Miércoles, 22 de agosto de 2018

AGOSTO de 2018
Volumen XXXV 
N° 364
ISSN 1852-317X

Archivo

agosto 2018

Efecto de la suplementación con leguminosas arbustivas  sobre el peso vivo y la condición corporal en ovejas  pelibuey  cubano durante la campaña reproductiva.

Vet. Arg. – Vol.  XXXV – Nº 364 – Agosto 2018.
Nidia Arias Nuviola1; Sahily Cano Llorente2; Luis Manuel Ramírez del Castillo3; Lilian de la Caridad Armas Fonseca4.

Ovejas Pelibuey.

Resumen
Para investigar el efecto de la suplementación con leguminosas  sobre el peso y la condición corporal en ovejas  Pelibuey  Cubano durante la campaña reproductiva se emplearon 36 reproductoras homogenizadas en cuanto al peso vivo (PV), se dividieron en cuatro grupos con igual cantidad de animales según el nivel de suplementación (0.75, 0.50, 0.25 kg/a/d). Se le determinó mensualmente el peso vivo y la condición corporal (cc).
Las reproductoras que recibieron 0.75 kg de suplemento con leguminosa logran mantener el peso vivo por encima de 30 kg y la condición corporal se incrementa con mayor intensidad. En las reproductoras que no recibieron suplementación se afecta considerablemente estos indicadores al lograr un peso vivo de 28.40 kg por debajo de lo reportado para la especie. Las crías que proceden de madres que recibieron un nivel de suplementación de 0.75 kg/a/d alcanzan un peso  al nacer promedio para las hembras de 2.72 kg y 4.14 kg para los machos, mientras que las crías que proceden de madres sin suplementación de leguminosas alcanzaron pesos al nacer para las hembras de 2.17 kg y 2.82 kg para los machos. Se concluye que el mejor comportamiento tanto en madres como en crías se logra con el nivel de 0.75 kg/a/d de suplementación, el cual mostró además una mayor factibilidad económica.
Palabras clave: Reproductoras, Leguminosas, Peso Vivo, Condición Corporal, Ovejas, Campaña reproductiva

Summary
In order to investigate the effect of the suplementation with leguminous on the weight and the corporal condition in sheep Pelibuey Cubano during the reproductive campaign they used 36 reproductive homogenizadas as to the lively weight (PV), they split into four groups with equal quantity of animals according to the level of suplementation ( 0,75, 0,50, 0,25 kg to d ). They determined the lively weight and the corporal condition to him monthly (cc). The reproductive that 0,75 kg of supplement received with leguminous they manage to maintain the lively weight on top of 30 kg and the corporal condition increases with bigger intensity. These indicators are  affected considerably when achieving 28,40 kg’s lively weight underneath what yielded for the sort in the reproductive that did not receive suplementation. The offspring that come from mothers that received 0,75 kg’s level of suplementation to d attain an average birth weight for 2,72 kg’s and 4,14 kg’s females for the males, in the meantime than the offspring that come from mothers without suplementation of leguminous weights managed to grow from for the females 2,17 kg and 2,82 kg for the males. One comes to an end than the best behavior so much in mothers as in offspring it turns out well with 0,75 kg’s level to d of suplementation, which showed besides a bigger cost-reducing feasibility.
Key words: Reproductive, Leguminous, Alive Peso, Corporal Condición, Ovejas, reproductive Campaña
1MSc. Profesora  Auxiliar. Universidad de Granma. nariasn@udg.co.cu; 2MSc. Profesora  Auxiliar. Universidad de Granma; scanol@udg.co.cu.; 3MSc. Profesor  Auxiliar. Universidad de Granma. lramirezc@udg.co.cu; 4Estudiante de la carrera Ing. en  Agronomía.

Introducción
Las leguminosas poseen valores biológicos más elevados que las gramíneas, brindan nitrógeno al suelo mediante fijación simbiótica, aportan materia orgánica, lo protegen de la erosión y mejoran sus propiedades físicas (López, 1980).

La adición de árboles y arbustos forrajeros en la ganadería cubana de forma acelerada y sostenible puede ser la solución para satisfacer la demanda de la población y garantizar la conservación de los recursos naturales y ambientales. La utilización de las leguminosas asociadas con gramíneas pratenses favorecen las características forrajeras de estas últimas, incrementan la biodiversidad vegetal, se logra un mayor equilibrio de los rendimientos a través del año y los animales cosechan un alimento mucho más balanceado y rico en proteína en comparación con el de la pradera de monocultivo, existe además una contribución al nitrógeno del suelo. Los pobres valores nutricionales de los pastos naturales son mejorados cuando son asociados con leguminosas y se obtiene de este modo mayores resultados económicos (Lascano, 1991).

Leucaena leucocephala.

El uso de la Leucaena leucocephala en la producción animal, ha tenido un desarrollo exitoso en la ganadería, logrando aumentar la carga animal, la producción de carne y el ahorro de suplementos proteicos (Castillo 1992; Días y González 1995, Fonseca 1999, Arias 2001, Figueredo 2003).

Determinar el efecto de la suplementación sobre el Peso vivo y la condición corporal en reproductoras ovinas de la raza Pelibuey cubano durante la campaña de cubrición y la gestación, mantenidas en régimen de pastoreo usando suplementación con Leucaena leucocephala con niveles de 0.75, 0.50 y 0.25 kg/a/día, fue el objetivo del trabajo.

Materiales y métodos
El experimento se realizó en el período Marzo / Junio, utilizando 36 reproductoras ovinas de la raza Pelibuey cubano con características propias de la raza, partos simples y edades comprendidas entre 4 y 5 años. Se empleó un sistema de pastoreo dirigido sobre 4 ha de Dichantium  caricosum, lo que representa una carga de 9 animales/ha, los animales dedicaron 8 hs a pastar durante el período comprendido entre las 6:00 – 10:00  am y 2:00 – 6:00 pm, además del agua y Leucaena, suministrada en dispositivos ubicados en el interior de la nave de sombra, se conformó un solo grupo de pastoreo, al llegar a la nave de sombra son separados según nivel de suplementación que recibían, la suplementación se realizó en el horario de 10:00 am y 2:00 pm controlando durante todo el experimento la oferta y el rechazo, empleando para ello una pesa resorte de 20 kg.

Durante el período se registraron temperaturas mínimas entre 16.1 – 20.5 y máximas 32.3ºC – 36.4 ºC; la humedad relativa se comportó dentro de los rangos normales para la etapa con 77.15%, las precipitaciones en la etapa fueron de 1239.29mm3.  Se empleó un diseño completamente aleatorizado, aplicando un análisis de varianza de clasificación simple, donde se conformaron cuatro grupos experimentales con 9 reproductoras cada grupo, de parto simple, debidamente uniformado según peso vivo, suministrándole Leucaena (0.75; 0.50 y 0.25 kg/a/día) a los tratamientos I; II y II respectivamente.

Se realizaron controles del peso vivo, condición corporal en el período de: 0 – 30; 31 – 60; 61 – 90 y 90 -120 días. Para comprobar si los datos cumplen una distribución normal se aplicó la prueba de Smirnov – Kolmogrov y para la comprobación de medias se utilizó la prueba de Duncan (1955), se correlacionaron el Peso vivo y  la condición corporal de las reproductoras. Para la selección de las reproductoras se tuvo en cuenta que las mismas reunieran las características propias de la raza, vacías y clínicamente sanas, luego fueron sometidas a una fase preliminar por un período de 15 días antes del inicio del experimento, en el cual los animales se adaptaron a la dieta que recibirían durante la fase experimental, también se pretendía que los animales se identificaran con los bóxer que le correspondería durante el experimento, lo que facilitaría el trabajo, disminuyendo de esta forma la exposición de los animales al menor número de situaciones estresantes durante la fase experimental. Concluida dicha fase se procedió a la conformación de los grupos experimentales de igual cantidad de animales, homogenizados en cuanto al peso vivo, para la medición del peso se utilizó una pesa de 100 +/- 0.05 kg; luego de doce horas de ayuno, la condición corporal se determinó por el método de Vera (1986), con cinco evaluadores, donde en cada medición se llegaba a un consenso y se daba la nota de condición corporal.

Con una frecuencia mensual se determinó la disponibilidad del pasto y la composición bromatológica de la Leucaena  y el pasto, según la AOAC (1984). Para la realización del balance alimentario se siguió la metodología propuesta por Pérez Infante (1976) citado por Herrera (1983).

Resultados y Discusión
La composición bromatológica del pasto y la Leucaena L. se muestran en la tabla Nº 1 los valores de la Leucaena L. se corresponden con los reportados por la literatura; el pasto presenta un alto porcentaje de Materia Seca (MS), similar sucede con la Fibra Bruta (FB) y minerales, mientras que con las concentraciones de Proteína Bruta (PB) ocurre lo contrario.

Tabla 1: Composición química de los alimentos base seca (%)
La Leucaena presenta valores elevados de Proteína Bruta (PB) al igual que el resto de los nutrientes, lo que es característico del forraje de leguminosas. Son notables las diferencias que desde el punto de vista nutritivo muestran ambos alimentos, así observamos que el pasto posee un limitado aporte de nutrientes, reflejo de ello es el hecho de presentar valores de PB inferior al 5 %, en sentido general se puede definir como un pasto de mala calidad, lo que corresponde con lo señalado por García et al (1975) citado por Fonseca (2000), quienes señalan el efecto negativo de la maduración de los pastos sobre la calidad de los mismos lo que se debe a que a medida que el pasto envejece, la lignina protege al resto de los nutrientes de la acción de los microorganismos del rumen. Estos resultados corroboran lo planteado por Crespo et al (1999), Cruzata et al (2000). Su contribución al mejoramiento del ecosistema del pastizal está representada por su capacidad de fijar el nitrógeno atmosférico a través de su transferencia al suelo, garantizando el crecimiento de las leguminosas acompañantes, además, de incrementar el valor nutritivo y alimenticio de las pasturas (Chacón, 1997).

La composición bromatológica de la Leucaena, en sentido general coincide con las reportadas por Cáseres y González (1996), quienes señalaron un rango de proteína bruta (PB) de 22.8 – 23.4 %, aunque resulta inferior a los reportados por Redimio et al (1991), quienes encontraron valores de 29,8% de proteína, mientras que para la materia seca (MS) reporta valores inferiores a los expresados en la tabla 1.

La variación de crecimiento de los indicadores de condición corporal, como se muestra en la tabla 2, brinda además los valores obtenidos en el crecimiento absoluto para todo el período experimental.

 Tabla 2 Variación de crecimiento de indicadores de condición corporal según estado reproductivo y tratamientos. (n=9)

Superíndices diferentes difieren entre sí p<0.05

Podemos observar que el crecimiento obtenido por las reproductoras del Tratamiento I es de 2,33 veces superior al obtenido por el grupo del Tratamiento IV(control) y que el mismo se incrementa en relación directa con el porcentaje de Leucaena en la ración hasta alcanzar diferencias significativas entre tratamientos (p<0.05).

La ganancia media diaria alcanzada fue de 46; 37; 27; y 19 g/a/día para los tratamientos I, II, III y IV(control) respectivamente, ello permitió a los del tratamiento I alcanzar el mínimo peso de referencia para esta raza tras incrementar 3.86 kg promedio por animal durante el período de suplementación. Según Vera (1986) citado por Arias (2000) es recomendable incorporar los machos a los rebaños de reproductoras en sobrealimentación estimulante solo cuando estos hayan alcanzado crecimientos diarios entre 30 – 50 g, indicación que se cumple en los animales del Tratamiento I y II.

El comportamiento de los indicadores de condición corporal es similar al contenido en la variación del crecimiento. Los tratamientos I y II muestran la tendencia a incrementarse, aunque el Tratamiento I en mayor intensidad; los animales del grupo testigo muestran tendencia a disminuir en tanto que los del tratamiento III se mantienen. A partir de la cubrición se observan diferencias estadísticas entre el Tratamiento I y los restantes Tratamientos (p<0.05).

La tabla 3 muestra las correlaciones entre el peso vivo de la reproductoras y la condición corporal, estadísticamente significativa (p<0.05) en el Tratamiento I a partir de la cubrición con valores inferiores a los reportados por Molin et al (1991) r=0.80 y Cruz et al (1996) r=0.95; Russel et al (1969) r=0.89; Oregui y Garro (1989) r=0.87 y superior a González (1996) r=0.30.

Los valores medios de Peso Vivo se ajustan a los de Condición Corporal según la siguiente ecuación: 29.18 + 1.82 cc  r=0.75. Indicando que por cada unidad de diferencia en la Condición Corporal (cc), el peso vivo medio varía en 1.82 kg. Estos resultados son inferiores a los reportados por González (1996),  Cruz et al (1996), Molina et al (1991), Oregui y Garro (1989), Russel et al (1969); pero posibles según Vera y Forcada (1986), debido a las peculiaridades biológicas productivas de la raza Pelibuey  cubano en condiciones actuales de explotación comercial.

Tabla 3 Correlación entre el Peso Vivo y la Condición Corporal de las Reproductoras según estado reproductivo y Tratamientos. (n=9)

*p<0.05

Los mayores coeficientes de correlación entre el peso vivo y la condición corporal así como los valores más altos de equivalencia de una unidad de condición corporal con el peso vivo han sido reportados en ovejas de aptitud cárnica y con una deposición de grasa subcutánea importante. La raza Pelibuey  cubano presenta el inconveniente de que su ganancia en peso, es baja en relación con otras razas más especializadas en la producción de carne.

El peso al nacer constituye un aspecto importante en la viabilidad de los corderos durante los primeros días de nacidos, es la primera información que se tiene de un individuo. Este parámetro tiene gran importancia ya que permite en gran medida hacer una valoración de la productividad de los animales, por lo general el peso al nacer de la raza Pelibuey oscila entre 2,1 y 3,4 kg, dependiendo del tipo de partos, aunque el sexo de la cría y el número de partos de la madre influyen significativamente, al evaluar la variación de peso vivo de las crías al nacer según sexo por tratamientos, como se muestra en la tabla 4, existe diferencias significativa (p<0.05) entre los tratamientos  suplementados con Leucaena (I,II y III) y el tratamiento IV (control) en ambos sexos; destacándose que los valores más bajos encontrados de peso vivo (tratamiento IV) 2,17± 0.11 y 2.82 ± 0.089 para hembras y machos respectivamente, está influenciado por la poca disponibilidad de alimentos para este tratamiento y ello es una respuesta de la madre y del feto durante cada fase de su desarrollo (Robinson 1994; Blaxter 1989)
Tabla 4 Variación del peso vivo de las crías al nacer según sexo / Tratamientos

 

Se observa una ligera una ligera tendencia a presentar mayor peso al nacer en las crías procedentes de madres suplementadas con Leucaena 2.69 ± 0.10 y 3.75 ± 0.081, lo que indican que las madres están mejores alimentadas, estos valores son superiores  los reportados por Perón y Lima (1991).

Conclusiones

  1. Las reproductoras que recibieron niveles de suplementación 0.75 kg/a/dia quedaron en condiciones de mantener su continuidad reproductiva, al conservar el peso vivo por encima de 30 kg.
  2. Las crías de madres suplementadas con Leucaena lograron mayores pesos al nacer que aquellas procedentes de madres no suplementadas.
  3. Los niveles de suplementación empleados son factibles, considerando que el 0.75 kg/a/días, alcanzan mejores resultados.

 Bibliografía

  1. AOAC, 1984. Oficial Methods of análisis. ASS.Agric.Chem. 14 th Washington,D.C.
  2. Blaxter, K.L. 1989. Physiology of digestion in the ruminant. Butterworth, Washington, p. 390 (Tomado de: Devier, C.V. y V.H. Pfauder. J. Anim. Sci. 38(3): 669-675). 1965.
  3. Castillo, E. 1992. Utilización de Leucaena leucophala para la producción de carne bovina en sistema de banco de proteína con libre acceso. Rev. Cub. Cien.Agric. 27: 49 – 42.
  4. Crespo, J. 1999. Estudio de la fertilización nitrogenada en gramíneas. Informe Final de Tema. ICA. pp 1 – 15
  5. Cruz, M., Castillo, H. Ciclo anual de estros y concepciones de borregas Pelibuey en clima tropical. IV Congreso Nacional de Producción Ovina. AMTEO – INACH. San Cristóbal de las Casas. Chiapas. México. Marzo 20 -23. Memorias: 145 – 147.
  6. Duncan, D.B, 1955. Múltiples Ranges and Múltiple F. Test. Biometries F Tests. Biometries 11: 1
  7. Fonseca, Y. 2000. Efecto de la suplementación con Leucaena leucocephala a reproductoras ovinas Pelibuey sobre la continuidad reproductiva y el crecimiento de las crías. Tesis de Maestría. Bayamo: Universidad de Granma.
  8. González-Stagnaro, C. 1996. Control y Manejo de los factores que afectan el comportamiento reproductivo de los pequeños rumiantes en el medio tropical. In, Proc Int Symp Isotope and related techniques in Animal Production and Health. IAEA, Vienna, 45
  9. Gonzalez, R.A., García, L.H., Amáez, G.J.R. y Duarte, O.A. 2000. Distribución estacional y mensual de partos en ovejas Pelibuey expuestas a la presencia continua del morueco.
  10. Lascano, C. (1991). Monaging the grazing resourse for animal production in savaas of Tropical America. Tropical Grasslands. 25: 66-72.
  11. López, M. 1980. Inoculación de leguminosas tropicales. Inf. Final Tema. ICA. 33.
  12. Perón y Lima. 1991. El ovino pelibuey de cuba. Revisión biblkiográfica de algunas características productivas. Rev. Mundial de Zootecnia.66(1): 33 – 39.
  13. Pérez Infante. 2013. Ganadería Eficiente. Bases fundamentals. Ed. ACPA. La Habana. P.22.
  14. Robbinson, J.J. and McDonald, I. Effects of different levels of supplementation on age and weight at puberty onset in Pelibuey ewes born during the autumn. 12th International Congress on Animal Reproduction. The Houge, The Netherlands Congress Proceedings. Vol. 4. Free Communication No. 616: 2096 – 2098
  15. Russel, J.and Wilson, D. 1992. Why are ruminal cellulolytic bacteria unable to digest cellulose
    at low pH. Journal Dairy sci 79:1503-1509
  16. Vera 1986. Las necesidades nutritivas de las ovejas gestantes y vacías estabuladas y las relaciones entre peso vivo, índice de palpación y transformación de los alimentos. Jorn. Cient. SEOC. Granada.