keyboard_arrow_up
julio 2020

importancia del levante en el rendimiento productivo de la gallina.

En la avicultura moderna, el objetivo básico es la necesidad de alojar aves que puedan toda su potencial productivo durante el período de postura. El éxito en este punto se produce debido a los altos índices de productividad que se ven influenciados por la genética, la nutrición, el ambiente y el manejo.

Sin embargo, el manejo adecuado de la actividad avícola debe estar vinculado a una administración proporcionada para alcanzar los mejores resultados técnicos y económicos dentro de esa explotación. Para que esto ocurra, debemos planificar adecuadamente las instalaciones, temperatura ambiente, alimentación de las ponedoras y todos los factores relacionados con la uniformidad del lote.

Temperatura
La ponedora es un animal homeotermo, por lo que la temperatura del ambiente es un parámetro relacionado con el confort térmico, siendo la zona de termoneutralidad necesaria para que el ave pueda expresar toda su potencial genético y haya mayor aprovechamiento de las estrategias nutricionales.

La temperatura ambiental es un factor muy importante que puede afectar al rendimiento de las aves ponedoras. Las temperaturas superiores a los 80,6°F causan:

  • Pérdidas productivas, con reducción del espesor de la cáscara, proporcionando la incidencia y contaminación por bacterias y / o de coliformes
  • Pérdida de peso de los componentes del huevo
  • Mala formación del huevo
  • Reducción de la tasa de postura

El estrés térmico, dependiendo de la magnitud y la duración puede causar altos índices de mortalidad. Durante el período de cría y levante la influencia de la temperatura ambiental da lugar a una reducción de la ingestión voluntaria en las aves, lo que promueve la disminución en la ingestión de nutrientes, afectando directamente la productividad del lote, culminando en la reducción del aumento de peso y el almacenamiento de grasa. Lo que perjudica la uniformidad del lote para el inicio de la postura de las aves

El estrés por frío también perjudica la uniformidad del lote, debido al aumento del consumo de alimento, con el objetivo de aumentar el catabolismo y la producción de calor endógeno.

Densidad de alojamiento
La alta densidad en las jaulas se ha vuelto cada vez más frecuente en las ponedoras comerciales, como forma de reducir los costos de alojamiento y equipo por ave. Sin embargo, la reducción del área de la jaula por ave, así como del área de comedero y bebedero, si se practica en exceso, puede causar un efecto negativo en el crecimiento y desempeño de la ponedora, ya que está vinculada con el declive en el consumo de ración y, consecuentemente en la reducción del peso vivo y en el desarrollo muscular y esquelético del ave.

Los manuales de los diversos linajes de postura comercial, disponibles en el mercado, presentan recomendaciones variadas para densidad, cuando las aves se recrían en piso o en jaulas y también para la fase de postura.

Seguir leyendo.