keyboard_arrow_up
agosto 2015

Miasis por Dermatobia hominis en un canino: descripción de un caso clínico.

Vet. Arg. – Vol.  XXXII –  Nº  328 – Agosto 2015.
Ruiz, Marcelo.1; Torres, Priscila.1; Zimmermann, Rossana.1; Aguirre, Fabián1; Rinaldi, Rocío.2

Resumen.
La larva de la mosca Dermatobia hominis, es el agente causal de la miasis forunculosa o subcutánea. Esta ectoparasitosis está ampliamente distribuida en zonas cálidas del continente americano, desde México hasta el norte de Argentina. En nuestro país su incidencia es mayor en el nordeste, principalmente en las provincias de Corrientes y Misiones.

La presente comunicación tiene como objetivo informar sobre un caso de miasis forunculosa  en un canino de la localidad de Santo Tomé, provincia de Santa Fe (Argentina).

Palabras clave: canino, Dermatobia hominis, zoonosis, Santa Fe, Argentina

Summary
The larva of the fly Dermatobia hominis, is the causative agent of the forunde or subcutaneous miasis. This ectoparasite is mainly in warm areas in the American continent, from Mexico to the north of Argentina. In our country its impact is larger in the north-east, especially in the provinces of Corrientes and Misiones.

This communication has the objective to inform about a case of furunde miasis in a canine in Santo Tomé, province of Santa Fe (Argentina).

Keywords: dogs, Dermatobia hominis, zoonosis, Santa Fe, Argentina.

1Hospital de Salud Animal. Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad Nacional del Litoral. 2Actividad Privada.   mruiz@fcv.unl.edu.ar

Introducción
Las moscas son insectos que pertenecen al orden Diptera, el cual agrupa varias familias, de las cuales cinco tienen importancia en medicina veterinaria: Muscidae, Sarcophagidae, Calliphoridae, Oestridae y Cuterebridae. Algunas especies se adaptaron a la vida parasitaria y desarrollan sus larvas en la piel o en cavidades naturales de los animales, incluso del hombre3,5.

Hope (1840) propuso el término miasis para denominar la infestación de la piel u órganos (vivos o muertos) por estadios larvarios de varias especie de moscas1. La larva de la mosca Dermatobia hominis, perteneciente a la familia Cuterebridae, es el agente causal de la miasis forunculosa o subcutánea.

Los adultos de D. hominis son grandes, de 1,5 a 1,8 cm de longitud, poseen una cabeza grande, presentan un tórax grisáceo y un abdomen de color azul metálico muy intenso. Entre otras particularidades sus órganos bucales están atrofiados, por lo que son incapaces de morder y picar. De aquí se desprende que los adultos son de vida libre y que esta parasitosis es solo producida por sus estadios larvales. Las larvas se caracterizan por ser claviformes, afinadas hacia el extremo posterior, sus tamaños varían entre unos pocos milímetros en la larva1  hasta unos 2 cm en la larva3, siendo su superficie espinosa. Se alimentan de tejidos vivos del hospedador (biontófaga) por lo tanto son parásitos obligados.

Parasitan a todos los animales vertebrados de sangre caliente (mamíferos y aves), incluyendo al hombre. Las especies domésticas más frecuentemente afectadas son los bovinos, caninos, ovinos, aunque también se ha descripto en conejos, felinos, equinos y bubalinos 1,5
D. hominis presenta un ciclo biológico único, empleando el mecanismo de foresia para poder llevar a cabo el mismo. Las moscas adultas hembras depositan y adhieren los huevos en el abdomen ventral de un artrópodo hematófago (mosquito). A los seis días estos huevos ya maduros, eclosionan y cuando el insecto se alimenta de un hospedador la larva1 penetra activamente la piel sana o a través del folículo piloso, sin causar molestias. En este sitio la larva se alimenta, crece, muda dos veces e induce la lesión cutánea. Posteriormente la larva3 abandona al hospedador, cae al suelo y se entierra para transformarse en pupa. Al cabo de 20 a 60 días emerge el adulto con una expectativa de vida de 10 días.

Esta ectoparasitosis está ampliamente distribuida en zonas cálidas del continente americano, desde México hasta el norte de Argentina. En nuestro país su incidencia es mayor en el nordeste, principalmente en las provincias de Corrientes y Misiones,  preferentemente en las márgenes de ríos y arroyos rodeados de montes con cierta humedad interior, donde el clima cálido y húmedo generan un ambiente propicio para el desarrollo de la especie1,2,4.

La presente comunicación tiene como objetivo informar y alertar sobre un caso de miasis forunculosa  en un canino de la localidad de Santo Tomé (provincia de Santa Fe, Argentina), debido a que es una patología de diagnóstico inusual para la región.

Descripción del caso clínico
El paciente estudiado corresponde a un macho, raza dachshund, de 2 años de vida. Durante la anamnesis los propietarios manifestaron una estadía vacacional en la ciudad de Posadas (Misiones, Argentina), 15 días antes de la consulta.

Durante el examen clínico se observaron 6 lesiones nodulares, eritematosas, dolorosas,  con un pequeño orificio de unos 2 a 3 mm en el centro de cada una de ellas, por donde exudaba escasa secreción seropurulenta. Éstas se localizaban en prepucio, flanco izquierdo, antebrazo y en los dos muslos (fig n° 1).

Fig n° 1 Lesión producida por Dermatobia hominis.

Fig n° 1 Lesión producida por Dermatobia hominis.

La compresión manual de uno de los nódulos provocó la expulsión de una larva blanquecina, en forma de medialuna, con espinas alrededor de su cuerpo (fig n° 2). De la misma forma se procedió a obtener las otras larvas del resto de la lesiones.

Fig n° 2 Remoción de larvas de D.hominis

Fig n° 2 Remoción de larvas de D.hominis

El diagnóstico se basó por las características de las lesiones, los antecedentes epidemiológico y por el análisis morfológico de los estadios larvales. Las 6 larvas recuperadas fueron identificadas como D. hominis tomando como referencias las claves morfológicas citadas por Soulsby (fig n° 3).

Fig n° 3  Ejemplares larvales de D.hominis.

Fig n° 3 Ejemplares larvales de D.hominis.

El paciente evolucionó favorablemente tras la administración de ivermectina (200 µg/kg/pv) y cefalexina (25 mg/kg/pv) por vía parenteral.

Discusión
Consideramos relevante este reporte, por ser esta miasis infrecuente en nuestra provincia (Santa Fe).

Los médicos veterinarios dedicados a la clínica de pequeños animales deberían tener presente este tipo de miasis en aquellos pacientes que presenten lesiones cutáneas forunculosas, sobre todo si en los antecedentes del caso los propietarios declaran viaje o residencia reciente en zonas endémicas de nuestro país.

Si bien esta patología se autolimita3,4, recomendamos la remoción de las larvas de las lesiones junto con el tratamiento antibiótico para una rápida recuperación de los pacientes y evitar infecciones bacterianas secundarias.

Creemos importante informar a la población sobre el potencial zoonótico de la misma, destacando como principal medida de prevención el uso de repelentes para insectos, principalmente cuando se viaja a zonas endémicas.

Bibliografía

  1. Carballo, M. Miasis cutánea por Dermatobia hominis. En Enfermedades parasitarias de importancia económica en bovinos. Nari, A.; Fiel, C. 1º edición. Hemisferio Sur-Montevideo. 1994.
  2. Moriena, R.A.; Racioppi, O.; Alvarez, J.D. Efecto curativo y preventivo de una ivermectina larga acción contra la “ura” (Dermatobia hominis) en bovinos naturalmente infestados, en la provincia de Corrientes, Argentina. Comunicaciones científicas y tecnológicas. FCV. UNNE. 2000.
  3. Pincheira, S.C.; Correa, C.; Spitale, N.B.; Bernardi, G.A.; Barnes, A.; Orduna, T.; Cimerman, S.; Savio, E.; Minguez, A.R. Miasis Forunculoide en región no endémica: Presentación de caso. Revista Argentina de Parasitología. Vol 1:(1). Disponible en: www.revargparasitologia.com.ar. p159. 2012
  4. Sabio, R.; Contreras, S.; Enrico, C. Miasis Foruncular por Dermatobia hominis, un diagnóstico infrecuente en áreas de climas fríos. Libro de resúmenes del I congreso Internacional de Zoonosis y Enfermedades Emergentes. VII Congreso Argentino de Zoonosis. Asociación Argentina de Zoonosis. CABA, Argentina. p 207. 2011
  5. Soulsby, E.J.L. Parasitología y enfermedades parasitarias en los animales domésticos. 7º edición. Interamericana-México.1987