keyboard_arrow_up
octubre 2018

Rescate marino en Kenia.

Hogaar solo flotaba, ya no podía sumergirse, y para una tortuga eso es una tortura. Cuando fue rescatada, los médicos vieron que tenía el tracto intestinal obstruido por muchos trozos de plástico. Cuatro meses después murió. Las tortugas han sobrevivido a todo: desde depredadores y desafíos evolutivos hasta el suceso que mató a los dinosaurios. Sin embargo, hoy están amenazadas por factores como la pesca desmedida y la contaminación del plástico en los mares. Local Ocean Conservation, una organización sin fines de lucro, trabaja en Kenia para persuadir a los residentes locales a que ayuden en la preservación de estos reptiles, en vez de comerciar su carne y sus conchas.
Fuente: https://mail.google.com/mail/u/0/#spam/FMfcgxvzLDwZhszDbQQsDCqRrjvcCvzg