keyboard_arrow_up
septiembre 2020

Egresados de la UNNE no se olvidaron de su facultad y le regalarán un costoso artefacto para dar clases.

Veterinarios recibidos en la Universidad Nacional del Nordeste realizaron una colecta para comprar un proyector de última generación para un aula del Campus Cabral. El objetivo es devolverle algo a la casa de altos estudios por la formación que les dio.
Egresados de la UNNE no se olvidaron de su facultad y le regalarán un costoso artefacto para dar clases
El 2020 no iba a ser un año cualquiera para las Facultades de Veterinaria y de Agronomía de la Universidad Nacional del Nordeste. Se trataba ni más ni menos que del año de su centenario, por lo que desde hacía tiempo se organizaban varios eventos a modo de celebración.

Vale mencionar que las actuales facultades nacieron el 15 de julio de 1920 con la denominación Facultad de Agricultura, Ganadería e Industrias Afines y dependiendo de la Universidad Nacional del Litoral. Recién en 1956 pasaron a la Universidad Nacional del Nordeste recién fundada.

Sin embargo la pandemia del coronavirus arruinó todos los planes que se venían preparando. Fiestas, reuniones de egresados, congresos profesionales y simposios de trascendencia internacional tuvieron que ser cancelados o, en el mejor de los casos, postergados.

Pero estas malas noticias no amilanaron la voluntad de un importante grupo de egresados de Veterinaria que decidieron que lo mejor ante este contexto era realizar algún tipo de regalo a la facultad para devolverle a la Universidad algo de lo que les aportó y que les permitió tener una carrera profesional. Bajo esa premisa, a través de grupos de Whatsapp se iniciaron diálogos.

En comunicación con ellitoral.com.ar, Jorge Alberto Fernández, conocido como «Odi» entre sus colegas veterinarios, dio detalles de lo que fue esta movida. De charlas informales pasaron a tener el objetivo de comprarle a la Facultad un costoso proyector de última tecnología que será útil para el dictado de clases.

«Un grupo de egresados mostró el interés de devolverle algo a la Facultad, consultaron acerca de qué se necesitaba y avanzaron», dijo el veterinario. Fue así que se juntó dinero para refaccionar una zona del predio del Campus Cabral en la que hay animales y estaba algo descuidada.

Se trata de un lugar en la parte del fondo, ya sobre el río, donde hay animales en corrales y sirven para la educación de los estudiantes. Como esta iniciativa fue exitosa, otros decidieron imitarla.

A través de grupos de Whatsapp se comenzaron a organizar decenas de egresados. Fue Fernández quien dio la idea: «como profesor me parecía que lo que más necesitaban las facultades es un proyector audiovisual que sirva para un salón con capacidad para 800 personas». Se trata de un aula muy importante y que es utilizada por alumnos de todos los años pero también para congresos importantes.

En comunicación con ellitoral.com.ar, Jorge Alberto Fernández, conocido como «Odi» entre sus colegas veterinarios, dio detalles de lo que fue esta movida. De charlas informales pasaron a tener el objetivo de comprarle a la Facultad un costoso proyector de última tecnología que será útil para el dictado de clases.

«Un grupo de egresados mostró el interés de devolverle algo a la Facultad, consultaron acerca de qué se necesitaba y avanzaron», dijo el veterinario. Fue así que se juntó dinero para refaccionar una zona del predio del Campus Cabral en la que hay animales y estaba algo descuidada.

Se trata de un lugar en la parte del fondo, ya sobre el río, donde hay animales en corrales y sirven para la educación de los estudiantes. Como esta iniciativa fue exitosa, otros decidieron imitarla.

A través de grupos de Whatsapp se comenzaron a organizar decenas de egresados. Fue Fernández quien dio la idea: «como profesor me parecía que lo que más necesitaban las facultades es un proyector audiovisual que sirva para un salón con capacidad para 800 personas». Se trata de un aula muy importante y que es utilizada por alumnos de todos los años pero también para congresos importantes.

«Teníamos compañeros de todo el norte del país, pero también de Nicaragua, El Salvador, Perú, Paraguay, Guatemala, entre muchos otros países», dijo. Hoy muchas de esas personas, aún a miles de kilómetros no se olvidan de Corrientes y de su Facultad y decidieron aportar a la causa.

«El tiempo para aportar para este regalo para la Facultad se termina el 14 de agosto», explicó el veterinario. La cifra estimada en 700 mil pesos ya fue superada ampliamente, por lo que los aportantes decidieron que en caso de sobrar dinero sean los directivos los que decidan qué hacer con el monto restante con le compromiso de informarles.

Los festejos por los 100 años de Veterinaria de la Universidad Nacional del Nordeste tendrán que esperar. Pero gracias a la voluntad de egresados que no se olvidaron lo que la Universidad Pública les dio, pronto los alumnos actuales y futuros podrán disfrutar de un aula más y mejor equipada que les permirá tener una mejor educación y así ser mejores profesionales.

Fuente:
https://www.ellitoral.com.ar/corrientes/2020-8-6-10-57-0-egresados-de-la-unne-no-se-olvidaron-de-su-facultad-y-le-regalaran-un-costoso-artefacto-para-dar-clases