keyboard_arrow_up
abril 2021

Consejos para controlar la mastitis.

La mastitis es un tipo de inflamación de la ubre y es uno de los que más problemas genera en la producción de leche en el mundo. Obviamente es una causa importante en el recorte de rentabilidad de los productores.

Cuando una vaca tiene mastitis, los recuentos de células somáticas (SCC) aumentan. Los procesadores de leche en general prefieren niveles de SCC iguales o inferiores a 200.000, por lo que cualquier otra cosa puede considerarse leche de baja calidad.

Además, las vacas con un alto número de SCC debido a una infección pueden producir mucha menos leche. Los números de SCC aumentan debido a la respuesta inflamatoria relacionada con la exposición a bacterias ambientales o contagiosas. Por lo tanto, controlar la mastitis y los factores de riesgo de mastitis entre su pastor es vital.

Las prácticas de manejo cuidadosas pueden mantener a raya los problemas de mastitis, mantener altos los niveles de producción y ayudar a su lechería a mantener un margen de ganancia estable.

Las prácticas de higiene podrían considerarse como el componente más importante para el manejo eficaz de la mastitis.

1.- Mantenga un ambiente limpio y seco para la totalidad de su rodeo

La mastitis ambiental puede ser problemática incluso si no tiene problemas con la mastitis contagiosa, que es causada principalmente por estreptococos o estafilococos. Los organismos infecciosos en el medio ambiente pueden ser resistentes al tratamiento con antibióticos, por lo que el manejo del ambiente del pastor de vacas es crucial para frustrar los problemas continuos de mastitis. En general, sus vacas deben tener un ambiente limpio y seco tanto en el establo como en la sala de ordeño. Mantenga limpia la plataforma de leche, cambie los forros de la sala al menos cada pocos miles de ordeños y asegúrese de que las vacas tengan camas limpias y secas. Implemente cubículos si es necesario para alentar el reposo adecuado y garantizar que las áreas de alojamiento y ordeño tengan el drenaje adecuado y se eliminen el estiércol con frecuencia.

2.- Practique prácticas cuidadosas de higiene de las ubres en el momento del ordeño

Las prácticas de higiene fáciles de implementar durante el ordeño podrían considerarse como el componente más importante para el manejo efectivo de la mastitis. Algo tan simple como la desinfección de los pezones después del ordeño puede reducir las tasas de infección en un 50%. Asimismo, se ha demostrado clínicamente que la desinfección de los pezones antes del ordeño disuade a los patógenos contagiosos y ambientales y conduce a tasas más bajas de infección causada por cualquiera de las fuentes.

Algunas de las mejores prácticas a seguir incluyen:

-Utilice productos desinfectantes de primera calidad

-Asegure una cobertura completa de los pezones durante las inmersiones desinfectantes

-Anime a todos los empleados a usar guantes mientras tratan y ordeñan

-Mantenga las manos desinfectadas después de tratar con una vaca sospechosa de tener mastitis

Mantener y desinfectar los grupos de ordeño

Además, si las vacas tienen un SCC alto, asegúrese de usar un buen antibiótico aceitoso que tenga más poder de permanencia después del ordeño. También es posible que desee considerar los selladores de pezones internos, que pueden reducir los riesgos de que los agentes infecciosos entren en los pezones de la vaca.

3.- Siga los protocolos de terapia con antibióticos tan pronto como se detecte mastitis

Desviarse del protocolo de terapia con antibióticos para la mastitis recomendado en general puede afectar las tasas de infección.

El protocolo típico de terapia con antibióticos recomendado implica:

Iniciar el tratamiento rápidamente

-Administrar todos los tratamientos antibióticos recomendados a lo largo del tiempo.

-Mantener registros cuidadosos del tratamiento con antibióticos y qué vaca está siendo tratada.

-Analizar la leche en busca de antibióticos después de que concluya la terapia para garantizar que la vaca se pueda volver a agregar de manera segura al rebaño de ordeño

4.- Eliminar o erradicar vacas con problemas crónicos de mastitis

Un componente importante, pero a menudo ignorado, del manejo de la mastitis es el desecho adecuado. Si tiene vacas en su rebaño que están infectadas de forma crónica, corre el riesgo de que esa única vaca infecte al resto de su rebaño. Si tiene vacas que no responden a la terapia con antibióticos, constantemente tienen altos niveles de SCC y dan positivo por tipos contagiosos de mastitis, sacrificar o erradicar la vaca puede ayudar a proteger al resto del rebaño.

5.- Tenga en cuenta la nutrición del pastor de vacas y su afiliación con la mastitis

La nutrición juega un papel vital para disuadir los problemas de mastitis porque una vaca sana tiene un mejor sistema inmunológico.

Algunos aspectos clave de la nutrición a tener en cuenta incluyen:

-Prevención de la sobrealimentación durante los períodos secos de la última etapa de la lactancia.

-Mantenga bajo control la ingesta de minerales traza y vitaminas

-Manejar la ingesta de sodio y potasio entre las vacas gestantes.

-Menor suministro de grasa suplementaria después del parto

-Controle la ingesta calórica y manténgala alta durante los primeros días de post-fresco

6.- Mantenga buenos registros de las tendencias de mastitis en su rebaño

La documentación de casos de mastitis y recuentos de SCC debe ser una prioridad. Con puntos de referencia, puede identificar tendencias en los incidentes de mastitis en relación con los números de SCC, temporadas y más. El monitoreo de los números de SCC también le permite estar al tanto rápidamente cuando es necesario realizar cambios. Por ejemplo, si reconoce que los números de SCC son más altos de lo normal para las vacas frescas, sabe que los ajustes son necesarios para las vacas frescas o secas que se dirigen a la lactancia.

Idealmente, la mastitis debe contrarrestarse antes de convertirse en un problema. Con buenas prácticas de manejo de mastitis, puede reducir la cantidad de infecciones y también detectar casos antes, reaccionar más rápidamente y reducir el impacto en su vaquero y en la calidad de su leche.

Por Dr. John Curtis / Agtech, Inc. – Traducción Osvaldo iachetta – Redacción TodoLechería.  Foto: Henk Riswick
Fuente: TodoAgro.com.ar