Domingo, 20 de octubre de 2019

OCTUBRE de 2019
Volumen XXXVI 
N° 378
ISSN 1852-317X

Archivo

octubre 2019

Engorde de vaquillonas Angus con grano de trigo “entero”, expeller (torta) de girasol y rollo de cola (rastrojo) de soja, todos a voluntad.

Vet. Arg. – Vol.  XXXVI – Nº 378 – Octubre 2019.

Aníbal Fernández Mayer1

En Argentina como en otros países, la suplementación energética es sinónimo del empleo de grano de maíz. Sin embargo, en muchas oportunidades existen otros granos como el de trigo que por motivos de precio, factores comerciales, calidad proteica, problemas en  panificación (nivel de gluten) o peso hectolítrico (tamaño) no se pueden comercializar en forma adecuada.

Si bien estos son motivos suficientes para ser utilizado o, al menos, evaluar su empleo como un posible suplemento energético, existen muchos temores de tener problemas de empacho o acidosis con los riesgos de mortandad. Estos peligros son confirmados por muchos estudios que NO aconsejan el empleo de dicho grano, especialmente en altos niveles (a voluntad) con bovinos (carne o leche) porque sus almidones tienen alta degradación o digestión ruminal, y ello provoca un rápido descenso de la acidez ruminal (acidosis o empacho)  con peligro de muerte súbita. Sin embargo, si se realiza un adecuado período de acostumbramiento (15 días como mínimo) previo al suministro de este grano “a voluntad”, se puede lograr una  “adaptación” de las bacterias amilolíticas del rumen y, de esa forma, evitar el rápido descenso del pH (acidez ruminal) reduciendo o eliminando los peligros de mortandad recién enunciados.

Similitudes y diferencias entre los granos
Si se hace un estudio pormenorizado entre el grano de maíz y el de trigo, se observan similitudes y diferencias, entre las que se destacan:

Las similitudes están vinculadas con los niveles de almidón (energía). El grano de tamaño “grande” de maíz y trigo tienen similares valores de almidón (energía) alrededor de 700 a 750 gramos de almidón/kg de grano. Sin embargo, cuando son de tamaño “chico” (ej. grano de maíz punta de espiga), los niveles se reducen a 550-600 gr/kg. Lo mismo ocurre cuando el grano de trigo es chico, por efecto de fuertes sequías, heladas o cualquier otro fenómeno que alteró el normal llenado del grano.

Las diferencias están vinculadas con los niveles y características de sus proteínas. Los niveles de proteína bruta (PB) del grano de maíz son los menores de todos los granos de cereal, varían entre 7-10% y predomina la proteína llamada Zeína. Y esto también depende del tamaño del grano, mientras más grande sea menor será el nivel de PB, es decir, un grano de maíz “chato grande” de la base de la espiga puede tener entre 7 y 8% PB y en la punta de la misma espiga (grano chico) entre 8-10% PB.

Esto mismo ocurre con el grano de trigo cuya PB varía entre 10 al 14%, siempre el primer número es del grano grande y el segundo del chico. Mientras que las proteínas que predominan son la albúmina y glutelina, ambas muy solubles.

Características del ensayo
A partir de estos comentarios se diseñó un trabajo experimental buscando evaluar la respuesta productiva y el resultado económico al empleo de grano de trigo “entero” en altas proporciones junto con una fuente proteica complementaria y una fuente de fibra “sin procesar”, todos a voluntad. En este  experimento se usó el expeller o torta de girasol y rollo o heno de cola (rastrojo) de soja, respectivamente.

Se utilizaron 20 vaquillonas Angus (263.4+-15.3 kg de peso vivo inicial, en promedio). El trabajo se realizó en el campo de la familia Chiatellino (Bonifacio partido de Guaminí, Bs As) durante 65 días (03/10 al 06/12/2016).

La dieta estuvo integrada por:

  • Grano de trigo “entero” (70% de la dieta)
  • Expeller o torta de girasol (25% de la dieta)
  • Rollo de cola de soja (rastrojo) (5% de la dieta)

La concentración proteica y energética de la dieta fue: 13.5% PB y 2,48 Mcal EM/kg MS, respectivamente.
Luego del período de acostumbramiento, se suministró el grano + expeller en comederos tradicionales y el rollo (en un canasto) dentro del corral, todos a voluntad, respetando las proporciones citadas arriba.

Mediciones
Las mediciones realizadas fueron:

  • Calidad de los alimentos
  • Consumo de los alimentos
  • Comportamiento animal
  • Estado físico de las heces (bostas)
  • Ganancia de peso, a través de pesadas cada 15 días con una báscula electrónica.

Período de acostumbramiento
Este tema es tan importante que determina el éxito o fracaso del trabajo (engorde). El período de acostumbramiento debe durar como mínimo 15 días. En este ensayo duró 20 días (13/9 al 2/10).

Durante todo el engorde y, especialmente en el acostumbramiento, es “clave” monitorear muy de cerca la consistencia de las heces (bostas). En este experimento, las heces en el acostumbramiento tuvieron una gran variabilidad desde “chirlas a firmes”. Sin embargo, una vez finalizado el mismo más del 90% de ellas tuvieron una adecuada consistencia (pastosas-firme).

En el acostumbramiento se deben utilizar los comederos tradicionales o en su defecto se puede usar el “suelo” debajo de un alambre eléctrico, ofreciendo 1 metro de ancho por animal (mínimo). En este período nunca se pueden usar los “silos comederos” que se emplearían una vez finalizado dicho acostumbramiento. En el ensayo en cuestión se utilizaron comederos tradicionales.

  • Etapa previa al acostumbramiento
    Los animales deben comer 2 a 3 días una fuente rica en fibra “larga” (+ 3 cm de largo), en forma exclusiva, como rollos de regular a mala calidad, rastrojos de cosecha gruesa/fina o directamente pasto natural. En otras palabras, se debe buscar una adaptación a la fuente de fibra antes de empezar con el grano de trigo “entero”. En este ensayo se usó rollo de cola de soja de mala calidad a voluntad (Tabla 1: Calidad de alimentos).

 Inicio del acostumbramiento.

  • Durante el acostumbramiento se aconseja suministrar el grano de trigo entero  “2 veces por día” con la fibra larga a voluntad (siempre).
  • En el 1° día, se suministra el grano «entero» a razón del 5% del peso vivo (PV)  +  fibra a voluntad.
  • A partir del 2° día en adelante se aumenta el grano «entero» a razón del 3% del PV  hasta que dejen grano en el comedero + fibra, siempre, a voluntad.
  • Dieta final

Terminado el período de acostumbramiento y dependiendo del nivel de proteína del grano de trigo, de la categoría de animales a engordar y de las ganancias diarias de peso que se busque alcanzar, dependerá el agregado o no de algún suplemento proteico, (pellet de Girasol, de Soja, Raicilla de cebada, etc.).  Para ello se presentan 2 alternativas.

1° alternativa: Grano de trigo con MÁS de 12%PB
Si los niveles de proteína del grano tienen + del 12% y el peso vivo de los animales supera los 300 kg se puede usar solamente grano de trigo “entero” a voluntad + fibra larga, de cualquier calidad, también a voluntad. En este caso se pueden esperar ganancias por arriba de 1 kg diario.

2° alternativa: Grano de trigo con MENOS de 12%PB + suplemento proteico.
Si el grano tiene menos del 12% de PB y se utilizan animales jóvenes (<300 kg), se debe agregar un suplemento proteico. La proporción de este concentrado estará en función de la categoría animal y de las ganancias que se espera alcanzar, pero en todos los casos se debe ajustar el balance de la dieta (nivel de proteína y de energía) para obtener ganancias superiores al kilo diario.

En las tablas 1 y 2 se presenta la calidad de los alimentos utilizados en este ensayo “exploratorio” y la respuesta productiva obtenida, respectivamente. 

Tabla 1: Calidad de los alimentos

Tabla 2: resultado productivo

El consumo promedio de la dieta, medido en kg de materia seca, fue de 9 kg MS/vaquillona/día. Este consumo se distribuyó en: 6,3 kg de grano de trigo “entero”, 2,25 kg de expeller de girasol y 0,45 kg de rollo de cola de soja.

Resultado económico
El análisis económico de este tipo de planteo productivo estará sujeto al precio del mercado del grano de trigo que, por un motivo u otro, NO reciba el precio lleno. En muchas regiones del país, se están cosechando trigos con bajos % de gluten, lo que acarrea problemas serios a la molienda (panificación) y esto obliga a fuertes descuentos.

Por todo ello, es casi imposible establecer un precio de referencia para este tipo de grano. De algo estamos seguros, que con ganancias de peso por arriba de 1 kg diario, el resultado económico casi siempre será beneficioso al productor ganadero que lo vaya a utilizar.

Consideraciones finales
A continuación se harán algunas consideraciones prácticas con el objetivo de presentar un ejemplo de acostumbramiento y cuidados que el productor debería tener para evitar cualquier tipo de trastornos (productivos o en la salud de los animales) y poder transformar en carne un grano que tiene problemas para colocarlos en el mercado a un precio adecuado.

Ejemplo de acostumbramiento
Ejemplo: un animal de 300 kg de peso vivo

1° día: 1.5 kg de grano de trigo entero/animal (0.5% del PV) + fibra a voluntad.
2° día: 1.5 kg  + 0.9 kg de grano de trigo entero/animal (0.3% PV) (total 2.4 kg de grano entero/animal) + fibra a voluntad
3° día hasta el final: 2.4 kg de grano y se aumenta todos los días y hasta el final del engorde 0.9 kg grano/animal/día (0.3%PV) hasta que dejen grano en el comedero o suelo.
Recién en ese momento se puede utilizar un silo comedero o los comederos tradicionales con grano de trigo “entero” a voluntad + fibra a voluntad.

Mediciones

      • Es muy importantepesar” a los animales cada 15-20 días, con una báscula mecánica o electrónica. Las ganancias de peso NO deben ser inferiores a 900 gramos diarios. Si eso ocurre se debe revisar todo el proceso (trabajo) para determinar cuál es el factor negativo que afecta a las ganancias.
      • Se recomienda analizar la calidad del grano de trigo y la fuente de fibra (rollos, rastrojos o campo natural), solicitando al laboratorio las siguientes determinaciones: materia seca (MS), proteína bruta (PB), digestibilidad de la MS, almidón, azúcares solubles, fibra detergente neutra (FDN) y fibra detergente ácida (FDA) y lignina, éstos 3 últimos parámetros sólo a la fuente de fibra que se use. El objetivo de estos análisis es tener certeza de la calidad de los alimentos y así hacer las correcciones que corresponda.
      • Si se usa un concentrado o subproducto rico en proteína, también se debe analizar: MS, PB, digestibilidad de la MS y Extracto Etéreo (grasas).

Cuidados a tener en cuenta

      1. Que haya un adecuado espacio de comedero, como mínimo, 1 metro lineal por animal, desde el primer día de acostumbramiento hasta el final del engorde.
      2. Monitorear las «Bostas», las cuales deben ser pastosas firmes con grano de trigo visible. Ni bien aparezca alguna bosta «chirla», ver que animal tiene la cola sucia y sacarlos del engorde y llevarlos a comer pasto (pastura, verdeos o rastrojos). Estos animales NO deben comer grano hasta que se normalicen las bostas.
      3. Terminado el acostumbramiento (+15 días) se puede usar, recién en ese momento, un silo-comedero o los comederos tradicionales. Como se dijo anteriormente, en este último caso, debe “sobrar grano al día siguiente” (±5%) para asegurar que los animales estén comiendo a boca llena.
      • En caso de usar un silajes de planta entera de maíz, sorgo u otro cultivo, como fuente de fibra, el tamaño de picado debe ser mayor o igual a 5-3 cm de largo, caso contrario NO sirve el silaje como fuente de fibra larga.
      1. En los días feriados (sábados, domingos o días festivos), tanto en el acostumbramiento como en pleno engorde, se debe alimentar con  grano entero (sólo) o grano + suplemento proteico, siempre con fibra, como si fuera cualquier día de la semana. Nunca se debe dejar de alimentar ni siquiera 1 día o poner el doble de cantidad de grano en los comederos, para evitar el riesgo de lluvias o la misma saliva de los animales que puede provocar fermentaciones indeseables.
      2. En los días de lluvias, salvo que sean muy intensas, se debe suministrar grano entero en forma normal, pero agregando un 80% de la cantidad que se entrega en un día con sol, ya que ese grano se humedece con el agua y se hincha, por ello, los animales comerán menos grano de lo habitual.

1Nutricionista de INTA Bordenave. (Dr. C. Ing. Agr. M.Sc.) Centro Regional Buenos Aires Sur (CERBAS) (fernandez.anibal@inta.gob.ar ó afmayer56@yahoo.com.ar)