keyboard_arrow_up
diciembre 2009

Cómo Cuidar de su Mascota cuando la alcanzan los Años.

Tendencias.
Experto veterinario enumera indicios para saber cuándo se hace viejo un animal. Como en la gente, lo mejor es detectar los problemas lo más temprano posible.

260 perro viejo

En los canes pueden verse con cierta claridad los efectos de los años. Foto: Hospital Veterinario UNAM Benfield.

Hasta en la edad las mascotas se parecen a sus dueños. Cuando llegan a la vejez, en particular los perros y los gatos, empiezan a presentar problemas de salud a medida que van fallando sus funciones orgánicas. Y aunque a ojos de un experto presentan indicios de mal funcionamiento, a veces los propietarios no lo notan, porque no es fácil determinar el momento en que estos compañeros de vida dejan atrás la flor de la vida para convertirse en pacientes geriátricos.

¿Cuándo se hace vieja una mascota? Es difícil decirlo, porque las fechas varían de una especie o una raza a otra. Se sabe que los perros de gran talla envejecen antes que los de talla pequeña, y que los gatos son enigmáticos no sólo en general, sino también en cuanto a los indicios visibles de su vejez: no se les nota.

Sin embargo, a modo de consenso, los siete años de edad son el límite en que la mayoría de los veterinarios reconoce que mascotas tradicionales como los perros y los gatos dejan atrás la adultez para convertirse en viejos.

Fausto Reyes, médico veterinario zootecnista y director del Hospital Veterinario UNAM Banfield, explicó que entre las enfermedades más comunes de las mascotas están las degenerativas, como la osteoartrosis y las cataratas; las disfunciones, como las fallas cardiacas y renales; las infecciosas, como la enfermedad periodontal y la piometra, o las neoplásicas (cáncer), como el linfoma.

Algunos factores ambientales y de condición física contribuyen al mayor o menor riesgo de presentación de estas enfermedades, acotó el experto. Por ejemplo, dijo, la obesidad constituye un claro factor de riesgo para el desarrollo de diabetes en gatos, como también para las enfermedades articulares en el perro.

Similarmente, el uso de algunos tratamientos preventivos contra los parásitos o la utilización de calendarios de vacunas apropiados pueden marcar una gran diferencia en la calidad de vida de una mascota cuando llegue a la vejez.

El doctor Reyes aseguró que si se detectan temprano, muchas de estas condiciones pueden tratarse con bastante éxito, lo cual permite mantener una calidad de vida adecuada para la mascota, como también un nivel de interacción normal con los propietarios.

Recalcó que este aspecto es muy importante desde el punto de vista de los dueños, pues una causa común de eutanasia en mascotas mayores de edad es la percepción de los propietarios de que el animal está sufriendo o tiene una mala calidad de vida.

Para poder identificar a tiempo las enfermedades, o para manejar bien los factores de riesgo en mascotas geriáticas, lo apropiado es hacerles exámenes médicos preventivos o programarles revisiones periódicas de salud.

El doctor Reyes recomendó hacer las revisiones durante toda la vida de la mascota, para asegurar de que se detecte y controle con oportunidad cualquier anormalidad.

No hay nadie más cercano al animal que el dueño, así que es importante escuchar lo que éste tiene que decir sobre cambios en las rutinas alimenticias, en el paseo, en la defecación, en el estado de ánimo de la mascota.

Por eso el veterinario, antes de examinar al animal, pregunta a su dueño cuánto come la mascota, qué come, qué clase de ejercicio realiza, cuánta agua bebe, si evidencia dolor o incomodidad, si hay síntomas extraños.

“Todas estas preguntas buscan establecer cambios o alteraciones que puedan deberse a enfermedades de aparición reciente, o a patologías que se han mantenido estables por un periodo de tiempo, pero que ahora comienzan a evidenciar síntomas más severos”, dijo el doctor Reyes.

Si una mascota tose por las noches, puede ser una enfermedad respiratoria pasajero pero también puede evidenciar los primeros signos de una insuficiencia cardiaca congestiva. Si bebe mucha agua, puede ser por el ejercicio o el calor, pero también puede ser síntoma de diabetes o enfermedad renal.

Si la mascota sufre para subir al sofá o a la cama con su dueño, quizás ello indique el principio de una afección degenerativa de la columna, de una artrosis en la cadera o en las rodillas. Si evidencia torpeza al moverse en el hogar, quizás esté manifestando pérdida de visión por cataratas o glaucoma.

El dueño quizás descuide estos síntomas, creyéndolos parte del proceso normal de envejecimiento de su mascota, pero el veterinario dijo que es vital reconocerlos, diagnosticarlos y tratarlos lo antes posible para poder frenar la progresión de cualquier enfermedad.

De acuerdo con el experto, cuidar la salud de la mascota a lo largo de su vida es la mejor manera de disfrutar de su compañía más años. Una mascota vieja pero sana será una excelente compañera de vida para cualquier persona.

–       Claves.
–       Pruebas periódicas

• Además de los exámenes clínicos, el doctor Fausto Reyes recomendó hacer diversos análisis de laboratorio para complementar los resultados y tener una idea más objetiva.
• Las enfermedades hepáticas, renales, endocrinas y cardiacas, entre otras, requieren de estos exámenes complementarios para poder evaluar de manera integral la salud del animal.
• Igual que en las personas, es la detección temprana la que ofrece mejores posibilidades de captar a tiempo algunas afecciones en individuos viejos, así que lo más conveniente es hacerles revisiones periódicas.

México• José Manuel Echeverry.