Estas observaciones son semejantes a las  referidas por Morgan, (2004), quien plantea que las adherencias de la túnica vaginal suelen causar problemas para la movilidad de los testículos, los cuales se deben mover dentro de sus estructuras, por lo que pueden originar procesos degenerativos dentro del parénquima testicular

Conclusiones.
1-    Las investigaciones clínicopatológicas, nos confirman que estamos en presencia de un Fibrohemangioma capilar con características esclerosante, que puede ser desencadenado por la acción de un agente viral filtrable.

2-    Estas lesiones producen adherencias y daños estructurales en testículo, especialmente en etapas de desarrollo avanzado de las lesiones.

Bibliografía.

  1. Albarrán I. Gonsalez-Ruviera E. Calderón R. 2001. El semen y sus características. En: Inseminación Artificial y Andrología Veterinaria. Tomo 1. Ed. Félix V arela. Habana. P 101 – 180.
  2. Alemán D. 2007. Selección y procesamiento de tejido. En: Cito-histoquímica. Ciencias Médicas. Cuba. Pag.49.
  3. Buergelt, C.D. 2005. DMV, Patología de la reproducción del macho. Disponible en:     www.fagro.edu.vy/gdfr/rep_aplicada/programa.html .  http://www.uniovi.es/morfologia/asignatu/biologia/embriologia
    /Library/Reproductormasculino.htm – principio Consultado: Noviembre 21, 2005.
  4. Brooks D. 2000. Piel y sistema tegumentario. Verrugas Infecciosas. Papilomas. En: El Manual Merck de Veterinaria. 5ta Edición. Ed. Océano. España. 772-786.
  5. Chamizo P. 2004. Neoplasias. Piel. En Patologías Orgánicas y Enfermedades de los Animales Domésticos. Editorial Félix Varela. Habana pág. 136-137.
  6. Chuagui B. González S. 2010. Neoplasias. En: Manual de Patologia General. Universidad Católica de Chile. Impreso en España.
  7. Ferri B, Sola J, Ruiz  A. 2006. Hemangioma verrucoso. NEOPLASIAS. VIII Congreso Virtual Hispanoamericano de Anatomía Patológica, Octubre. Murcia, (España). Disponible en: http://conganat.cs.urjc.es.
  8. Fonte A.L. 2004. Reproducción y genética del cerdo. Disponible en: http://www.monografias.com/contacto.shtmlhttp://suino.com
    /genetica/noticia.asp?pf_id=15161&dept_id=5,  Consultado: Septiembre 25, 2005.
  9. Glossop Christianne E. 2005.  Patologías reproductivas del cerdo. Malmesbury, Inglaterra,
  10. Hayes, Martha Eid de Pommier, Wálter Montero Justiniano. 2003. Microlitiasis testicular. Disponible en http://home.microsoft.com/intl/es/ http://home.microsoft.com/intl/es/,  Consultado: Noviembre 21, 2005.
  11. Jubb K; Kennedy P. 1973. Verrugas Infecciosas. En: Patología de los animales domésticos. Tomo II. Ed. Labor. Barcelona. 756 – 760.
  12. Junqueira LC y Carneiro J. 1988.Histología Básica. 3ra Edición. Salvat. Mexicana de Ediciones, S.A.C.V, Manatta. SV  Factores influyentes en la reproducción porcina. Disponible en www.fagro.edu.vy/gdfr/rep_aplicada/programa.html, 2004. Consultado: Enero 15, 2005.
  13. Marrow,  B.  2002. Manejo de la reproducción del cerdo. Disponible en http://www.vprm.edu/wciag/science/anatomiamasc.html.  Consultado: diciembre 25, 2004.
  14. Martínez  R. 1998. Enfermedades infecciosas que afectan la reproducción del verraco. En: CIENCIA VETERINARIA.  Departamento de Producción Animal: Cerdos. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia Universidad Nacional Autónoma de México. Pág. 215
  15. Milan W. 2006. Morfometría y eyaculado en relación con el diagnóstico precoz de fibrosis testicular en sementales porcinos. Tesis en opción al título académico de máster en medicina preventiva veterinaria. Universidad De Granma. Cuba.
  16. Morgan y col. 2004. Biología del aparato reproductor masculino.
    Disponible en http://www.monografias.com/contacto.shtml.Consultado: Diciembre 8, 2005.
  17. Nabor H. Jiménez M. Echeverry W. 2004. Tumores y granulomas del escroto y el prepucio.  En: Neoplasias del aparato genitourinario del macho. Disponible en: http://hospitalveterinario.tripod.com/neoplasiasmacho.html.
  18. Pulley E. Stannard A. 1990. Tumors of the skin and soft tissues. In: Tumours of Domestic Animals. Berkeley .California Press. P 23 -87.
  19. Ramírez M; Chamizo F. 2004. Informe Preliminar de Fibroma Escrotal Porcino. En: Revista computarizada de producción porcina. 11 (1): 43-49.
  20. Robbins S. L.; Cotran R. S; Kumar K. V. Et al. 1998. Tumores benignos. En: Patología Estructural y funcional. Tomo I. 5ta Edición. Ed. Megraw- Hill-Interamericana.  Pág. 272.
  21. Sangueza O.   Kasper R. 2010. Haemangioma of infancy. Soft tissue tumours. In: Vascular Tumours. OMS. USA. Page. 233.
    _____________________________________________