keyboard_arrow_up
agosto 2020

Seroprevalencia de Newcastle en granjas de Patos Pekín georeferenciadas en la provincia Artemisa, Cuba.

Vet. Arg. – Vol. XXXVII –  Nº 386– Agosto 2020.
Vladimir Machín1; José Alberto Alfaro2; Miguel Redondo3; Yolanda Suárez Fernández2; Manuel Colas Chavez2

Resumen
Se evaluó la seroprevalencia de anticuerpos del virus de Newcastle según la condición epidemiológica de dos granjas de Patos Pekín georeferenciadas en la provincia Artemisa. La visualización espacial de las granjas se realizó según vulnerabilidades: asentamientos poblacionales, aves migratorias, granjas ponedoras y carreteras cercanas. Se analizó la seroprevalencia según estacionalidad del año. Se detectó una seroprevalencia alta para la ENC en Patos Pekín, con alto riesgo. Las granjas se encontraron desprotegidas epidemiológicamente en ambos períodos estacionales. La alta seroprevalencia de anticuerpos del VNC se encuentra estrechamente relacionada con las vulnerabilidades: control sanitario, saneamiento e higiene.
Palabras clave: Seroprevalencia, Newcastle, vulnerabilidades.

Seroprevalence of Newcastle in Pekíng Ducks farms georeferenced in Artemisa province
Summary
Seroprevalence of Newcastle virus antibodies was evaluated according to the epidemiological condition of two georeferenced Pekíng Ducks farms in Artemisa province. The spatial visualization of the farms was performed according to vulnerabilities: population settlements, migratory bird, laying farms and nearby roads. Seroprevalence was analyzed according to seasonality of year. High seroprevalence for NCD was detected in Pekíng Ducks with high risk. The farms were found epidemiologically unprotected in both seasonal periods. The high seroprevalence of VNC antibodies is associated to the vulnerabilities: sanitary control, sanitation and hygiene.Keywords: Seroprevalence, Newcastle, vulnerabilities.
1 mpresa Comercializadora Avícola (COAVI), MINAG, Artemisa, Cuba.
2Facultad de Medicina Veterinaria, Universidad Agraria de La Habana (UNAH), Mayabeque, Cuba.
3Laboratorio de Investigación y Diagnóstico Aviar «Jesús Menéndez» (LIDA), La Habana, Cuba.
publicacion.vet@gmail.com

Introducción
La Enfermedad de Newcastle (ENC) es una de las principales enfermedades de importancia económica en la avicultura mundial, con amplia distribución en numerosos países y reportes de infecciones en más de 200 especies (Villegas, 2015; Sánchez, 2013). Newcastle es capaz de provocar desde manifestaciones clínicas inaparentes hasta fulminantes, por tanto, es reconocida como principal amenaza para la avicultura internacional y se destaca por las afectaciones en salud pública, comercio internacional de los animales y sus subproductos (Jaimes et al., 2010). Por su gravedad y constituir una zoonosis forma parte de la lista A de enfermedades de notificación obligatoria de la Organización Mundial de Sanidad Animal.

Existe un número alto de especies aviares susceptibles al virus que incluye aves silvestres, acuáticas y ornamentales, las cuales contribuyen constantemente a la diseminación viral (Umali et al., 2014). Sin embargo, en el caso de patos y gansos en raras ocasiones presentan un cuadro clínico grave (De y Espinosa, 2004). Este virus es altamente contagioso (Chen y Whang, 2005), con presentación de brotes recurrentes, a menudo asintomáticos, infecciones respiratorias ligeras, caracterizados por alta mortalidad que puede alcanzar el 100% (Alexander, 2003; Villegas, 2015).

Newcastle como otras entidades infecciosas aviares comparten como factores de bajos niveles de bioseguridad, potencial de contacto con aves silvestres, alta densidad poblacional y cercanía a cuerpos o espejos de agua (Hamilton et al., 2012). Los sistemas actuales de producción avícola no están exentos de ser afectados por la aparición de procesos patológicos con rápida capacidad de propagación, por ello deben trazarse estrategias de métodos preventivos y control, así como análisis de vulnerabilidad y riesgo (Pinto et al., 2011).

Un elemento importante de la avicultura en Cuba lo constituye la bioseguridad, así como los programas de control contra las enfermedades (Ramírez, 2009). Diferentes autores (Fernández et al., 2013; Godínez et al., 2013, Pampín et al., 2016) recomiendan el cumplimiento de la vacunación del programa de control y erradicación de Cuba para la ENC en reproductores semirrústicos, camperos, ligeros y gallinas ponedoras con sus reemplazos.

En Cuba existe un sistema de vigilancia epidemiológica que refleja todos los casos sospechosos, realizándoles sus correspondientes exámenes de laboratorio, de forma periódica y frecuente, así como a las crianzas especializadas y aves centinelas que reciben un tratamiento similar aplicándoles pruebas serológicas mensuales y a más corto plazo cuando se presentan las migraciones. Sin embargo, es de destacar que los patos no están contemplados en la inmunoprofilaxis dentro del programa de control integrado (Redondo et al., 2017). Por tal razón, el objetivo de este trabajo es evaluar la seroprevalencia de anticuerpos del virus de Newcastle según la condición epidemiológica en dos granjas de Patos Pekín georeferenciadas en la provincia Artemisa.

Materiales y métodos
Diseño de estudio
Se realizó un estudio observacional, prospectivo y seroepidemiológico, en las granjas de Patos Pekín Inseminación Artificial y Miguel Perera pertenecientes a la Empresa Comercializadora Avícola de Artemisa, de la región occidental de Cuba, durante el período 2016- 2017.

Estudio serológico
Para demostrar de manera indirecta la presencia de aves reactoras al virus de Enfermedad de Newcastle (ENC) se realizó prueba de Inhibición de la Hemoaglutinación (IHA) a partir de muestras de sueros de Patos Pekín, de ambas granjas.

Toma de muestra de sangre
Para evaluar la respuesta serológica de los niveles de anticuerpos se realizó muestreo mensual. Se extrajo 2 ML de la vena marginal del ala con jeringas de 5 ml y agujas de 20G, la cual fue depositada en viales sin anticoagulante, los que permanecieron a temperatura ambiente hasta la formación del coágulo y posteriormente se dejaron a 4ºC toda la noche. El suero se obtuvo por centrifugación de los tubos a 3 000 rpm por 20 minutos. El cual se colectó y se dividió en dos fracciones de 500 µL cada una, y se mantuvieron a -20ºC hasta su evaluación, siguiendo los procedimientos descritos por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, 2017).

Determinación de anticuerpos
Para determinar los anticuerpos contra el virus de la ENC se utilizaron microplacas de fondo en U y se empleó el método beta. El volumen de trabajo de cada uno de los reactantes fue de 50 μL. Se realizaron diluciones seriadas logaritmo base 2 de los sueros en solución buffer-fosfato (PBS) a pH 7,2-7,4, a las que se les añadió 4 unidades hemoaglutinantes (4 UHA) del antígeno viral y se incubaron a TA durante 30 minutos. Seguidamente se adicionó eritrocitos de pollo al 1% y se incubaron a TA durante 30 minutos. En todas las placas se dejaron pocillos controles de 4 UHA, de glóbulos rojos y de sueros positivos y negativos.

Para la interpretación se tuvo en cuenta la dispersión de los títulos, el porcentaje de reactores positivos y las medias geométricas obtenidas en cada año en ambas granjas en los dos períodos climáticos de Cuba (poco lluvioso “noviembre-abril” y lluvioso “mayo – octubre”). Los criterios de positividad (más de 90% de reactores positivos y medias geométricas superiores a 1:8) según procedimientos descritos por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, 2017).

Georreferenciación
Para la visualización espacial de las granjas de Patos Pekín, se procedió a calcular las coordenadas geográficas (latitud y longitud) a partir del centroide del cuadrante epizootiológico (1 km2). Se utilizó el programa QGIS versión 3.0.1 y las bases cartográficas de GEOCUBA. Se trabajó con el Sistema de Referencias de Coordenadas Internacionales NAD27, EPSG: 4267. Se tuvo en cuenta para el análisis espacial las principales vulnerabilidades: asentamientos poblacionales humanos, asentamientos de aves migratorias, granjas de gallinas ponedoras, carreteras cercanas y espejos de aguas.

Evaluación epidemiológica
Se aplicó una evaluación epidemiológica mensual de cada granja con la finalidad de realizar una valoración de las brechas sanitarias en la seroprevalencia de los títulos de anticuerpos según la estacionalidad del año (período poco lluvioso y período lluvioso). La interpretación de la condición epidemiológica de cada granja o UEB se hizo acorde a las categorías y formas de evaluación de la bioseguridad según la Resolución 76/2015 de la Dirección de Sanidad Animal (DSA):

  • Protegida: Aquellas unidades que obtienen en su evaluación de 90 a 100 puntos.
  • Menos vulnerable: Cuando se presente un brote de enfermedad o se afecten los indicadores bioproductivos planificados, se evaluará epizootiológicamente el evento con el Grupo de Salud Avícola de la provincia correspondiente para determinar si se vería afectada la condición de protegida que ostenta la unidad.
  • No Protegida: Aquellas unidades que obtienen en su evaluación menos de 90 puntos.

Estas unidades actualizarán el plan de medidas para eliminar las brechas sanitarias que puedan existir y afectar el sistema de bioseguridad.

Invalidantes a la evaluación epidemiológica

  • No delimitación y protección de áreas: cercas perimetrales, mallas antipájaros, áreas administrativas de las Instalaciones de producción.
  • Incumplimiento de las notificaciones y seguimientos al Sistema de Vigilancia Epizootiológica (SIVE), según Resolución 21/2010, Sistema de notificación obligatoria de enfermedades de la República de Cuba.
  • Envío de rutina de muestras a los laboratorios. Registro y control del trabajo veterinario diario en las unidades.
  • No funcionamiento correcto del filtro sanitario acorde al propósito.
  • No lavado de la ropa sanitaria en la unidad.
  • Incumplimiento de la habilitación sanitaria entre crianzas.
  • Mala calidad o falta de control sanitario del agua de consumo y alimentos.
  • Finalmente se definieron propuestas de medidas en ambas UEB para reducir las vulnerabilidades encontradas en ambos períodos.

Análisis estadístico
Se realizó un análisis descriptivo: media, valor máximo, valor mínimo, coeficiente de variación (CV %), desviación estándar (DS) y error estándar (±ES) de los valores mensuales obtenidos de la puntuación de la evaluación de la bioseguridad de las UEB de Patos Pekín, utilizándose el paquete estadístico, STATGRAPHICS PLUS versión 5.1.

Resultados y discusión
En la Figura 1, se observa la dispersión de los títulos de anticuerpos de VNC en ambos períodos (poco lluvioso y lluvioso). Con una dispersión de títulos desfavorables para la UEB Inseminación artificial, respecto a la UEB Miguel Perera, la cual solo presentó dispersión de títulos de anticuerpos en el período lluvioso.
A

B

Figura 1. Dispersión de los títulos de anticuerpos contra NC en las UEB de Patos Pekín Miguel Perera e Inseminación Artificial.  A) Período poco lluvioso y B) Período Lluvioso.

La dispersión desfavorable de títulos de anticuerpos de VNC con énfasis en la UEB Inseminación Artificial, contiene una estrecha relación con diferentes brechas sanitarias que tienen un impacto negativo en los indicadores bioproductivos y sanitarios. Entre las principales vulnerabilidades se destacan: la orientación de la granja norte-sur, calidad higiénico-sanitaria del agua, deficiencias de las mallas antipájaros, disposición de residuales líquidos y sólidos.

Según Pérez (2019), la orientación norte-sur constituye una limitante para el desarrollo tecnológico y bioproductivo de los animales en explotación, ya que se afecta el confort y la respuesta bioproductiva de las aves. Afirma Baumberger et al. (2018), que con la orientación norte-sur, existe una mayor incidencia de rayos solares, provocando el aumento de la temperatura en el interior de las naves llegando a provocar estrés calórico, el cual trae como consecuencia un aumento de la frecuencia respiratoria y de la temperatura corporal con disminución de la presión sanguínea, del pulso, el consumo de alimento hasta un 20%, la producción de huevos hasta un 15%, el peso del huevo hasta un 8%, la calidad de la cáscara hasta un 3% y por ende la calidad interna del huevo.

SENASA (2016), aseguran que las mejores orientaciones para la cría de aves en países tropicales deben ser este-oeste o noroeste-sureste, ya que favorecen la incidencia de los vientos alisios del noreste, no así la de los rayos solares y de las lluvias en el interior de las naves. Se garantiza así, una óptima ventilación y se evita la elevación de la temperatura en el interior de las naves. Sánchez et al. (2010), recomiendan la orientación noroeste-sureste para la crianza de las aves, siempre que se tenga en cuenta, los vientos predominantes según la localidad.

Los resultados de la calidad sanitaria del agua enviados al laboratorio de carácter nacional (LIDA), arrojan no estar apta para consumo por contaminación con +16 NMP de coliformes p/100 ml agua. El agua en esta granja no recibe tratamiento. Oliveros (2012) declara que es necesario mantener un correcto control sobre los componentes del agua para evitar la aparición de enfermedades. Las mallas antipájaros presentan brechas que permite la entrada de avifauna silvestre al interior de las naves. Según Bailey (2014) las vulneravilidades son un factor determinante en la valoración de los resultados de bioseguridad de una granja y además constituyen limitantes para la producción y salud de los animales.

Con respecto a la dispersión desfavorable de títulos de anticuerpos de VNC en la UEB Miguel Perera se le atribuyen como principales vulnerabilidades: irregularidades en el funcionamiento del filtro, déficit en el cercado perimetral, ubicación cercana a poblaciones y no cloración de agua.

Banda (2014) refiere que el perímetro del área de producción debe estar cercado por telas metálicas en buen estado, impidiéndose así el paso de animales ajenos al propósito productivo, elemento al cual no disponemos ya que nuestro cercado perimetral presenta áreas con alambre de púa que constituye una brecha para que penetren caninos, felinos, bovinos entre otras especies.

Esta unidad se encuentra ubicada a menos de 1 km de la doble vía Caimito-Guayabal, donde comienza también el asentamiento poblacional de Guayabal. No coincidiendo con lo planteado por diferentes autores (Nilipour, 2011; Martínez, 2014) quienes que una ubicación inadecuada con respecto a un poblado o carretera con abundante tráfico de personal y mercancía, así como de animales, representa un riesgo para la transmisión de microorganismos a la granja y a la bioseguridad de ésta.  Además de que las carreteras principales deben estar alejadas a 1 km de las instalaciones destinadas a la producción animal y a 5 km de asentamientos poblacionales y otras unidades de producción.

Es de destacar que esta unidad no se aplica cloración del agua, el agua que se utiliza en la unidad proviene de un pozo, la cual es bombeada mediante una turbina hacia el interior del tanque elevado y de allí, se distribuye por la red hidráulica a toda la granja. Afirman Ramírez y Ruiz (2012) que el cloro se usa comúnmente como desinfectante para el agua, ya que reduce las poblaciones de microorganismos en esta.

La presencia de hongos en el alimento, por encima del permitido para los animales valorado en categoría de rechazable para el conteo de hongos y en la calidad sanitaria del agua resultó con +16 NMP de coliformes p/100 ml de agua, esto trae como consecuencia un elevado número de aves enfermas y muertes por enterobacteriosis que constituyen en esta unidad la principal causa de muerte.

Según Colas et al. (2017); Llena (2013) el agua es considerada un elemento nutricional indispensable en las explotaciones avícolas, además de la importancia que tiene en el transporte de todo tipo de complementos (antibióticos, vacunas y probióticos) los cuales son necesarios para mejorar la sanidad, productividad y rentabilidad de las explotaciones.

En la Figura 2, se observa la georreferenciación de las UEB Inseminación Artificial y Miguel Perera con las principales vulnerabilidades: granjas de gallinas ponedoras cercanas, carreteras principales cercanas y espejos de agua cercanos.
A)
B)

Figura 2. A) Principales vulnerabilidades identificadas de las UEB de Patos Pekín Miguel Perera e Inseminación Artificial y B) Mapa de calor de riesgo epidemiológico para la Enfermedad de Newcastle.

Se aprecian carreteras cercanas para ambas unidades, las cuales constituyen objeto de tráfico constante y demuestran existencia de asentamientos poblacionales humanos colindantes. También coexisten unidades contiguas pertenecientes a la Empresa Pecuaria Niña Bonita y Empresa Pecuaria Los Naranjos, que a su vez poseen unidades avícolas determinantes de riesgos biológicos para el peligro de la presentación de la ENC, además se destaca la presencia de espejos de agua cercanos (Embalse La Coronela) los cuales constituyen asentamientos para la avifauna silvestre en período de migración.  Carrasco et al. (2016) plantean que las unidades deben estar a 1km de carreteras y a 5 km de asentamientos poblacionales. Cabe destacar que en la zona de calor (área roja) la cual comprende un radio de 10 km existe proximidad de carreteras, asentamientos poblacionales, áreas de pastizal para especies bovinas, unidades avícolas y espejos de agua, todos son vulnerabilidades que favorecen la penetración de agentes etiológicos e influyen en el comportamiento de la seroprevalencia de la ENC.

Márquez (2010), refirió que investigar las granjas avícolas supone un incremento significativo de los costos del programa de vigilancia de un país, por lo que se debe estimular la realización de la vigilancia epidemiológica específica, basada en la mayor probabilidad de la presencia de la infección, en una determinada categoría o subpoblación de aves domésticas. Rosales (2018) planteó que no se deben observar los programas de bioseguridad de las granjas como un costo innecesario sino como una inversión con una rentabilidad a mediano y corto plazo.

La Tabla 1, muestra la evaluación de la bioseguridad de las UEB de Patos Pekín Miguel Perera e Inseminación Artificial realizada en los dos períodos estacionales de Cuba (período lluvioso y período poco lluvioso). Ambas unidades se calificaron como desprotegidas epidemiológicamente por los valores obtenidos inferiores de 90 puntos, según la Resolución 76/2015 dictaminada por la Dirección de Sanidad Animal (DSA), Organismo Rector de Veterinaria en Cuba.

En la Tabla 2, se observa la estadística descriptiva de los valores de bioseguridad de las UEB de Patos Pekín Miguel Perera e Inseminación Artificial en los dos períodos estacionales de Cuba (período lluvioso y período poco lluvioso). Se aprecia un coeficiente de variación (CV) alto en el período lluvioso con respecto al poco lluvioso para ambas UEB. Dicho comportamiento pudo estar influenciado por la acumulación de agua después de lluvias y precipitaciones en diferentes áreas de las instalaciones, que ocasionan charcos de fango putrefacto debido al desnivel del piso con altas afectaciones en la salud, bienestar y resultados productivos. Al respecto, Pérez (2019) plantea que las granjas deben asentarse sobre terrenos llanos, de fácil drenaje que impidan acumulación de aguas residuales después de las lluvias.

Tabla 1. Evaluación de bioseguridad de las UEB de Patos Pekín Miguel Perera e Inseminación Artificial en los dos períodos estacionales de Cuba: período lluvioso y período poco lluvioso

Tabla 2. Análisis descriptivo de los valores de bioseguridad obtenidos de las UEB de Patos Pekín Miguel Perera e Inseminación Artificial en los dos períodos estacionales de Cuba: período lluvioso y período poco lluvioso.

La Tabla 3, muestra las principales vulnerabilidades detectadas en las UEB de Patos Pekín Miguel Perera e Inseminación Artificial, identificadas según la Resolución 76/2015 dictaminada por la Dirección de Sanidad Animal (DSA), Organismo Rector de Veterinaria en Cuba.

Según D´Ercole (1998) se entiende por vulnerabilidad la propensión de un elemento o de un conjunto de elementos a sufrir ataques y daños en casos de manifestación de fenómenos destructores y/o generar condiciones propicias a su ocurrencia o al agravamiento de los efectos. Chaux (2007) refiere que el estudio de vulnerabilidad es un importante factor en el análisis de riesgo, conocer sus variables e indicadores permite la compresión de los escenarios de riesgo. Muchas veces los elementos expuestos pueden presentar amenazas de baja o alta intensidad. Lavell (2000) explica que comprender los factores de vulnerabilidad que inciden en la debilidad o susceptibilidad de los asentamientos poblacionales es una acción prioritaria para la toma de decisiones de reducción de riesgo.

Los resultados de vulnerabilidad tienen una alta influencia en la seroprevalencia de la ENC identificada en las UEB de Patos Pekín Miguel Perera e Inseminación Artificial investigadas en los períodos estacionarios de Cuba. El control y la prevención efectiva de la ENC dependen de identificar y eliminar las causas de predisposición de la enfermedad.

Al respecto, Sunyer (2017); Rosales (2018) argumentaron que el mantenimiento de la bioseguridad del lote es fundamental para el control y la prevención de enfermedades. Por tanto, se hizo necesario encaminar una serie de estrategias a partir de medidas, con la finalidad de fortalecer la lucha y control de las principales brechas sanitarias identificadas en las poblaciones estudiadas frente a la seroprevalencia de la ENC (Tabla 4).

Para disminuir las principales vulnerabilidades identificadas y por consiguiente el riesgo de presentación de la enfermedad de Newcastle se indicaron las siguientes medidas:

  • Cumplimiento estricto de las medidas de bioseguridad, con énfasis en el mejoramiento de la cerca perimetral la cual tiene un estado constructivo de mala calidad permitiendo la entrada de animales ajenos a la unidad y disminuir la alta presencia de aves silvestres dentro de las naves. Kim et al. (2012) plantearon que las aves silvestres tienen la capacidad de introducir nuevos patotipos en las unidades de explotación avícola y en unidades que explotan otras especies. Estudios realizados por Das et al. (2015) aseguran que la avifauna silvestre tiene la capacidad de transmistir por vía horizontal el virus de Newcastle.

Tabla 3. Principales vulnerabilidades detectadas en las UEB de Patos Pekín según la Resolución 76/2015 de la DSA.

Tabla 4. Estrategias de medidas encaminadas a disminuir las vulnerabilidades de seroprevalencia de la ENC en las UEB de Patos Pekín Miguel Perera e Inseminación Artificial

  • Garantizar un correcto uso del filtro sanitario y el lavado de la ropa, que evite la entrada y salida del personal con la ropa de trabajo, para no propiciar el flujo de agentes etiológicos tanto de las naves como de los asentamientos poblacionales. Luttrell et al. (1996) plantean que las infecciones en las unidades ocurren directamente por contacto entre las aves, por aspiración del polvo, agua de bebida y utensilios contaminados y también el manejo tecnológico que desempeña un papel fundamental.
  • Optimización del plan de control y lucha contra la presencia de vectores entre ellos los roedores, principales diseminadores de varias enfermedades. Barnes et al. (2013) refieren que el roedor Rattus rattus en el tracto gastrointestinal presenta condiciones muy favorables para que ocurran eventos de recombinación y transferencia de genes entre cepas de Escherichia coli. Además, Barin et al. (2010) aseguran que los roedores actúan como vectores mecánicos en la transmisión de la ENC al ser expuestos a los aerosoles de la vacunación en su proximidad a los locales de crianza.
  • Desinfección por aspersión de los vehículos a la entrada de la unidad. Durango et al. (2004) proyectan que los medios de transportes pueden propagar las enfermedades al igual que los animales a través de las deyecciones diseminándolas al medio ambiente.
  • Mejoramiento del manejo de las mantas, con óptima ventilación que disminuya los niveles de polvo y amoníaco. Al respecto Hofacre (2010) describe que el buen manejo es extremadamente importante, acompañado de una ventilación adecuada en términos de calidad y cantidad del aire, debido a que un incremento de los niveles de amoníaco por encima de 50 ppm y una exposición prolongada al mismo produce parálisis y destrucción de los cilios de la mucosa respiratoria lo que permite la replicación viral.

Conclusión
La alta seroprevalencia para la enfermedad de Newcastle en patos Pekín de las UEB Miguel Perera e Inseminación Artificial georreferenciadas se encuentra estrechamente relacionada con las vulnerabilidades control sanitario, saneamiento e higiene.

Bibliografía

  1. Alexander, D.J. (2003). Newcastle disease other avian paramyxoviruses. In: Y.M.Saif, H.J. Barnes, A.M. Fadly, J. R. Glisson, L.R. McDougald and D.E. Swayne (Eds), Diseases of poultry 11th , Ames, IA: Iowa State University Press, p.63-99.
  2. Barin A., Arabkhazaeli F., Rahbari S., Madani S.A. (2010). The housefly, Musca domestica, as a possible mec hanical vector of Newcastle disease virus in the laboratory and field. Med Vet Entomol, 24(1): 88– 90.
  3. Barnes H., Nolan L. y Vaillancourt, J. (2013). Diseases of Poultry. 16 ed. USA: Blackwell Publishing. pp. 691-715.
  4. Baumberger C., Lazo A., Bluhm P. J., Di Pillo F., Bravo, Hamilton W. Ch. (2018). Detection of Newcastle disease virus in backyard poultry in Chile. Rev.MVZ Córdoba 23(Supl):6942-6950.
  5. Blay, Martin. (1991).Manual práctico. Cria rentable de patos y gansos.
  6. Carrasco A.O.T., Seki M.C., Benevenute J.L., Ikeda P., Pinto A.A. (2016). Experimental infection with Brazilian Newcastle disease virus strain in pigeons and chickens. Brazilian J Microbiol, 47(1): 42-231.
  7. Chaux, G. (2007). Conceptos básicos sobre gestión de riesgo. Lima: PREDECAN.
  8. Chen J. P. and Wang, C. H. (2005). «Clinical epidemiologic and experimental evidence for the transmission of Newcastle disease virus through eggs. Avian Disease, 46: 461-465.
  9. Colas M., Pérez E., Ortega C. y Lamazares M. (2017). Influencia del peso vivo inicial en los indicadores bioproductivos y morfométricos en gallinas ponedoras. Revista Cubana de Ciencia Avícola, 41 (1): 15-34.
  10. D´Ercole, R. (1998). Approches de la vulnerabilité et perspectives pur une meilleure loguiqe de réduction de risques. Pangea. No 29-30, p.20-28.
  11. Das M., Kumar S. (2015). Recombinant phosphoprotein based single serum dilution ELISA for rapid serological detection of Newcastle disease virus. J Virol Methods. 225: 9-64.
  12. De, M. D. y Espinosa C (2004). Manual de Prosesamiento de la enfermedad de Newcastle.Buenos Aires,Angertina: SENASA. pp.1-31.
  13. Durango J., Arrieta G y Mattar S. (2004). Presencia de Salmonella spp. en un área del Caribe colombiano: un riesgo para la salud pública. Revista Biomédica Colombiana, 24(3): 89-96.
  14. Fernández A., Madrazo G., Bermúdez J., Pérez M. (2013). Ponedoras y sus reemplazos. En: Manual tecnológico para la cría de aves. La Habana, Cuba: Instituto de Investigaciones Avícolas. p 49-77.
  15. Godínez O., Pérez M., Colas M., Sardá R. y Madrazo F. (2013). Manual Tecnológico de Crianza de Reproductores ligeros y sus reemplazos. La Habana, Cuba: IIA MINAGRI. p.3.
  16. Hamilton W. C, Rojas H, Pinto J, Orozco J, Hervé-Claude L. P, Urcelay S. (2012). Characterization of backyard poultry production systems and disease risk in the central zone of Chile. Res Vet Sci., 93(1):121–4.
  17. Hofacre C. (2010). Colibacilosis aviar: Patogénesis, epidemiología y factores de riesgo. Revista Avicultura Profesional, 20 (2): 22-24.
  18. Jaimes J.A., Gómez A.P., Álvarez D.C.M., Soler D, Romero JR., Villamil LC. (2010). Las enfermedades infecciosas y su importancia en el sector avícola. Revista de Medicina Veterinaria. 20:13.
  19. Kapczynski D.R., Afonso C.L., Miller P.J. (2013). Immune responses of poultry to Newcastle disease virus. Dev Comp Immunol, 41(3):447–53.
  20. Kim B.Y., Lee D.H., Kim M.S., Jang J.H., Lee Y.N., Park J.K., Park S.Y., Choi IS., Song C.S. (2011). Exchange of Newcastle disease viruses in Korea: The relatedness of isolates between wild birds, live bird markets, poultry farms and neighboring countries. Infect Genet Evol., 12(2):478–82.
  21. Lavel, A. (2000). Desastres y Desarrollo: Hacia un entendimiento de las formas de construcción social de un desastre. San José: Ed BID, CIDHS.
  22. Llena J. (2013). Especial agua de bebida. Tratamientos en el agua de bebida. Revista de Selecciones avícolas 23 (1): 10
  23. Luttrell M. P., Fischer J., Stallknecht y Kleven S. (1996). Field investigation of Mycoplasma gallisepticum infections in house finches (Carpodacus mexicanus) from Maryland and Georgia. Georgia, USA: Avian Dis. 40(2):335-41.
  24. Márquez, M.A. (2010). Riesgo de Introducción de la influenza aviar en la República Argentina. Situación mundial de la influenza aviar y su implicación para América Latina Ministerio de la Agricultura, Ganadería y Pesca, Senasa. Buenos Aires, IICA p: 110
  25. Martínez A. (2014). Plan de empresa para una granja de gallinas ecológicas.  Trabajo de Diploma. Soria, Escuela de ciencias empresariales y del trabajo. Pp58
  26. Nilipour A. H. (2011). Sistemas de producción avícola en climas cálidos. Evolución, economía [en línea]. Panamá. Disponible en: http://www.cuencarural.com/granja/avicultura/73301-sistemas-de-produccion-avicola-en-climas-calidos-evolucion-economia-y-limites/ [Consulta: 25 marzo 2019].
  27. Organización Mundial de Sanidad Animal. (2017). Infección por el virus de la enfermedad de Newcastle. Recomendaciones aplicadas a las enfermedades la lista de la OIE y a otras enfermedades importantes para el Comercio Internacional. pp.1–12.
  28. Pampín M., Madrazo G., Fumero J. E. y Edghill E. (2016). Avicultura sostenible. En: Funes F. y Vázquez L. L. Avances de la agroecología en Cuba. Primera edición ed. La Habana.
  29. Pelayo S. (2018). Zooantropozoonosis. La Habana, Cuba EciMed. Ciencias Médicas.
  30. Pérez J. (2018). Definición de georreferenciación. Disponible en: https://definicion.de/georreferenciacion/. [Consulta: 14 de marzo de 2019].
  31. Pérez, E. (2019). Conferencias de clase. Unidad Docente “Los Naranjos”. Caimito.
  32. Pinto M. P., Domínguez Pérez P. (2017). Evaluación de la efectividad de tres métodos de vacunación con virus vivo contra la enfermedad de Newcastle en aves de corral alojadas en sistema de barrería vertical. VII Jornada Científica Nacional de Avicultura. Rancho Boyeros. La Habana. Cuba. Del 18 al 20 de octubre de 2017.
  33. Ramírez A y Ruiz D. (2012). Buenas Prácticas Avícolas. La Habana, Cuba: ACPA. p 89.
  34. Ramírez, A. (2009). Panorámica de la avicultura cubana. Rev Avic Prof, 27(3): 6-8
  35. Redondo M., Acosta I., Santana Y., Fernández A., Matos S., Aguilar R., Rodríguez, N. J., Lazo A.L., Pérez L., Naranjo S., García M. (2017). Monitoreo serológico de anticuerpos de Newcastle por HI en diferentes especies de aves durante el año 2016. VII Jornada Científica Nacional de Avicultura. Rancho Boyero. La Habana. Cuba. Del 18 al 20 de octubre de 2017.
  36. Rosales A. G. (2018). Bioseguridad una inversión imprescindible. Congreso LPN, Miami. Revista aviNews. pp 91-102.
  37. Sánchez A., López A., García M. C., Pérez M., Trujillo E., Lamazares M. C. y Sardá R. (2010). Salud y producción de las aves. La Habana, Cuba: Félix Varela.pp
  38. Sánchez V.M. (2013). Aplicación de técnicas moleculares para la detección de contaminación con otros agentes virales en vacunas de Newcastle. Universidad Javeriana.
  39. SENASA S. N. (2016). Manual para el diagnóstico de las enfermedades de aves y lagomorfos que pueden aparecer en las plantas de transformación primaria.
  40. Sunyer R. G. (2017). Compromiso con la bioseguridad. AviNews. (23): 60-61.
  41. Umali D. V., Ito H., Katoh H., Ito T. (2014). Surveillance of avian paramyxovirus in migratory waterfowls in the San-in region of western Japan from 2006 to 2012. J Vet Med Sci, 76(3):423–30.
  42. Villegas P. (2015). Newcastle Epidemiología y Estrategias de Control. aviNews. Nov. pp 66-82.