keyboard_arrow_up
octubre 2020

La Amazonía nos necesita.

El 5 de septiembre se celebra el Día de la Amazonía. Una vez más, este verano hay poco para celebrar y demasiadas razones de alarma: cada 20 segundos perdemos una superficie de bosque amazónico equivalente a un campo de fútbol y la superficie quemada no deja de crecer.

La deforestación para producir soja y carne es responsable de la mayoría de incendios forestales y un 85% se deben a la deforestación ilegal.

El verano pasado fuimos testigos de una verdadera tragedia ambiental mientras veíamos arder los bosques amazónicos. Los gobiernos no han hecho nada para evitarlo y este verano los bosques de la Amazonía, el Pantanal y el Chaco vuelven a arder y seguramente seguirán haciéndolo durante los próximos meses, hasta que termine la estación seca.

¿QUÉ ESTÁ EN JUEGO? La Amazonía es el mayor bosque tropical del mundo, contiene un tercio de las selvas del planeta y acoge el 15% de todas las especies conocidas, su riqueza es tal que cada tres días se descubre allí una especie nueva.

Además de concentrar una gran biodiversidad, su conservación es vital en la lucha contra el cambio climático, porque sus árboles almacenan 140.000 millones de toneladas de carbono, el equivalente a la emisión actual de gases por actividades humanas durante 100 años.

Un 85% de los incendios en la Amazonía se deben a la deforestación ilegal.

MÁS INCENDIOS Y ENFERMEDADES RESPIRATORIAS
El humo de los incendios contiene grandes cantidades de partículas finas que contaminan el aire y pueden provocar enfermedades cardiovasculares, respiratorias y casos de muerte prematura que están agravando la crisis provocada por la COVID-19.
Sólo en 2019, más de 2.200 personas fueron hospitalizadas por problema srespiratorios relacionados con los incendios en la Amazonía, sólo una muy pequeña muestra de la dimensión real del problema ya que la mayoría de afectados no acude a un hospital.

CADA 20 SEGUNDOS SE PIERDE 1 CAMPO DE FÚTBOL DE BOSQUE
Pero el ritmo de deforestación es devastador y cada 20 segundos se convierte en cenizas una superficie de bosque equivalente a un campo de fútbol. El año pasado los incendios forestales aumentaron un 30% en la Amazonía brasileña, registrándose casi 90.000 focos, en su mayoría debidos a la deforestación ilegal.

MÁS INCENDIOS Y ENFERMEDADES RESPIRATORIAS
El humo de los incendios contiene grandes cantidades de partículas finas que contaminan el aire y pueden provocar enfermedades cardiovasculares, respiratorias y casos de muerte prematura que están agravando la crisis provocada por la COVID-19.

Sólo en 2019, más de 2.200 personas fueron hospitalizadas por problema srespiratorios relacionados con los incendios en la Amazonía, sólo una muy pequeña muestra de la dimensión real del problema ya que la mayoría de afectados no acude a
Los incendios generan serios problemas respiratorios agravados por la Covid.

EL PLANETA EN LLAMAS
Las llamas devoran los grandes bosques en los cinco continentes: desde la Amazonía al Ártico y a los eucaliptales en Australia, donde 3.000 millones de animales se vieron afectados.

El ser humano es el responsable de tres cuartas partes de los incendios del mundo, mientras muchos bosques tardarán décadas en recuperarse y los incendios empeorarán la crisis climática que sufre del planeta.

Cientos de comunidades indígenas están perdiendo sus hogares por los incendios.

DEFENDEMOS LOS BOSQUES
Desde hace 40 años y gracias al apoyo de nuestros socios y socias, en WWF protegemos la Amazonía, luchamos contra la deforestación ilegal y los incendios y promovemos una gestión forestal sostenible trabajando de la mano de las comunidades locales.
Ahora mismo, nuestros compañeros de WWF Brasil y de otras oficinas de WWF en todos los países amazónicos, trabajan sobre el terreno para denunciar las causas de los incendios, recuperar los bosques afectados y ayudar a las comunidades.
Nuestros pulmones arden y necesitamos tu ayuda para proteger la Amazonía y seguir luchando contra el cambio climático que amenaza estos bosques vitales para nuestra salud y la del planeta.
Gracias a ti seguiremos defendiendo y restaurando los bosques y protegiendo a los jaguares, perezosos y guacamayos, y a su hogar: la Amazonía, un bosque único e irrepetible del que depende toda la vida del planeta. Nuestro futuro.

¡Lucha por tu Naturaleza, únete a WWF!
Hazte socio/a de WWF

¡Gracias por sumarte a la Defensa de la Naturaleza!
Fuente: 
https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/FMfcgxwJXftSkbcdXlmGfTgmWzcQbVzn