keyboard_arrow_up
octubre 2020

Bajos rendimientos lecheros de las vacas y sus principales causas.

Vet. Arg. – Vol.  XXXVII –  Nº 390–  Octubre 2020.
Mendoza, P.O.¹; Bianca, H.¹; Ramírez, S. W.¹; Carbonell, C. J.¹; Rosell, P. R.¹

Bajos rendimientos lecheros de las vacas y sus principales causas en una cooperativa de Cuba.

Resumen
En una unidad básica de producción cooperativa (UBPC) de la República de Cuba, se identificaron bajos rendimientos productivos de leche de las vacas. El objetivo general fue analizar los principales problemas y sus causas, en los años 2017 y 2018. Se analizaron las cifras e indicadores de vacas en ordeño, sus producciones diarias, duraciones y producciones por lactancias y hectárea, natalidad y mortalidad. Se realizaron comparaciones de medias mediante análisis de varianza de distribución simple, y de proporciones múltiples, con el programa Statgraphics plus 5.1. Los principales elementos condicionantes se identificaron de la caracterización del espacio ganadero, la evaluación de los sistemas tecnológicos, la Bioprotección, y la Norma Cubana para el control de la Mastitis. Se diagnosticaron problemas en la mayoría de los indicadores, con excepción de la mortalidad. Las producciones totales tuvieron variación cíclica regular de incrementos desde Marzo hasta Agosto, y reducciones desde Octubre hasta Febrero. Se concluye que existieron muy bajos rendimientos productivos en los períodos analizados, por las incondiciones y el mal manejo de las tecnologías de tenencia, alimentación, abasto de agua y producción, agravados por elementos edafoclimáticos adversos.
Palabras claves: Cuba, lecheros, rendimientos, vacas.

Summary
In a basic cooperative production unit (UBPC) of the Republic of Cuba, low milk yields of cows were identified. The general objective was to analyze the main problems and their causes, in the years 2017 and 2018. The figures and indicators of milking cows, their daily productions, durations and productions by lactations and hectare, birth and mortality were analyzed. Comparisons of means were made by analysis of variance of simple distribution, and of multiple proportions, with the program Statgraphics plus 5.1. The main conditioning elements were identified from the characterization of the livestock space, the evaluation of the technological systems, the Bioprotection, and the Cuban Standard for the control of Mastitis. Problems were diagnosed in most indicators, with the exception of mortality. Total productions had regular cyclical variation of increases from March to August, and reductions from October to February. It is concluded that there were very low productive yields in the periods analyzed, due to the inconditions and the mismanagement of the technologies of tenure, food, water supply and production, aggravated by adverse edaphoclimatic elements.
¹. Facultad de Ciencias Agropecuarias, Universidad de Granma, Cuba.

Introducción
La ganadería vacuna, fuente fundamental de leche y carne para la alimentación de la población humana, ha sido una actividad económica muy antigua, resultado de la conjunción de una gran variedad de componentes políticos, sociales, económicos, ambientales, culturales y administrativos.

En la actualidad la leche entera en polvo se cotiza en el mercado internacional a $ 2 777 USD la tonelada, y la descremada en $ 2 405 USD (Portal lechero, 2019).

En Cuba, hasta el mes de Septiembre del 2018, se obtuvo una producción de 456,8 millones de litros, con promedios de 327 800 vacas en ordeño y 5,1 litros diarios por vacas en producción (ONEI, 2018), este último inferior a los 6,66 kg diarios para animales de razas y sistemas lecheros especializados y semi especializados con nivel bajo de manejo, inferido de la relación de 1400 kg mínimos en una lactancia de 210 días (Valdés, 2012).

En investigación exploratoria preliminar en una unidad básica de producción cooperativa (UBPC) de la región oriental del país en el mes de Noviembre de 2018, se identificó como uno de los principales problemas, el de las bajas producciones de leche expresadas en algunos de sus principales indicadores. En coordinación, y por interés de la dirección de esta entidad productiva, se planteó el objetivo general de analizar los problemas y causas de los bajos rendimientos productivos en los años 2017 y 2018, como bases para la formulación posterior de un programa de medidas sostenibles para sus soluciones o reducciones.

Materiales y métodos
La investigación no experimental se realizó en una unidad básica de producción cooperativa (UBPC) de la región oriental de la República de Cuba, con 10 lecherías. La fundamentación del problema se sustentó en el diagnóstico y análisis de las cifras e indicadores promedios de vacas en ordeño y sus producciones diarias, duraciones de las lactancias, producciones por lactancias y anuales por hectárea efectiva de pastoreo, natalidad y mortalidad en vacas,  en los años  2017 y 2018.

Los datos primarios para su posterior procesamiento y análisis, fueron tomados de los modelos oficiales SIE-C de existencias finales del ganado vacuno en la cooperativa, por categorías, en cada uno de los meses de los años 2017 y 2018, de los modelos 621 de mortalidad correspondientes a iguales períodos, y otros modelos de control y registros internos a ese nivel. Otras informaciones fueron tomadas y se procesaron a partir de documentos y materiales brindados por directivos y especialistas de las entidades productivas, delegación territorial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, y laboratorio de suelos de la provincia, principalmente.

Para el análisis matemático estadístico se realizaron comparaciones de medias mediante análisis de varianza de distribución simple, y de proporciones múltiples, con el programa Statgraphics plus 5.1.

El análisis de los elementos condicionantes se sustentó en los identificados mediante la caracterización general del ambiente externo, la población animal, la evaluación de los sistemas tecnológicos y del estado general de la Bioprotección según Resolución No. 14 (MINAG, IMV, 2001), así como en la evaluación de los indicadores asociados de natalidad y mortalidad en vacas, y de la aplicación de la Norma Cubana 55-17 ¨ Veterinaria. Mastitis bovina. Procedimientos para su control¨ (MINAG, IMV, 1987).

Resultados y discusión

Gráfico 1. Porcentajes de vacas en ordeño

Los porcentajes de vacas en ordeño se mantuvieron sin diferencias significativas entre los años, en ambos inferiores al 65 % mínimo considerado para la lechería tropical cubana (Martínez et al., 2004).

De la comparación de las poblaciones medias de vacas con los porcentajes de vacas en ordeño en cada una de las lecherías de la cooperativa, no se puede establecer la interrelación lógica que debería existir entre estas dos variables, resultando particularmente llamativa la relativa baja proporción en ordeño, en una lechería con la mayor cantidad total de vacas y una edad media de estas.

Estos resultados que pueden considerarse contradictorios, permiten inferir el efecto de elementos antropogénicos de peor manejo en general, en las lecherías con significativas mayores poblaciones de vacas y no así de estas en ordeño.

Gráfico 2. Producciones diarias de leche por vaca en ordeño (Litros)

Las producciones diarias de leche por vaca en ordeño, se mantuvieron igualmente sin diferencias significativas entre los años, inferiores a los 6,66 litros mínimos para rebaños lecheros especializados y semi especializados con nivel bajo de manejo en las condiciones de Cuba, de la relación de 1 400 kg mínimos en una lactancia también mínima de 210 días (Valdés, 2012).

Gráfico 3. Duraciones promedios de las lactancias (Días)

La duración media de las lactancias tampoco tuvo diferencia significativa entre los años a nivel general de la cooperativa. En este caso la evaluación puede hacerse en dos sentidos diferentes, es decir, aceptable tomando como referencia que para animales y rebaños de razas y sistemas lecheros especializados y semi especializados, deberá ser mínima de 240 días, en el rango de 240 a 305 días (Valdés, 2012) o muy corta, comparada con la duración mínima de 313 a 320 días (Caunedo, 2015).

En este caso concreto, considerando las producciones diarias de leche por vacas en régimen de doble ordeño en la UBPC, bajas pero superiores a los 3 litros, hay que inferir que se están secando vacas prematuramente, sin tomar la medida más adecuada, que según el propio Caunedo (2015) es pasarlas a un solo ordeño y aprovechar al máximo posible esas producciones.

Gráfico 4. Producciones promedios vacas/lactancias (Litros).

Las producciones promedios por lactancias de las vacas, tanto a nivel de la cooperativa, como en cada una de las lecherías, fueron muy inferiores a 1 400 kg mínimos para animales de razas y sistemas lecheros especializados y semi especializados aún con nivel bajo de manejo (Valdés, 2012), y la de 2 000 litros mínimos referidos para la lechería tropical cubana (Martínez et al., 2004). Las bajas producciones por lactancias hay que relacionarlas en este caso, a las bajas producciones diarias promedios de las vacas y la corta duración de las mismas, ya analizadas a partir de los gráficos 2 y 3 respectivamente, lo que se hace evidente por el hecho de que precisamente las lecherías con menores producciones diarias y duraciones de las lactancias, son mayoritariamente, las de menores producciones, y viceversa.

La producción promedio anual de leche por hectárea efectiva de pastos a nivel general de la cooperativa, fue de 753,38 litros, muy inferior a los 1 790 kilogramos mínimos referidos para rebaños en pastoreo sólo con pastos (Ray, 2015), y aún mucho más bajas que los 5 000 litros mínimos para la lechería tropical cubana (Martínez et al., 2004). La diferencia significativa a favor de la unidad 8, aunque también ésta con muy bajos rendimientos, parece estar determinada por una mayor carga de vacas por hectárea (1,77), que las restantes lecherías, lo que se corresponde con lo referido por Pérez Infante (2003), de que la carga óptima en las condiciones de Cuba, para la producción de leche, debe estar entre 1,1 y 1,7, porque con la producción de nuestros pastizales y la productividad de nuestros animales, estas garantizan un consumo de unos 12 kg de MS/UGM/día (≈ 3% del peso de una UGM.

Gráfico 5. Producciones promedios anuales de leche por hectárea efectiva de pastos en las lecherías (Litros). 2017-2018

Gráfico 6. Índices promedios anuales de natalidad.

Los índices de natalidad en los años analizados, no resultaron con diferencias bioestadísticas significativas. Estos indicadores fueron inferiores al  80 % mínimo referido por (Caunedo, 2015) y aún más bajos que el referido de  85 % (Martínez et al., 2004) para la lechería tropical cubana.

Llama especialmente la atención, la lechería 3, con el mayor índice de natalidad, la mayor cantidad total de vacas y una edad media de éstas, con muy baja proporción de vacas en ordeño. En alguna medida este fenómeno se manifestó de manera similar en la unidad 10, con natalidad por encima de la media, edad promedio de las vacas por debajo, y la más baja proporción de vacas en ordeño, lo que refuerza el criterio de efectos antropogénicos de manejo, al menos en estas lecherías.

Los bajos índices de natalidad obviamente hay que considerarlos en este caso concreto, como un importante elemento determinante de los bajos porcentajes de vacas en ordeño, y por derivación, de las bajas producciones promedios anuales de leche por hectárea efectiva de pastos.

Gráfico 7. Índices de mortalidad en vacas

Los índices de mortalidad de vacas no excedieron en ningún caso los máximos admisibles de 6 % de muertes de bovinos después del destete (FAO, 1992) y del 10,3 % en hembras incorporadas a la reproducción (Carballal, 1986). Los resultados en el gráfico permiten descartar el posible efecto de este indicador sobre los problemas de la producción de leche en este contexto y períodos específicos analizados.

Gráfico 8. Producciones totales de leche en la UBPC (Miles de Litros). Enero 2017-Abril 2019

El gráfico 8 muestra una evidente variación cíclica regular de incrementos crecientes sostenidos entre los meses desde Marzo hasta Agosto, y reducciones también sostenidas desde Octubre hasta Febrero. Este fenómeno, aunque no se corresponde exactamente con la estacionalidad caracterizada para el clima de Cuba, de un período lluvioso de Mayo a Octubre, y poco lluvioso de Noviembre a Abril (Carrasco y Hernández, 2004), si responde más a lo referido por (González et al., 2004), de que  la actividad pecuaria en Cuba no está exenta de la influencia climática,  con dos etapas bien definidas: de Mayo a Agosto, en que el pasto se ve favorecido por las precipitaciones y se produce un excedente,  y a partir de Octubre, en que el pasto no satisface la energía que necesitan los animales. Estos propios autores añaden que el ciclo climático del país no sólo tiene repercusión en la disponibilidad alimentaria para el rebaño, sino también en el abasto mismo del agua, elemento vital para los animales. En la seca se requiere de abasto mediante bombeo en muchas zonas, por medio de camiones cisternas, lo que da lugar a intermitencia en el suministro, con consecuencias nefastas para los animales.

Principales elementos diagnosticados y analizados como condicionantes de los problemas de la producción de leche en la cooperativa:

1 Vertisuelos de alto arcillamiento que se caracterizan por un régimen de estancamiento superficial temporal, pH entre 6-8 y, débilmente ácidos en su mayor parte, desde ligeramente hasta fuertemente salinos.
Estas características de relieve y suelos en el espacio ganadero de la cooperativa, no se corresponden con las consideradas favorables para el ganado vacuno, por Carrasco y Hernández (2004), los que refieren que el emplazamiento de las áreas debe ser en terrenos secos, firmes, permeables y en zonas altas, huyendo de las zonas bajas o de las que por la naturaleza del suelo arcilloso, puede presentar un exceso de humedad en la época de lluvia, donde suelen desarrollarse hongos, bacterias, insectos y parásitos capaces de poner en peligro la salud de los animales.

Por otra parte, Cuesta (2013) y W.B. Saunders Company (2015), señalan que las características de relieve y suelos como los de la cooperativa, posibilitan la aparición de enfermedades podales, las que en época de lluvias aumentan su aparición, con enormes pérdidas económicas.

2 Temperatura y humedad media y máxima muy superiores a las de confort del ganado vacuno, las máximas incluso superiores a la de la zona crítica (37,02 y 36,2°C la temperatura; 100 % la humedad).

Si se tiene en cuenta, que en las condiciones concretas de la cooperativa en los años analizados, el régimen de pastoreo de las vacas en horarios diurnos fue la vía principal de sustentación alimentaria de esta categoría, en los que tienen lugar precisamente los valores máximos de temperatura y humedad, se puede atribuir a estos elementos, un efecto concreto en el problema tratado. Carrasco et al. (1986) refieren como zona de bienestar térmico para los bovinos con propósitos de producción de leche, la comprendida entre los 7 a 21ºC. Entre otros efectos de las altas temperaturas sobre la salud y la producción del ganado bovino, referidos por estos autores y que se manifiestan en el área y período de estudio, se señalan la disminución de la producción y de las tasas de concepción.

Johnson (1987) refiere que los rangos de temperatura ambiental reportados como de confort para animales de tipo Bos taurus, van de 0 a 20ºC, con 70 % de humedad, y que las implicaciones más importantes derivadas de estos factores, cuando sus valores se encuentran fuera de la zona de confort, son la pérdida de energía dietaria de los animales, así como el cambio de los tejidos en los pastos debido al calentamiento, lo que representa un tejido menos digerible, menor ganancia de peso y una menor producción lechera. Shama et al. (1988) refieren hasta el 60 % de humedad, como de bienestar, y máxima crítica, de 89 %.

3 Excesivas precipitaciones anuales y especialmente en los períodos lluviosos de Mayo a Octubre.

Los 2 205 y 2 091 mm de lluvias totales en los años 2017 y 2018 respectivamente, fueron superiores al límite máximo de los 2 000 mm considerados excesivos según la Organización Mundial de Meteorología (WMO, 1989), y aun más que los 1 300 mm máximos buenos para la ganadería en Cuba. Los efectos de las excesivas lluvias en el espacio ganadero de la cooperativa en el período analizado, hay que considerarlos asociados a las características ya referidas de los suelos, con el incremento de los estancamientos superficiales. En este sentido es importante también considerar la Influencia ecológica de las precipitaciones sobre las enfermedades en el ganado, lo que es apreciable en el desarrollo y ciclo biológico de distintos parásitos tanto externos como internos (García 1983, citado por Corzo et al., 1999).

4 El mantenimiento de muchas vacas envejecidas por insuficiente disponibilidad de reemplazos asociada a retardos de las edades de incorporación de las novillas a la reproducción, gestaciones posteriores, y al primer parto, así como a los bajos índices de natalidad de las vacas.

5 Deficiencias de base y suministro de alimentos y agua para las diferentes categorías. Pastoreo no rotacional continuo, sin sombra en estas áreas.

Los resultados de los balances forrajeros realizados, arrojaron grandes diferencias de déficit entre los requerimientos y los aportes de materia seca para las categorías de vacas y novillas en ambos periodos climáticos, equivalentes a 2 189,44 toneladas en el poco lluvioso, y 1 582,18 toneladas en el lluvioso.

El procedimiento óptimo de explotación del pasto, presupone la toma de medidas, entre estas el uso correcto del pastoreo racional, con segregación de áreas durante el periodo de excelente biomasa, así como el uso de las técnicas de pastoreo en línea (Senra, 2005).

El consumo insuficiente de agua por los animales de la cooperativa, condicionado por el acceso a esta sólo en las instalaciones, sólo durante 13,30 horas diariamente, agravado por la poca cantidad y capacidad de los bebederos, constituye una seria deficiencia apoyada por las referencias de Valdés y García (2003), de que los animales necesitan tener agua en abundancia, siempre, para asegurar un adecuado equilibrio corporal y niveles productivos satisfactorios.

También Fonseca y Carbonell (2019), refieren que ante las restricciones del consumo de agua, se reduce el consumo voluntario diario de los alimentos, pudiendo esto  llegar hasta valores cercanos al 30 %; y Botero (2003) señala que es importante lograr la ubicación y diseño de bebederos, correctamente, que permitan el acceso de todos los animales, sin necesidad de recorrer grandes distancias, o sea, su distribución en los potreros y cuartones.

Si partimos del hecho de que con la presencia del agua se evita el estrés por sed, podemos afirmar que la presencia del agua en los cuartones de pastoreo es un elemento de confort y por tanto un estimulante de la producción (Barreto, 2005).

Considerando lo referido por Peláez (2009), de que lograr una mejor Agrotecnia resumida en un adecuado manejo de los pastizales, división de los potreros en cuartones que haga un uso más eficiente de los pastos, compensación lluvia – seca, y un consumo adecuado de agua, son acciones en las que aún hay que trabajar en nuestras unidades de producción, y que la alimentación no es el único factor que puede provocar disminución en la producción de leche, pero si el más importante, unido a las referencias anteriores, se hacen evidentes las grandes deficiencias de alimentación y consumo de agua como elementos condicionantes primarios de los bajos rendimientos lecheros en la cooperativa.

6 El doble ordeño sin satisfacción de los requerimientos de alimentos y agua, ni productivo de las vacas, horarios inadecuados, sin la observancia del tiempo requerido entre ordeños.

Entre los ordeños de las 2:00 pm y 4:30 am, transcurre demasiado tiempo (14,30 horas). Cuando el tiempo transcurrido entre dos ordeños se prolonga mucho, se produce un aumento de la presión intramamaria, la secreción láctea, que se gobierna por mecanismos hormonales, se ve influenciada de manera perjudicial por los ordeños realizados con retraso. Si los tiempos intermedios son desiguales, acortándose los intervalos, se aprecia disminución de la cantidad de leche u aumento del % de grasa, mientras que si los intervalos se prolongan, se eleva la cantidad de leche y disminuye el % de grasa. El aumento de la cantidad de leche  consecuente al intervalo alargado no basta, sin embargo, para compensar la disminución  que se produce en el intervalo acortado, por lo cual disminuye la cantidad de leche  consecuente al intervalo alargado y total al día. Diversos investigadores han podido demostrar que en comparación de los intervalos 12:12, el paso a la relación 9:15 origina un descenso en el curso de la lactancia del 2,7 % de grasa, proteína y lactosa (IMV, 2011).

Conclusiones
Los indicadores de producción de leche analizados, resultaron muy inferiores a los estandarizados en Cuba para los sistemas de producción y rebaños estudiados, con peor situación en meses de períodos poco lluviosos, condicionados por graves deficiencias de tenencia, manejo, alimentación y abasto de agua, principalmente de las novillas y vacas, restricciones para el reemplazo de vacas envejecidas, y efectos negativos de elementos edafoclimáticos adversos.

Bibliografía

    1. Barreto, Sarah. 2005. Necesidad de agua en los animales de granja. Revista ACPA. Vol. 3. No 24. Pág.: 18 – 20.
    2. Botero, 2003. Manejo de la vaca y el ternero en el sistema tropical de doble propósito. Disponible en: http.//www.secnetro.com/fepale/forolecheria/manejo.doc citado el 14/5/09.
    3. Carballal, M. 1986. Un método para calcular el índice de supervivencia en el ganado vacuno.  1. La Habana.
    4. Carrasco, A; Fustes E; Martínez J; Hernández O; Cepero O; Ferrer R. 1986. Tema 10. Higiene del Ganado Bovino. En: Zoohigiene Tropical II. Dpto. Ediciones del ISCAH, La Habana. 13-192.
    5. Carrasco, A y Hernández R. 2004. Zoohigiene Tropical. Editorial Félix Varela, La Habana.
    6. Caunedo S. J. 2015. Control pecuario individual de las hembras en el rebaño vacuno de leche. Instituto Cubano del Libro. Editorial Científico-Técnica. La Habana, Cuba.
    7. Corzo, J; García L; Silva J; Pérez E; Geerken C. 1999. Regularidades de las influencias ambientales. En: Zootecnia General. Un enfoque ecológico. La Habana. Editorial Félix Varela. 54 – 74.
    8. Cuesta G. A. 2013. Podo patología y Terapéutica Bovina. ISBN 978-959-16-1318-9, Cuba.
    9. 1992. Informe sobre el estado mundial de la agricultura y la alimentación. 25.
    10. Fonseca F. N. y Carbonell C. J. 2019. Tecnologías sostenibles para la producción de leche. Conferencia 7, Tema 1. Asignatura Salud y Producción Animal (Bovinos). Carrera de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Facultad de ciencias Agropecuarias, Universidad de Granma, Cuba.
    11. González, A; Fernández P; Bu A; Polanco, Carmen; Aguilar R; Dresdner J; Tansini R. 2004. La ganadería en Cuba: desempeño y desafíos. Instituto Nacional de Investigaciones Económicas. PRONTOGRÁFICA, Montevideo, Uruguay. 36-67.
    12. 2011. Capítulo 4. El ordeño. Rutina del ordeño. En: Manual Higiénico-Sanitario Para la Obtención de Leche Fresca. Manuales listos para libros. 1ra Edición, La Habana, Cuba. 13.
    13. Johnson HD. 1987. Bioclimatic effects on growth, reproduction and milk production of livestock. Johnson HD editor. Bioclimatology and Adaptation of Livestock. World Animal Science B – 5. Ámsterdam: Elsevier Scientific Publication. 2-26.